23/01/2018

complotmagazine.com

Conoce a Lodi, la capital mundial del Zinfandel

Mucha gente conoce muy bien Napa y Sonoma, como grandes regiones productoras de grandes vinos en California. Pero muy pocos hablan de su pariente mas cercano, Lodi, localizado en el condado de San Joaquín, en la parte norte del Valle Central de California, en las muy fértiles tierras agrícolas localizadas al oeste de la Sierra Nevada y al Este de la zona costera, exactamente el Valle que forma el Río Mokelumne, en una zona que se le conoce como la eco-zona del Delta y la Bahía.




Por: Leonardo Dávalos / fotografías: Pedro Maal

A diferencia de sus famosos vecinos Napa y Sonoma, en Lodi todo tiene una escala mas íntima, en las bodegas puedes conversar directamente con los dueños y los enólogos, y todavía conserva ese encanto rural que hizo famoso al wine country californiano, y ya casi no existe en Napa.

En sus tierras, cultivos de trigo, cebada, sandía, uvas, melocotones, duraznos, cerezas, nueces, y aceitunas han sido parte importante de la vida agrícola y económica de la ciudad desde 1860.

Lodi-grapes

La denominación de origen de esta región (Lodi Appellation) ha venido ganando fama dentro del competido mercado de la industria del vino. Al principio los dueños de los viñedos de Lodi, se limitaban a vender sus uvas a las bodegas de Napa y Sonoma. En los últimos años eso cambió, y los productores han decidido crear y embotellar sus propios vinos de creciente prestigio en el mercado. Quizás sea ciertamente por la calidad de sus Zinfandel, y la indiscutible calidad de otras variedades que se producen en varias bodegas de la región, junto a sus programas y regulaciones de sustentabilidad en la producción de vinos en Lodi. Tanto así que Wine Enthusiast Magazine, la catalogó como “Wine Region of the Year” en 2015.

Así que justo a tiempo y para empaparme literalmente de sus vinos, uvas y demás placeres, acepté la invitación para recorrer la ciudad y conocer de cerca su personalidad.

El avión aterriza en el aeropuerto de la capital del estado California, Sacramento, y me luego de una hora de camino, llegamos a nuestro hotel. Para grata sorpresa es un lugar diferente, el Wine and Roses Hotel, localizado en el corazón de la ciudad, y rodeado de una abundante vegetación, está dividido en diferentes edificios de dos pisos con suites. El lugar parece mas una hacienda mediterránea con verdes jardines y rosales. Por supuesto tiene piscina, spa, fuentes, salones para realizar catas de vino, y un restaurante muy bueno.

El Wine & Roses Hotel

De hecho esa noche, para la cena en el histórico Towne House, el restaurante del hotel, nos atiende personalmente su director culinario, el renombrado Chef Bradley Ogden. Uno de los mas respetados nombres en la industria gastronómica, Chef Ogden ha sido acreedor en dos ocasiones del prestigioso James Beard Award y de una estrella Michelin. Sin duda alguna, su destreza culinaria se evidencia durante la magnífica cena con un acertado maridaje de vinos de Lodi, servida al fresco en el patio principal del restaurante.

Lodi-chef-Bradley-Ogden

Chef Bradley Ogden

El menú de 4 tiempos incluyó un charred spanish octopus salad, acompañado con un fresco Onesta Rosé de Bechtold Vineyard, 2015; seguido de un delicioso Sonoma foie gras 2 ways con puré de higos, maridado con Michael David Sauvignon Blanc, California 2015. El plato estrella un roasted black cod & brentwood corn, sin duda alguna el mas aplaudido de la noche, servido junto a un Acquiesce Viognier, Lodi 2015. Y para cerrar un warm graventstein tarte tatin, que selló una excelente velada de bienvenida.

lodi-kayak-en-rio-mokelumne

Kayak en el rio Mokelumne

Al día siguiente a desayunar con muchas ganas en el restaurante del hotel y salir en kayak por el Río Mokelumne. Una actividad muy interesante por la exuberancia y belleza del paisaje en las riveras del río. Mientras avanzamos hacia el delta, el dueño de la compañía que alquila los kayak, Headwaters Kayak, Dan Arbuckle, va narrando de forma espontánea como se desarrolló y cambió la región. La manera en que la demanda del mercado cambia y cómo esta región se tuvo que ir adaptando paulatinamente a cada uno de los cambios. En el momento actual el 98 % de las uvas de Lodi son para hacer vinos de calidad. Antes de eso aquí se sembró por muchos años uvas para hacer vino barato, jugo de uva o para comer. Pero esa variedad, la Tokay, tenía semilla, y cuando otras partes del estado comenzaron a ofrecer uvas rojas sin semilla para el consumo, las Tokay quedaron obsoletas. Y allí comenzó el resurgimiento de esta región como productora de excelentes vinos.

Al finalizar este agradable paseo, fuimos al hotel, nos cambiamos y salimos a almorzar en el Farm Café de Michael David Winery. Una sorprendentemente buena variedad de ensaladas, sándwiches y tartas hechas en casa nos acompañó mientras probamos los diferentes vinos de esta bodega. Antes de partir a un tour por varios viñedos McCay Cellars, Metter Family Vineyards, y Harney Lane Winery , de los cuales les contamos en otra entrega especial sobre los vinos de Lodi.

Lodi-Fenix-Restaurant-duck-plate

Fenix Restaurant pato con vegetales y moras

Al culminar el día cenamos en Fénix, un restaurante de comida de autor, aunque sin pretensiones, su propietario, el Chef Richard Hyman, quiso nombrar el restaurante luego de que en su lugar anterior de trabajo sufrió quemaduras de primer, segundo y tercer grado en toda la cara y el cuerpo, cuando una bomba de propano explotó en la cocina. Eso lo llevó a replantear sus prioridades en la vida, entre ellas ofrecer a sus comensales una cocina honesta, farm to fork (de la granja al tenedor), con los mejores ingredientes a precios muy razonables. Y abriendo su mente a nuevas propuestas ha creado una carta atractiva, de excelente calidad, manteniendo una línea muy imaginativa de cocina americana contemporánea. Definitivamente ingredientes frescos, locales, para darle un toque de cocina regional, pero siguiendo su pasión por la buena comida. Su hummus, sus ensaladas verde con nueces, y la de espinaca bebé con arándanos, su bowl de repollitos de Bruselas con nueces, y el pez espada son absolutamente sensacionales. Definitivamente un lugar que todo foodie debería visitar.

Lodi-bicicletas-antiguas-en-vinedo-

Las bicicletas vintage en los viñedos

Un nuevo amanecer despunta sobre nuestra ventana, nos activamos rápidamente para desayunar en nuestra terraza favorita del Towne House, y salir a una nueva aventura. Esta vez es el recorrido en bicicletas vintage, que nos entrega la gente de Lodi Bicycle Coalition, quienes nos acompañan como guías en un emocionante recorrido de 10 millas desde el downtown de la ciudad por varios viñedos del camino, en donde nos detenemos en una muy importante bodega, The Lucas Winery para disfrutar de un merecido descanso y cata.

Lodi-Olive-Drop

Olive Drop

Luego de vuelta al camino para seguir pedaleando mientras contemplamos el paisaje de los viñedos, hasta llegar a uno de mis lugares favoritos en Lodi: Olive Drop Olive Oil Co. Farm, una casona de campo diseñada por Frank Lloyd Wright, dentro de un hermoso campo de olivos, donde nos espera un almuerzo en el jardín, acompañado de una cata de las variedades de aceite de oliva extra virgen que produce su propietaria Karen Chandler, con las aceitunas de los espectaculares árboles centenarios que posee en su granja. No recuerdo haber visto unos olivos tan frondosos y robustos como estos.

Las horas parecieron detenerse mientras descansamos bajo la sombra de uno de los árboles de la hacienda.

 

Lodi-M2-winery

La bodega m2

A la salida nos dirigimos (ya en carro) a recorrer mas viñedos de la región, para continuar disfrutando y conociendo los vinos en interesantes catas en las bodegas Bokisch, M2  y Acquiesce. De las tres bodegas, la mas impresionante en diseño es M2. Inició sus operaciones en 2006, pero el nuevo edificio de la bodega se inauguró en 2014, y es uno de los mas impactantes de toda la región. Su diseño lo realizó John Vierra, hijo de los dueños de la bodega San Jorge. Minimalista, el edificio de marco de acero, y con tres paredes hechas en paneles movibles de policarbonato translúcido, para poder permanecer abiertas o cerradas de acuerdo a las condiciones del clima.

Lodi-San-Jorge-winery-dinner

La cena en la Bodega San Jorge

Luego de nuestra ronda de viñedos nos dirigimos a las dos mas espectaculares. La bodega San Jorge, una propiedad al estilo de villa en la Toscana dentro de una extensión de 15 acres de tierras, en donde Vern y Jenise Vierra, nos ofrecieron una espectacular cena. Una paella exquisita acompañada con una extensa gama de vinos Verdelho, San Giovese, Zinfandel, Syrah, Cabernet y un vino tinto dulce. Pero no para el postre, porque este quedó reservado para ser tomado en la última bodega de nuestro viaje, y probablemente la mas bella de todas. Oak Farm, un impresionante viñedo flanqueado por magníficos robles, que sirven de marco para una casa colonial histórica de 1876 y un histórico granero. A la vez que contrasta la contraposición de las líneas modernas del diseño del nuevo tasting room, construido en 2014. Toda la propiedad se asienta en 70 acres de terreno, comprado en 2000 por la familia Panella, sus dueños actuales, a la familia propietaria original desde 1860, los DeVries.

Lodi-Oak-Farm-winery

La Bodega Oak Farm

Allí en el gigantesco, moderno, pero curiosamente muy acogedor, salón para catas tuvimos la oportunidad de probar algunos de los vinos que allí se cosechan, acompañando al postre de la noche, una torta de chocolate sin harina, con frambuesas.

Nuestra experiencia con los vinos de Lodi los entregamos en un siguiente artículo para poder dedicarle el espacio que cada uno de ellos se merece.

Al despedirnos de Lodi esa noche, nos prometemos regresar muy pronto a esta ciudad que estamos seguro pronto será descubierta por muchos.

www.visitlodi.com

Fuente: http://complotmagazine.com/conoce-a-lodi-la-capital-mundial-del-zinfandel/


=