11/05/2004

Panorama internacional

Profundos cambios en el consumo mundial de vinos en la última década

El mundo del vino ya no es lo que era. El consumo cae a nivel mundial pero hay países con incrementos notables. Los que aprovechan estos cambios son los más flexibles e innovadores. Los productores argentinos deberán leer atentamente estas señales de un mercado cada vez más competitivo.

Javier Merino
[email protected]



Hace varios años que existe preocupación en el competitivo mercado mundial de vinos. La razón es muy simple: el consumo cae a un tasa promedio del 0,5% anual. Aunque esta cifra, como todo promedio, esconde dramáticas caídas y aumentos en diversos países y es a expensas de estos cambios puntuales que algunos países como Australia o Estados Unidos han construido su éxito exportador.

En los primeros años de la década del ?90 el consumo mundial de vinos, según cifras de la Oficina Internacional para la Vid y el Vino (OIV), era de algo más de 232 millones de hectolitros mientras que hacia fines de la misma década había descendido a 220 millones. Las explicaciones ensayadas son varias: cambios en los hábitos de vida de países con elevados consumos históricos como Francia, Italia o España; fuerte competencia de bebidas como la cerveza en los públicos jóvenes; o un particular retardo a acomodarse a las nuevas tendencias por parte de los industriales del vino.

Dada la elevada concentración en la producción de vino en ciertas regiones del planeta el tema es de honda preocupación. Así, se han recomendado recetas de las más variadas dependiendo de la posición competitiva en la que se encuentran los elaboradores. Desde las reguladoras, principalmente de origen europeo, hasta las liberales reflejadas en las posturas de los países del Nuevo Mundo que hoy ostentan una performance ganadora. Lo cierto es que los cambios competitivos ocurridos en la última década, a la luz de la conducta consumidora mundial, han sido muy trascendentes y auguran transformaciones permanentes en el modo de gestionar el negocio hacia el futuro.

 

El promedio por dentro

Los 12 millones de hectolitros de caída en el consumo de vinos de los últimos diez años se componen de países con espectaculares aumentos como el caso de China o Japón y notables caídas como la de los principales países productores (Italia, Francia y España) o más abajo aún, con espectacular caída de casi 6 millones de hectolitros de Argentina. Para observar la magnitud de estos cambios digamos que sólo los primeros cuatro países del ranking de los que aumentaron tuvieron un incremento de 12 millones de hectolitros mientras que los cuatro que más cayeron lo hicieron en más de 16 millones.

Entre las explicaciones de los aumentos se mencionan varias: buena performance económica en la última década ?tal es el caso de China- o cambios en los hábitos de consumo de países tradicionalmente más afectos a otro tipo de bebidas alcohólicas como Reino Unido y Estados Unidos. Lo cierto es que los productores de vino de todo el mundo han mirado atentamente este fenómeno para posicionar su negocio y los más exitosos tienen fuerte presencia en aquellos países de más elevado crecimiento en el consumo.

Tan importante se revela el fenómeno de caída global del consumo combinado con  movimientos equidistantes muy fuertes en ciertos países que la estrategia dominante ha sido ?como no ocurrió en décadas pasadas? la búsqueda de nuevos mercados internacionales para paliar la caída del consumo doméstico, actitud que ha mostrado también nuestro país.

Los países con aumento de consumo interno se han convertido en la ?niña mimada? del comercio mundial como lo revelan las asiduas acciones de marketing encaradas por bodegas en forma individual o asociada en esos mercados. Los líderes del mundo del vino están presentes en cuanto evento se realiza en estas plazas y las organizaciones de promoción destinan presupuestos considerables para mantener y acrecentar la imagen de ?marca país?, tal el caso de Australia, Chile, Francia o Estados Unidos, con eficientes organismos de promoción. 

Los países de mayor aumento en el consumo han sido precisamente los que más empujaron la demanda internacional. Los casos más notables han sido los del Reino Unido y Estados Unidos. Entre ambos, sólo en el último lustro, aumentaron en 5 millones de hectolitros el consumo de vino importado. De este modo, junto con Alemania, que sigue siendo el líder mundial de importaciones aunque con un crecimiento muy suave, representan hoy el 44% del total de las importaciones mundiales.

 

Los que aprovecharon el aumento

En los últimos 5 años este aumento ha sido aprovechado notablemente por Australia. Sólo este país ha crecido en sus exportaciones en casi 2 millones de hectolitros entre 1998 y 2002. Sudáfrica, especialmente en los dos últimos años, también se ha posicionado en estos mercados más ávidos. Más lejos se sitúa Estados Unidos que obviamente atendió prioritariamente el crecimiento de su propio consumo.

Entre los perdedores se sitúan nuevamente los tradicionales ?Francia, Italia y España? lo que ha incrementado notablemente la polémica interna acerca de las bondades de sus modelos productivos y comerciales, especialmente en lo relativo al comercio mundial. Es que en estos países se ha observado una combinación por demás perversa para el desarrollo del negocio al perder participación en las exportaciones mundiales y además caer estrepitosamente su consumo doméstico. A esto se agregó la dificultad para moverse con agilidad que tienen los elaboradores, asfixiados de regulaciones que no tienen sus competidores internacionales exitosos. En países como España, Francia o Italia, el debate es muy intenso y lo que se observa es que las grandes compañías productores de vino buscan oportunidades en otros mercados como Estados Unidos, Chile, Argentina o Australia y más recientemente en los emergentes mercados de Europa del Este.

 

La reacción productiva

Este conjunto de incentivos y desincentivos para invertir en el negocio del vino se puede observar en la dotación de tierras destinadas a la producción de uva para vinificar. Hoy existen en el mundo unas 7,4 millones de hectáreas plantadas, concentrando los tres países tradicionales antes mencionados el 38% del total y ya comienzan a mezclarse en este grupo países como Estados Unidos, China o Australia, algunos inexistentes en el ranking de los top hace apenas una década.

La respuesta a los cambios en el consumo mundial de vinos ha sido muy diferente y por supuesto ha generado ganancias o pérdidas en sus actores. China aumentó su superficie plantada en 172 mil hectáreas en sólo cinco años, duplicándola en ese breve período y respondiendo así al aumento de su consumo interno. Australia creció en 65 mil hectáreas y el destino del vino fue principalmente a mercados como Estados Unidos y Reino Unido aunque no fue despreciable el incremento de su propio consumo. Chile también aumentó su superficie aunque no logró aumentar en esa proporción su participación internacional empujando a una importante reducción de los precios de los vinos. Aparecen países nuevos en el comercio mundial como Uzbekistán, que deberán ser especialmente tenidos en cuenta en los próximos años. Los tradicionales, por su parte, respondieron en sus propios mercados reduciendo la superficie plantada. El grupo de los primeros tres redujo en forma conjunta más de 70 mil hectáreas. Sin embargo, es posible que gran parte de los incrementos que se verifican en otros países tengan como titulares a muchos capitales de estas regiones.

 

Para pensar

En los próximos años quedan pocas dudas que el comportamiento será similar, con el agravante para los que se han retraído que los más agresivos han posicionado su imagen y se han fortalecido frente a los consumidores. Los vinos australianos, sudafricanos o neocelandeses ya no son sorpresa en los exigentes mercados mundiales y su prestigio se ha consolidado. Para los tradicionales, el desafío es mayúsculo y seguramente se verán reacciones en sus productores que les permitan jugar adecuadamente en esos mercados.

Argentina, siendo el país de mayor caída en el consumo interno en la última década deberá leer atentamente estas señales. Las recetas parecen girar alrededor de la innovación permanente, la flexibilidad para cambiar y obviamente una elevada competitividad de costos para atraer a consumidores que ya perdieron sus inhibiciones para dejar de consumir lo tradicional.

 

EXPORTACIONES MUNDIALES - millones de hectolitros

País 1998 1999 2000 2001 2002 Participa-ción mundial Var 1998/2002 Francia 16.36 15.88 14.83 15.52 15.37 23.1% -6.1% Italia 15.19 18.32 14.68 15.37 15.19 22.8% 0.0% España 10.25 8.35 7.77 9.05 9.02 13.6% -12.0% Australia 1.92 2.16 3.11 3.76 4.72 7.1% 145.1% Chile 3.50 3.51 4.02 4.87 3.44 5.2% -1.6% Estados Unidos  2.52 2.62 2.77 2.84 2.66 4.0% 5.6% Alemania 2.23 2.32 2.41 2.37 2.37 3.6% 6.7% Sudáfrica 1.08 0.81 1.70 1.65 2.10 3.2% 95.5% Portugal 2.25 1.90 1.88 1.60 2.07 3.1% -8.0% Moldova 1.40 0.66 0.99 1.37 1.54 2.3% 9.4% Argentina 1.19 0.97 0.92 0.92 1.24 1.9% 3.7% Bulgaria 1.53 0.98 0.79 0.79 0.89 1.3% -42.0% Hungría 1.08 0.87 0.80 0.70 0.77 1.2% -28.7% Austria 0.20 0.28 0.32 0.52 0.61 0.9% 204.3% Macedonia 0.57 0.83 0.82 0.81 0.54 0.8% -5.8% Rumania 0.65 0.29 0.25 0.39 0.50 0.8% -22.2% Dinamarca 0.11 0.11 0.17 0.26 0.30 0.5% 178.1% Grecia 0.59 0.49 0.43 0.55 0.29 0.4% -51.0% Nueva Zelanda 0.16 0.18 0.38 0.22 0.26 0.4% 64.8% Georgia 0.15 0.14 0.24 0.22 0.23 0.4% 52.4% Otros 2.65 2.14 1.93 2.06 2.39 3.6% -9.8% TOTAL MUNDIAL 65.57 63.81 61.23 65.84 66.48 100.0% 1.4%

Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos de FAO

Ultima información disponible - Diciembre 2003

 

IMPORTACIONES MUNDIALES - millones de hectolitros

País 1998 1999 2000 2001 2002 Participa-ción mundial Var 1998/2002 Alemania 11.63 11.85 9.92 11.27 11.71 18.6% 0.7% Reino Unido 8.57 8.96 8.88 9.94 10.27 16.3% 19.8% Estados Unidos  4.00 4.07 4.48 4.69 5.52 8.8% 37.9% Francia 5.47 5.61 4.35 5.11 4.53 7.2% -17.2% Federación Rusa 2.91 0.81 1.62 2.57 2.98 4.7% 2.5% Países Bajos 2.00 2.77 2.01 2.45 2.82 4.5% 40.9% Bélgica - Luxemburgo 2.52 2.42 2.55 2.45 2.76 4.4% 9.6% Canadá 2.03 2.19 2.36 2.39 2.44 3.9% 20.1% Dinamarca 1.70 1.68 1.79 2.03 2.01 3.2% 18.2% Suiza 1.88 1.89 1.81 1.86 1.83 2.9% -2.3% Japón 3.21 1.89 1.66 1.69 1.68 2.7% -47.7% Suecia 1.12 1.21 1.19 1.34 1.50 2.4% 33.4% Portugal 1.48 2.18 1.89 1.61 1.26 2.0% -14.9% República Checa 0.50 0.53 0.66 0.94 1.03 1.6% 108.4% Italia 0.86 0.46 0.56 0.68 0.82 1.3% -4.7% Noruega 0.43 0.48 0.47 0.62 0.61 1.0% 40.8% Polonia 0.65 0.68 0.59 0.51 0.54 0.9% -16.9% Irlanda 0.32 0.41 0.44 0.48 0.52 0.8% 64.8% Austria 0.61 0.52 0.49 0.59 0.52 0.8% -14.2% Finlandia 0.35 0.35 0.40 0.43 0.47 0.7% 33.4% Otros 0.28 0.41 0.41 0.40 0.40 0.6% 42.8% TOTAL MUNDIAL 59.65 57.80 54.71 60.24 62.85 100.0% 5.4%

Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos de FAO

Ultima información disponible - Diciembre 2003

 

SUPERFICIE IMPLANTADA DE VIÑEDOS EN EL MUNDO - miles de hectáreas

País  1998 1999 2000 2001 2002 Participa-ción mundial  Var 1998/2002 España 1,118 1,121 1,195 1,100 1,100 14.9% -1.6% Francia 873 873 861 857 859 11.6% -1.6% Italia 874 877 873 860 836 11.3% -4.4% Turquía 541 535 535 525 535 7.2% -1.1% Estados Unidos  346 366 383 377 386 5.2% 11.4% China 181 226 286 337 353 4.8% 95.2% Irán 282 263 264 269 269 3.6% -4.5% Portugal 257 249 247 223 250 3.4% -2.7% Rumania 251 247 245 239 221 3.0% -11.9% Argentina  206 206 199 202 203 2.7% -1.6% Chile 134 140 157 162 165 2.2% 22.8% Moldova 158 147 141 150 147 2.0% -6.6% Australia 78 95 111 131 143 1.9% 83.6% Grecia 129 129 129 129 129 1.7% 0.0% Sudáfrica 111 115 117 115 115 1.6% 3.3% Bélgica-Luxemburgo 112 111 111 115 115 1.6% 2.3% Uzbekistán 80 102 110 112 112 1.5% 40.0% Ucrania 112 105 99 95 100 1.4% -11.0% Alemania 102 101 102 100 99 1.3% -2.8% Hungría 99 99 89 82 80 1.1% -19.3% Otros 1,219 1,197 1,195 1,202 1,188 16.0% -2.5% TOTAL MUNDIAL 7,264 7,306 7,448 7,382 7,406 100.0% 2.0%

Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos de FAO

Ultima información disponible - Junio 2003

Javier Merino
[email protected]

=