15/02/2018

elmundovino.elmundo.es

Según el Observatorio Español del Vino, 2017 fue el año récord del comercio mundial, 30.000 millones de euros

Las exportaciones mundiales de vino han batido todos los récords en 2017, según lo publicado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV).




Con los datos interanuales a septiembre, las ventas superaron los 10.585 millones de litros (+3,7%) y los 30.525 millones de euros (+5,7%), a un precio medio que pasa de 2,83 a 2,88 euros por litro. Todas las categorías crecieron tanto en términos de valor como de volumen, con los espumosos como únicos que bajaron de precio y con los graneles como los que más se encarecieron.

El vino tranquilo envasado es el más comercializado a nivel mundial con el 54% del volumen y el 71% de la facturación total. Por países, y para el total de vino, sólo Estados Unidos redujo su facturación entre los 11 principales proveedores mundiales, cuya suma abarca alrededor del 90% de las exportaciones. Francia e Italia se distancian de España como países que más facturan por exportación vinícola, si bien España se mantiene como principal exportador en volumen pese a vender algo menos.

Francia (+7,9%) e Italia (+6,7%) se distancian como primeros vendedores en valor, seguidos de España (+3,2%). Sin embargo, España lideró las ventas en volumen, manteniéndose estable (-0,6%), con subida para italianos y franceses y un fuerte aumento de Australia y Nueva Zelanda.

Alemania redujo apenas un 0,5% sus importaciones de vino durante los nueve primeros meses de 2017, a precios estables. Se mantiene como principal comprador mundial de vino aunque sigue lejos de la inversión realizada por EEUU. y Reino Unido, al estar muy enfocado al vino a granel, producto con escaso valor. Italia, España y Francia lideran el mercado alemán de forma destacada, siendo el vino español el único que aumentó su valor.

Por otra parte, Francia importó un 3% menos de vino en estos nueve meses pero gastó un 5,4% más, al subir el precio medio. El granel supuso el 80% del volumen total de vino importado en Francia, con claro liderato de España, que cayó en volumen pero facturó más al subir bastante de precio. Parte de lo que pierde España lo gana Italia, en este caso a precios más bajos.

Desde bases más pequeñas, Polonia aumentó sus importaciones de vino un 9,9% en volumen y un 12,5% en valor hasta septiembre, gracias al excelente desarrollo de vinos espumosos y envasados. Alemania lideró el aumento global y gana cuota como primer proveedor, si bien España registró el mayor aumento en valor entre los 10 primeros vendedores y supera a Francia como tercer país que más factura en el mercado polaco. En los tres mercados analizados, destaca el excelente desarrollo de las importaciones de vinos espumosos.

Fuente: http://elmundovino.elmundo.es/elmundovino/noticia.html?vi_seccion=7&vs_fecha=201802&vs_noticia=1518040200


=