08/05/2018

www.losandes.com.ar

Cruje la venta de vino en botella en el mercado interno

En dos meses los precios aumentaron 30%. Las ventas en supermercados cayeron 11%. La categoría de $ 64 a $ 100 es la más afectada.




Inflación, aumento de materia prima, incremento de costos, entre otros motivos, fue lo que motivó a las bodegas a subir el precio de sus vinos en los primeros meses del año. Según un informe de Nielsen, la variación de precio promedio para vinos finos fue del 29%, mientras que categorías como cerveza o vodka tuvieron aumentos de 37% y 34%, respectivamente. Este análisis de precios se realiza entre enero y febrero de este año versus iguales meses de 2017. 

Por ello, y por la situación general de la economía local, la venta de vinos finos en supermercados en el período analizado sufrió una caída de 11% en volumen en Argentina. 

Esta baja está en correlación con lo que sucedió a nivel general en la comercialización de vinos. Cabe indicar que en el bimestre la comercialización de vino al mercado interno presentó un pequeño incremento de 0,3% a nivel país, mientras que en el trimestre la tendencia continuó de la misma forma que las ventas de vinos en supermercados con una caída de 1%, según datos del INV. 

En detalle

Al desglosar los números y analizando cada una de las categorías, se observa que la venta de vinos de mesa se desplomó en el bimestre con caídas de 28% en volumen y 10% en facturación, a total nacional, esto de la mano de una variación de precio de 24%. 

A pesar de ello, cuando se miran los segmentos que componen a la categoría vinos finos, se desprende que el consumo está cada vez más premiunizado. “A medida que los segmentos más bajos pierden importancia, los más altos ganan share”, remarcaron desde Nielsen. 

De este modo, el segmento low (precio promedio $ 64) y standard (precio promedio $ 103) sufrieron las caídas más fuertes de volumen, de 23,3% y 11%, respectivamente. 

En cambio, el segmento premium (precio promedio $ 151), a pesar de que tuvo una caída en volumen, fue mucho más leve que las de los segmentos más bajos. De este modo, entre enero y febrero de este año versus 2017 la baja en supermercados de esta categoría fue de 6,3%. 

La mejor performance la tuvo el ultra premium (precio promedio $ 453), que tuvo una pequeña variación positiva, de 11,7%, en volumen vendido. 

Así las cosas, y continuando con el análisis que realiza la empresa especialista en consumo, los vinos tintos siguen dominando el consumo en supermercados con casi 79% de la participación total en volumen, seguidos por los blancos, que vienen creciendo en importancia de la mano de la oferta creciente de vinos blancos dulces.

En cuanto a las cepas, el malbec sigue siendo la cepa de mayor consumo, seguida por los blends, cabernet, borgoña y los dulces; esta última es la única de las cinco variedades que presenta un crecimiento de volumen.

Motivos 

Como se conoce, las últimas dos vendimias han sido las más bajas de los últimos 50 años. Según datos del INV, 2017 cerró con 19.634.625 quintales, sólo un poco más alta que la de 2016, cuando se levantaron 17.593.941 quintales. En ambos casos, estuvieron lejos de ubicarse en los promedios históricos de Mendoza. 

Debido a estas dos últimas malas temporadas, el precio del vino y la uva se elevó considerablemente. A pesar de ello, según las Cámaras y empresarios vitivinícolas, este año el incremento de precios será menor, no solo por un repunte en volumen de la vendimia 2018, sino también por algunos pronósticos que indican que la inflación sería menor a la del año pasado, los incrementos de tarifas terminaron, y la escalada de costos mermaría en comparación con el año pasado. 

Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina, mencionó que el incremento de precios de los vinos responde a la situación y realidad del contexto nacional, inflación 2017 -24,6%- y proyectada para este año -22%-. Pero también dijo que está relacionado al impacto del precio del vino y uva del año pasado. 

Debido a esto, el directivo analizó: “Esta escalada de precios pone al producto cada vez más lejos del bolsillo y de las posibilidades de la gente. Por ello ahora vemos caída en el consumo en todos los canales, principalmente en los supermercados, principal boca de expendio de los vinos". 

Concordante fueron las declaraciones de Ana Amitrano, gerente Comercial de bodega Zuccardi, quien indicó que "el mercado está deprimido y la caída de ventas en supermercados es muy fuerte. Es uno de los canales que más ha sufrido. De hecho, observamos que las diferentes cadenas están restándole espacio a los vinos, achican las góndolas, y los esfuerzos de promoción en este producto son cada vez menos". 

Amitrano mencionó que el motivo de la caída del consumo es la que ya expresaron anteriormente y que es atribuible al incremento de la materia prima, y por consecuencia a la fuerte suba de los precios. "Los consumidores compran menos porque cuidan lo que van a consumir y en qué y cómo gastan sus ingresos. Por lo tanto, y ante el incremento de precios de los vinos, es lógico que la periodicidad de colocar en un carrito de súper un vino sea cada vez menor", sentenció. 

En el caso de la bodega Zuccardi, la gerente Comercial indicó que la empresa debía subir el precio de sus vinos en un 11%, sin embargo, solo pudo corregirlos 4%. "Si aumentábamos todo ese porcentaje quedábamos aún más fuera. El tema es que la empresa no puede absorber todos los incrementos de costos del último año, que han sido terribles. Por lo tanto, no nos queda otra que relegar ventas", precisó Amitrano. 

Milton Kuret, director operativo de la Bodega Nieto Senetiner, coincidió con sus colegas y dijo que la bodega tuvo que aplicar aumentos a causa de la suba de costos -principalmente de la materia prima-. No obstante, en este caso, contó que debieron ser selectivos y la suba se dio en las líneas que no son tan sensibles. 

Sobre la caída del consumo y ventas en supermercados, el directivo dijo que "está íntimamente relacionado no solo a la caída del poder adquisitivo del salario de los argentinos, sino que la suba de precios del vino, sobre todo del año pasado, hizo que los consumidores compraran menos o se volcaran a otras bebidas". 

En cuanto al rango de precios, el que aún da pelea en el supermercado para la empresaria Amitrano es el que va de los 70 a 120 pesos. “En este caso la comercialización es importante, sin embargo, esto también se logra a base de ofertas. Prácticamente la gran masa de vino que se vende en las grandes bocas de expendio es por ofertas o descuentos que las cadenas hacen y deben absorber”, explicó la empresaria, quien además dijo que la caída de ventas de vinos en súper e híper está relacionada a que el consumidor también ha dejado de recorrer estos espacios y sus compras se concentran en otros lugares, como los mayoristas, en donde el vino no tiene una participación importante. 

Con respecto a cómo continuará el año, Pina dijo que, "debido a la mejor cosecha y con precios que tendieron a normalizarse -uva y vino-, esperamos que la situación cambie sustancialmente y los incrementos en los precios de los vinos sean más leves. El objetivo este año es no perder más espacio en góndola por sustitutos como agua saborizada, cerveza, entre otros", remarcó Pina. 

Diferente fue la opinión de Amitrano, quien dijo que hay un cambio de costumbre que llegó para quedarse. "Cada día se consume menos, se eligen los momentos, se gasta menos en vino y esto seguirá siendo así, no vamos a estar más en los 23 litros per cápita", remarcó la directiva. 

Kuret se mostró optimista, y dijo que es posible que las ventas se recuperen un poco. “Tenemos un consumidor que está vinculado a la cultura del vino, y tiene momentos en que el vino forma parte de las mesas, y eso no se va a perder”, puntualizó, y sumó que “la gama de precios que está activa y puede repuntar es la que se ubica por encima de los 100 pesos y que llega a los 150 pesos. Es el rango más dinamizador, de hecho la publicidad televisiva está concentrada en esos precios”

Fuente: https://losandes.com.ar/article/view?slug=cruje-la-venta-de-vino-en-botella-en-el-mercado-interno


=