01/03/2018

www.infobae.com

Se esperan mayores ventas de vino al exterior después de cinco años de caídas

En los últimos años las las exportaciones cayeron en un 10%, pero un menor costo en dólares y malas cosechas en Europa ayudarían a recuperar terreno perdido




El costo argentino pesa fuerte en las economías regionales, y el vino, uno de los productos emblemáticos del país, no es la excepción. Un reciente informe de coyuntura publicado por la Fundación Mediterránea aborda las economías regionales y la influencia del costo argentino en la pérdida de mercados externos, presentando la situación particular del vino.

Del estudio realizado se desprende que en los últimos cinco años, el "costo país" subió 27% en dólares para el sector, que intentó trasladar a precios de exportación parte de ese encarecimiento, pero no pudo evitar una caída de 10% en el volumen de las ventas al exterior.

Sumado a esto, desde la Fundación señalan que se ha dado el fenómeno inverso en otros grandes países productores de esta bebida mágica, por lo cual ellos están exportando más y le están ganando en competitividad al vino argentino. En países como Australia y Chile, los competidores más directos, el costo en dólares bajó entre 15% y 20% entre 2010/11 y 2015/16, lo que les permitió disminuir sus precios de exportación, y así aumentaron las cantidades exportadas de vino entre el 9% y el 12%.

Tendencias en consumo

Un dato interesante del estudio, es que a nivel mundial, hubo una tendencia a consumir más vinos importados. El informe indica que en los grandes productores europeos Francia, Italia, España y en Argentina, desde al menos dos décadas el consumo local de vinos ha venido declinando. "Afortunadamente por otro lado, el resto del mundo ha ido demandando más vinos, como en Estados Unidos, Reino Unido y China, y esta última fuerza alcista tenía más peso, y así aumentaba el consumo mundial de vinos hasta la crisis financiera internacional 2008/9″, subrayan.

No sólo significó menos materia prima, que se tradujo en menor cantidad elaborada y exportada de vinos, sino además mayor costo de las uvas, reduciendo la competitividad de las bodegas argentinas. Como si fuera poco, en 2017 el dólar se rezagó con respecto a la inflación, elevando el costo país en Argentina. En síntesis, no fue un buen año.

Buenos vientos

Los últimos datos del estudio merecen un brindis. Tan así es, que para este año, según la Fundación, la coyuntura le jugaría a favor del país, y mencionan tres factores al respecto. En primer lugar, se espera un aumento en la cosecha del 15%, que implicaría más materia prima con menores costos de uva; en segundo lugar, a inicios de este año hubo una devaluación, lo cual ha reducido levemente el costo país en dólares; y en tercera instancia, la última cosecha en los países europeos fue muy baja, por lo que podría esperarse una mayor demanda de los vinos de sus competidores como Argentina, que permita exportar más y a un mejor precio promedio.

Asimismo, advierten que una mejor coyuntura no significa que deba olvidarse que Argentina continúa sufriendo un problema de altos costos en dólares, y se nota en distintos items, como laborales, logísticos, impositivos y financieros. Desde la fundación cordobesa, opinan que como el agujero en las finanzas gubernamentales continúa siendo importante, es posible que esos costos se mantengan altos. "Pero, al menos el gobierno nacional muestra señales de un intento por reducirlos", rescatan.

Fuente: https://www.infobae.com/campo/2018/02/26/se-esperan-mayores-ventas-de-vino-al-exterior-despues-de-cinco-anos-de-caidas/


=