17/10/2019

www.nicolasorsini.com/

Que el vino en lata no sea el nuevo BiB

Primera aclaración, BiB quiere decir Bag in Box, ese formato que como su nombre indica tiene una bolsa de 3 litros (equivalente a 4 botellas de vino) dentro de una caja de cartón.




Desde que el último 21 de octubre el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) autorizó el uso de envases de acero inoxidable para el fraccionamiento de vino empezaron a llover (?) gacetillas de cada una de las bodegas que planea lanzar un producto en lata.

Digo planea porque en realidad estarán disponibles a partir de noviembre.

Una de las primeras será Santa Julia, que ya comercializa el formato en los Estados Unidos, y lo harán con Santa Julia Chenin Dulce Natural en tamaño de 255 ml.

Tintillo Santa Julia en lataEl Tintillo Santa Julia en lata todavía no será comercializado en Argentina.

Otra bodega que ya definió qué etiqueta pasará al metálico (?) es Estancia Mendoza que anunció que Dilema vendrá en lata de 265 ml para sus variedades Rosado y Blanco Dulce.

Dilema en lata

Y hay algunas más dando vueltas así como otras que seguramente esperen a ver cómo avanza el formato en el mercado local, quizá (y aquí el sentido del post) le auguran el mismo destino que a la BiB.

También es cierto que para envasar se requieren, por cuestiones de las máquinas que lo hacen, un cierto volumen de vino que algunos productores no elaboran.

Y no me vengan con el tamaño de la BiB que al Yacu de 250 cc le faltan dos materias para recibirse de mito urbano (?).

Por las dudas aclaro que estoy muy a favor del formato vino en lata y por ello este post ruega (?) que no suceda lo que le pasa a la BiB que primero tuvo un fuerte apalancamiento (?) con varias opciones disponibles pero que nunca se terminó de comunicar bien y ahí está, con menos opciones y confundida con otro noble envase como el tetra.

Fuente: https://www.nicolasorsini.com/que-el-vino-en-lata-no-sea-el-nuevo-bib/


=