23/04/2018

www.iprofesional.com

Vino y gastronomía, las dos nuevas atracciones que la Argentina posee para captar al turismo extranjero

Para el experto del área de turismo de Deloitte Global, Adam Weissenberg, las oportunidades del país para atraer a nuevo turismo pasan por China




El vino y la gastronomía surgen como los dos principales ganchos de la Argentina para atraer al turismo mundial. Así lo consideró Adam Weissenberg, líder de Travel and Hospitality Services de Deloitte Global, que pasó por Buenos Aires en el marco de la 18° Cumbre Global del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) durante el que se comprometieron inversiones por u$s2.000 millones para los próximos años entre los diversos actores de la cadena de esta actividad.

La industria del turismo emplea en la Argentina a 1,8 millón de personas, y la perspectiva es que se generen unos 300.000 nuevos puestos de trabajo de cara a 2020, según lo manifestado por el propio ministro de Turismo, Gustavo Santos.

Para ello, habrá que aprovechar no sólo lo que ya ofrece el país, como el tango y sus paisajes naturales, sino apostar a lo nuevo. Y el vino, bebida nacional del país, y la gastronomía se erigen como las próximas anclas para recibir a extranjeros, especialmente de aquellos países donde hay interés por salir al mundo, como China y otros del sudeste asiático.

El sector es clave en la economía de muchos países en el planeta. Sólo en 2017 generó el 10,1% del PBI en el mundo, de acuerdo a datos que reveló Gloria Guevara, presidenta y directora ejecutiva del WTTC. De hecho, el año pasado, la actividad creció un 4,6% mientras que la economía global lo hizo a 3% en el mismo lapso.

Con este escenario de fondo, Weissenberg se refirió a la situación del turismo en la Argentina y en el mundo, sus desafíos y sus potencialidades.

-¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta la industria del turismo en el mundo de hoy?

-En un nivel macro, tendría que ser el crecimiento sostenido y la salud de la economía global. En el lado del "viaje de placer", los viajes son puramente discrecionales y, a menudo, relativamente caros. Cuantos más consumidores puedan mantener vacaciones y vacaciones internacionales de mayor gasto dentro de sus posibilidades, mejor será la industria turística mundial.

Existe una fuerte evidencia de que la industria global de viajes se está moviendo en la dirección correcta. En las últimas dos décadas, las salidas de vuelos internacionales en todo el mundo casi se han duplicado. Ese es un indicador muy positivo.

Pero una creciente industria de viajes trae su propio conjunto de desafíos. ¿De qué manera las ciudades y los municipios que operan con presupuestos limitados realizan inversiones en infraestructura estratégica para adaptarse a la creciente demanda?

¿Cómo pueden aprovechar las tecnologías emergentes para crear eficiencias en los sistemas de viajes complejos? ¿Cómo se mitigan los riesgos asociados con esas nuevas tecnologías? La oportunidad está ahí, pero cada vez es más difícil para el sector público y privado sacar provecho de ella.

-¿Cómo evalúa Argentina en el turismo?

-Al igual que en otros mercados de América Latina, Argentina tiene el potencial de ser un destino turístico internacional de primer nivel. Las atracciones escénicas de clase mundial y una interesante industria del vino y el gastro-turismo, por ejemplo, ya están atrayendo a una base de viajeros cada vez más diversa.

-¿Podría mencionar las principales barreras que ve? ¿Cómo puede Argentina superar estos obstáculos?

-Si bien Argentina tiene la oportunidad de crecer, la mayoría del gasto turístico sigue siendo doméstico, y la mayoría de los visitantes internacionales provienen de un grupo relativamente pequeño de países. Entonces sus desafíos son muy similares a los desafíos enfrentados por otros países y juntas de turismo. Por ejemplo, ¿cómo aprovechar la gran oportunidad en China? ¿Cómo manejas más tráfico entrante internacional al mismo tiempo que inviertes en la infraestructura que asegura que estos viajeros encuentren una gran experiencia de viaje, y que transmitan esas experiencias positivas a otros, o incluso se devuelvan a sí mismos?

-¿Qué aspectos deberían tenerse en cuenta para definir una política a largo plazo que sobrevivirá a los diferentes gobiernos en el poder?

-Argentina continúa invirtiendo fuertemente en turismo, ya sea por la mejora de la conectividad de las líneas aéreas o por el crecimiento en la industria del alojamiento. Al igual que otros mercados, los líderes del turismo en Argentina deben seguir resaltando las conexiones entre la inversión turística y su claro impacto positivo en áreas como la creación de empleo y el crecimiento económico para llevar el turismo al centro de una estrategia más amplia para el desarrollo nacional.

-¿Cómo se dividen las responsabilidades entre el sector público y privado?

-Los beneficios económicos del turismo generalmente no alcanzan su máximo potencial sin una estrecha colaboración entre el sector público y privado. Esto es cierto independientemente de la madurez del mercado. En Argentina, la inversión del sector privado continuará trayendo nuevos productos al mercado, como activos hoteleros nuevos e innovadores, viajes más atractivos y opciones de vuelo de menor costo. La inversión en infraestructura pública en carreteras, iluminación, saneamiento y restauración del patrimonio histórico y cultural, por ejemplo, es necesaria para respaldar una nueva demanda y una industria más grande, y, a su vez, mantener al sector privado motivado y comprometido. Es una relación cercana y colaborativa.

-¿Cómo evalúa el sector turístico en América Latina en comparación con otros continentes? ¿Qué oportunidades ves?

-La industria de viajes y turismo de América Latina tiene un potencial increíble para ayudar a generar crecimiento económico, crear empleos y estimular el desarrollo regional. Una de las mayores oportunidades que veo se encuentra en mercados más pequeños con un enorme potencial de crecimiento.

Destinos como Colombia, Nicaragua, Chile y Uruguay ofrecen experiencias de primera clase en cuanto a resorts, ecoturismo y atracciones culturales. Tienen la oportunidad de encontrar el mismo éxito que algunos de los mercados más populares de América Latina.

El Ministerio de Turismo de la Argentina puso en marcha hace dos años el Plan Federal que se propone, para el año 2020, generar 300.000 puestos de trabajo en toda la cadena de valor de esta industria y alcanzar objetivos como recibir a 9 millones de turistas extranjeros por año y elevar a US$ 8.000 millones en gasto que realizan los visitantes en el país.

Este Plan Federal de Turismo también se propone llegar a 70 millones de viajes internos y elevar a $170.000 millones el gasto turístico nacional en el propio territorio.

Fuente:  http://www.iprofesional.com/notas/267024-crecimiento-china-vacaciones-empleo-industria-presupuesto-turismo-trabajo-gasto-patrimonio-agua-demanda-deloitte-consumidor-actividad-Vino-y-gastronomia-las-dos-nuevas-atracciones-que-la-Argentina-posee-para-captar-al-turismo-extranjero


=