17/04/2008

Recursos Humanos

Los pases están de moda en la industria del vino

El empleo vitalicio, en la actualidad, es prácticamente inexistente. La rotación en los puestos de trabajo es más frecuentes y la fidelidad entre empleados y empleadores es cada vez menor. La demanda de personal calificado a veces insatisfecha, así como los movimientos que se dan en algunas áreas son puntos que preocupan a las bodegas.

Laura Saieg
[email protected]



Las gerencias de Recursos Humanos trabajan día a día para lograr disminuir la rotación que hay en las bodegas. Este fenómeno actual está sumamente influenciado por la globalización y el crecimiento de la economía. Otro factor que se da en la industria del vino es que al ser tan chica todos se conocen, por lo que la rotación se va dando entre las bodegas que conocen quiénes son los líderes dentro cada área.

Entre las empresas consultadas coincidieron que las áreas de mayor movilidad son aquellas que exigen objetivos a corto plazo, o aquellos con menor responsabilidad y de menor criticidad en la operación. En este caso se puede dar en las áreas operativas y comercial.

“Últimamente se nota una mayor rotación de enólogos, especialistas en comercio exterior y turismo. Esto tiene que ver con que existe mucha gente para trabajar, pero pocos en condiciones empleables”, puntualizó Carlos Caselles, presidente de Master Consulting.

Caselles aseguró que “esto se da por el crecimiento de la economía, las exportaciones y la actividad en particular que ha generado una mayor necesidad de determinados profesionales. Y a su vez ha provocado una mayor rotación de esas posiciones”.

“Esta movilidad se ve en general en dos sentidos: o los empleados se van de las bodegas o estas son las que los echan. Pero en mayor proporción se da por la ida de los empleados, como consecuencia de la mayor seducción por parte de las empresas o consultoras para obtener personal ya formado, a través del proceso de "Head Hunting", ofreciendo propuestas más atractivas profesional y económicamente”, agregó.

De la Bodega Dante Robino, el director Ejecutivo, Ignacio Squassini, comentó a Día a Día del Vino que en su caso, donde se ve la mayor movilidad es en el área comercial, de Marketing y el área de calidad. Uno de los puntos principales de este fenómeno es que las bodegas van evolucionando en esos sectores y las personas no rinden lo hoy se les exige”.

Noelia Rojas, del Área de RRHH de la Bodega Familia Zuccardi, puntualizó que en donde se ve más inestabilidad es en los cargos medios para abajo. “Esto creo que se da principalmente por las exigencias actuales”.

Con respecto a estos cargos, Carlos Fantelli, de la bodega Jesús Carlos Fantelli e Hijos, dijo que “las personas muchas veces no se adaptan a las exigencias y ritmo de trabajo. Así como también, los sueldos en estos puestos muchas veces no son los mejores”.

La demanda aumenta y la oferta cada vez es menor

La demanda en el sector vitivinícola ha aumentado un 30%. Los puestos en donde las bodegas están más enfocadas para buscar personal calificado son aquellos especialistas en Comercio Exterior e Interior (con manejo del idioma inglés fluido y experiencia, preferentemente), Jefes de Ventas, Enólogos, Jefes de RRHH y Administrativos, Ingenieros Agrónomos, Químicos, Técnicos y Licenciados en Química.

Las bodegas y empresas de RRHH coinciden en que cada vez es más difícil encontrar personal calificado. Y esto se da principalmente por las exigencias de hoy.

Luis Alberto Piazza, gerente Regional Cuyo de Bayton Group, dijo que, “lo que se busca en los empleados es dedicación full time, disponibilidad horaria y para viajar, conocimiento del mercado, estudios universitarios o tecnicaturas terciarias. En el caso de operarios, tener certificado de buena conducta y tener ganas de trabajar, este punto es el más complicado”.

Fernando Podestá, gerente Región de Cuyo de Manpower Argentina, agregó que “lo que más se exige es actitud de trabajo, capacidad para resolver problemas, honestidad, trabajo en equipo, además de las competencias técnicas específicas de cada puesto”.

“La demanda de buenos empleados genera que las empresas, pagando una suma mayor, quieren captar el interés para cubrir el puesto y luego se dan cuenta de que no es un problema de dinero, sino de adaptación de la persona a cada empresa”, comentó Ignacio Squassini.

Alberto Abecasis, gerente de RRHH de la bodega Salentein, Callia y El Portillo, resaltó que debido a la demanda, una de las formas de apalear este fenómeno es buscar perfiles en otras industrias que no sean bodegas.

“Necesitamos personas con “open minds”. Por supuesto que hoy los enólogos están en boga, además lo especialistas en Comercio Exterior son perfiles también buscados, sin olvidar a los perfiles Técnicos (Mantenimiento, Fraccionamiento) debido a que hubo una época en el país que no se necesitaban, con lo cual ahora escasean”, agrega Abecasis.

“Los cambios fundamentales que se han ido dando a lo largo del tiempo son la velocidad y la dificultad de refocalizarse según los vaivenes de las políticas económicas, así como también sociales”, resaltó el director Ejecutivo de Dante Robino.

Cómo frenar esta movilidad

La demanda en los últimos años ha crecido sustancialmente y en especial hacia aquellos empleados con mejores condiciones de empleabilidad. Esto genera movilidad, por lo que muchas empresas han optado por trabajar en políticas de compensación y beneficios para retener a su personal más valioso.

“La mayoría de los buenos empleados se encuentran ocupados, lo que dificulta cada vez más las búsquedas. Es por eso que las bodegas están preocupadas y ocupadas en implementar políticas de retención de talentos. (ej.:bonus, beneficios especiales, celular, automóvil, premios, planes de salud, etc.)”, puntualizó Carlos Caselles.

“La misión que tenemos desde RRHH es lograr políticas de retención de las “key People”, de manera tal que logremos nuestro objetivo. Tenemos que pensar en políticas de retención del personal, de beneficios, etc.”, finalizó gerente de RR.HH de la bodega Salentein, Callia y El Portillo.

Y las altas gerencias…

En cuanto a los altos cargos la movilidad cada vez es menor. A comparación de los inicios de la explosión de inversiones vitivinícolas en donde había mayor movilidad, hoy el panorama cambia.

Las exigencias para emplear a una persona en estos cargos es mucho mayor, así como también la responsabilidad que significa estar en estos puestos.

En estos casos, los sueldos de las altas gerencias rondan entre los $8.000 a $25.000 bruto, aproximadamente, según el tamaño de la empresa, más premios o bonus, es por eso que buscar a un empleado con grandes características es fundamental.

La realidad y competitividad de las empresas ha provocado que salgan al ruedo en busca de “las cabezas”, los altos cargos. Las empresas necesitan que llegue gente a sumar experiencia, capacidad y trayectoria, es por esto que hay ofrecimientos tentadores y competencia por contenerlos y atraerlos, claro que es tarea difícil el convencimiento. No sólo hay que ofrecer dinero, sino también apuntar a otros factores que pueden influir en la decisión final.

Carlos Caselles explica que “con el retardo y la crisis por la que atravesó nuestra economía, se descuidó mucho la capacitación de profesionales. Por lo tanto, los mejores talentos son escasos y se hace cada vez más difícil cubrir determinadas posiciones. Es por eso que hay menos gente calificada con relación a la demanda. Además, la gente desempleada en la actualidad es la que tiene menos condiciones de empleabilidad, (menos preparación y menos actitud y compromiso frente al trabajo), y los mejores ya se encuentran empleados. Por lo tanto, existe una mayor distorsión, donde la demanda de personal calificado es mucho mayor que la oferta”.

“Es muy difícil encontrar personal calificado para estos cargos, es complicado encontrar el candidato adecuado, y muchas empresas optan por formar a su propia gente. Que aunque es más lento genera mayor compromiso. A lo largo de estos últimos años vemos un mayor profesionalismo de las empresas que han tomado desafíos en el mercado local y extranjero, se han generado nuevas oportunidades para muchas personas. Las empresas requieren de profesionales que estén preparados para competir en mercados mundiales y allí es donde tenemos escasez de talentos”, señaló el gerente de Manpower.

En relación a la movilidad que existe en los altos cargos, Luis Alberto Piazza dijo que “como decimos, en el rubro de los Recursos Humanos el libro de pases esta abierto todo el año. La movilidad es permanente, no hay fechas ni tiempos. Lo que exige el mercado es conocimiento, dedicación y resultados a corto y mediano plazo. Para estos cargos no es muy fácil encontrar gente altamente capacitada, es por ello que hay mucha rotación entre las mismas bodegas, hay bodegas que son semilleros de profesionales con muy buenos talentos”.

“La falta de personal calificado es porque, en general, la industria de las bodegas es muy tentadora para las personas, pero esto está paliado por las búsquedas de empresas mineras y petroleras, en donde los salarios son notablemente superiores, lo cual está ligado al nivel de facturación y rentabilidad de estas industrias. De todas maneras, con buenas políticas de retención, las personas tienden a afianzarse en sus puestos”, completó Alberto Abecasis.

Laura Saieg
[email protected]


Laura Saieg
[email protected]

=