04/10/2018

www.gq.com.mx/

Atención, no todo el vino es vegano

Y los productores no están obligados a decírtelo.




Papas fritas en grasa de pato, salsa de pizza hecha a base de carnes frías y pastas con sospechosos trozos de algo que parece tocino dentro de la salsa; ser vegano no es nada fácil, es algo limitante, y los “peligros” puedes encontrarse en los lugares menos esperados, por lo que la mayoría de quienes eligen vivir una vida cruelty-free se ven obligados a preguntar, preguntar y volver a preguntar solo para estar seguros de que lo que van a comer, comprar o usar - como sus zapatos - no tiene ningún tipo de productos animales en su interior o en su proceso de producción (que es todavía más difícil de saber y no es probable que el mesero de un restaurante tenga la respuesta).

Dicho esto, hay algunas cosas que son seguras y que ningún vegano se molestaría en analizar antes de llevárselo a la boca. El vino no está en la lista.

¿Pero que no el vino es básicamente jugo de uvas alcohólico? (no nos odies por decir eso) Pues no... o más o menos. El vino está hecho a base de ingredientes naturales, que sí son veganos, pero para algunos vinos, lo vegano se acaba cuando se utilizan distintos productos animales en la línea de producción para hacerlos menos ácidos, cambiar su color (especialmente en los vinos blancos) o filtrarlos.

Así que no, no todos los vinos son exactamente veganos y aunque Jim Harbertson, profesor de enología de la Universidad de Washington State, dice que es poco probable que las proteínas y productos animales utilizados en la producción se queden en el vino una vez que se termina de producir, quienes buscan productos que no involucren ningún tipo de producto animal, y por ende sean libres de crueldad, van a tener que ser un poco más selectivos con lo que deciden tomar. Vinos como el Sauvignon Blanc, rosé, Malbec y otros que encuentras en tu tienda favorita no tienen garantía de ser veganos.

El problema es que, por ahora, no existe ninguna ley que obigue a los productores a decirte si algún producto o proteína animal se usó en el proceso de producción, y son muy pocos los que ponen esta información en la etiqueta. Y si eres vegano, eso puede ser un problema (aunque dicen que ojos que no ven, corazón que no siente ¿no?).

La buena noticia es que, según Barnivore, un sitio que se dedica a actualizar una lista de vinos y otros tipos de alcohol veganos (solo para que lo sepas, la cerveza Guiness tampoco es vegana), actualmente existen 3 mil 606 vinos completamente veganos en el mundo.

Además, los expertos dicen que las proteínas animales son cada vez más caras y que existen alternativas veganas que hacen exactamente lo mismo para la producción del vino, por lo que están convencidos de que, en un futuro no muy lejano, la mayoría, si no es que todos los productores, van a preferir estas opciones antes que una proteína animal.

Elegir un vino orgánico es una buena manera de estar seguro de que es vegano, además te puede tranquilizar el hecho de que la mayoría de los vinos naturales no te van a causar ningún problema si eres vegano o vegetariano, pero siempre es bueno saber que no puedes ir por ahí tomando todo sin preguntar. O sí y usar tu ignorancia como pretexto si otro vegano te juzga.

Fuente: https://www.gq.com.mx/bon-vivant/vinos/articulos/no-todo-el-vino-es-vegano/12597


=