28/02/2008

Recursos Humanos

Enólogos sub 30 que hacen ruido

Son la nueva generación de enólogos e ingenieros agrónomos. Unos tienen tradición familiar vitivinícola y otros están incursionando en la industria. Lo cierto es que ya son exitosos, ganan premios y están a cargo de bodegas. Sus vinos prometen mucho. Conózcalos.

Ma. Soledad Gonzalez
[email protected]



Por segundo año consecutivo, la elección de los máximos galardones del Argentina Wine Awards (Trophy) puso a un joven enólogo en la vista de todo el mundo. El año pasado Matías Ricitelli de Bodega Fabre Montmayou se consagró como el acreedor del Trophy al Mejor Malbec a los ojos de grandes especialistas del mercado de Reino Unido como Jancis Robinson y Oz Clarke. Mientras que este año Mariano Quiroga le puso la firma al Trophy de mejor Cabernet Sauvignon de Bodega Clos de Chacras. Estos son sólo ejemplos y no casos aislados de las nuevas generaciones de técnicos que tienen menos de 30 años y prometen un excelente futuro para los vinos argentinos.

Con dos facultades de Enología en Mendoza con la matricula que supera prácticamente la capacidad tanto de la Universidad Juan Agustín Maza, como de la Universidad Católica de Cuyo (Facultad Don Bosco de Enología y Ciencias de la Alimentación), la carrera no sólo está experimentando un boom a nivel educacional, sino que los enólogos egresados de estas dos casas de estudios logran altos objetivos en el corto plazo.

“Empecé a trabajar a cargo de una bodega a los 23 años en Fabre Montmayou hasta los 26 años, la cual depositó toda su confianza en mi y me dio la gran oportunidad de realizar experiencias en importantes bodegas en el exterior; principalmente en Francia”, relató a Día a Día del Vino desde Australia, Matías Ricitelli, joven winemaker, hijo del reconocido enólogo Jorge Ricitelli (Norton), quien hoy en la industria tiene peso propio.

Otro caso reconocido es el de Marcos Fernández, quien tiene 28 años y es primer enólogo de la bodega de capitales suizos Decero. “Antes de entrar a trabajar en Decero pasé por Norton, Chandon y trabajé con Paul Hobbs en Estados Unidos y acá”.

Uno de los datos que más llama la atención de estos técnicos es que ganan premios y no en categorías menores, sino que compiten en las grandes ligas, con los dinosaurios de la vitivinicultura como son Wine Spectator, Wine Advocate y Decanter, sólo por nombrar algunos.

Las mujeres también son elegidas para los altos cargos, tal es el presente de una enóloga exitosa como Noelia Torres de Viña Cobos, quien trabaja como mano derecha de Paul Hobbs, Andrea Marchiori y Luis Barraud en una de las bodegas más premiadas en el exterior de nuestro país, Viña Cobos. Los vinos de ellos han alcanzado 98 en listas de Wine Spectator, Wine Advocate (Robert Parker) entre otros. “Empecé a trabajar en junio de 2002 en la bodega. Uno de las ventajas de trabajar acá es que se aprende mucho y te ayuda a crecer como profesional”, sostuvo Torres.

Para Mariano Quiroga (28 años) de Bodega Clos de Chacras, alcanzar el premio Trophy fue toda una sorpresa. “La verdad es qua ha sido inesperado, uno hace el vino, le pone todo, pero nunca esperas llegar a ser premiado con un Trophy”.

Viajar, un denominador común

Aunque muchos digan que la clave del éxito no existe, lo cierto es que entre los técnicos de bodegas e ingenieros agrónomos el viajar y hacer experiencias en otros países resulta un denominador común.

“El año pasado con 27 años me recibí y me propuse viajar por distintas regiones vitivinícolas. Comencé en Austria como ayudante de enólogo y allí se me abrieron las puertas para visitar Italia, Alemania y Suiza. Actualmente me encuentro en Australia, más precisamente en la zona de Mclaren Vale realizando una vendimia para Hardys Tintara Winery y desempeñándome como ayudante de enólogo”, sostuvo Ricitelli. Además, agregó que “el motivo de mis viajes es asimilar nuevas técnicas de vinificación, conocer las ultimas tecnologías en vitivinicultura y degustar los vinos de estas regiones que son famosos en todo el mundo”.

Para Juan Bruzzone (28 años) primer enólogo de Bodega Don Cristóbal, conocer los mercados es una condición sine qua non para alcanzar el éxito. “A parte de la parte técnica y tener manejo de viñedo, conocer la parte fisiológica de planta, es muy importante conocer los mercados donde van a apuntar los vinos de la empresa. Hay que viajar, hablar con los importadores y consumidores para tener éxito”.

“Básicamente los jóvenes enólogos recién recibidos tienen que hacer experiencias en otros países, porque te abre la cabeza y deben ante todo afianzar el inglés, porque hoy los técnicos no sólo hacen vinos, sino que colaboran con el área comercial y de marketing”, dijo Fernández, quien tiene una vasta lista de vendimias en el exterior, entre las que se destaca Estados Unidos.

Juan Pablo Michelini, primer enólogo de Cavas de Millán, sostuvo que “para hacer una carrera en la industria, los que recién empiezan se tienen que mentalizar con que no van a ser enólogos de entrada y que deben salir afuera, aprender y estudiar”. Michelini habla por experiencia propia ya que estuvo en vendimias en Sonoma, Burdeos y trabajó dos años en Cafayate, Salta.

No sólo son enólogos

Día a Día del Vino contactó a la ingeniera Agrónoma Carola Tizio, hija de Carlos Tizio de Clos de los Siete, quien nos comentó que “sentí y vi la necesidad de adquirir mayor conocimiento y preparación, ya que nuestra industria se encamina a ser un competidor importante en el mundo de vinos de calidad, calidad en cada segmento de precio del mercado”. Tizio se encuentra actualmente en la UC Davis investigando el efecto del déficit hídrico y el raleo de uvas en distintos momentos y con diferentes intensidades en la uniformidad de la madurez de la fruta y en la calidad de los vinos. Los experimentos fueron llevados a cabo en los viñedos de Constellation en RhPhillips y en Robert Mondavi. “El conocimiento hace a la creatividad y competitividad”, aseguró Carola, quien antes de irse a Estados Unidos trabajó tres años para Alain Hombreux, uno de los socios de Domaine Vistalba en la parte técnica y financiera de sus viñedos. Ahora es jefe de trabajos prácticos del Dr. Arnold Bloom en la cátedra de Calentamiento Global.

María Soledad Gonzalez
[email protected]
Fuente: Esta nota fue publicada por el Suplemento Fincas, de Diario Los Andes.

Ma. Soledad Gonzalez
[email protected]

=