26/12/2017

www.infobae.com/tendencias/

Los vinos del año: cuáles son las etiquetas que marcaron el rumbo del 2017

Para lucirse y diferenciarse con sutilezas que van un paso más allá, las bodegas argentinas invierten tiempo y recursos. Un ranking con los diez vinos que supieron "marcar la cancha" de este año, y que servirán en el futuro como inspiración para descubrir nuevos cepajes, zonas y tipos




Hacer una selección siempre supone más injusticias que certezas, porque indefectiblemente son muchos los que se quedan afuera. Pero éste no pretende ser un ranking de 10 vinos, sino una lista de los que en 2017 marcaron la cancha. Y en todo caso sirva de inspirador para descubrir nuevos cepajes, zonas o tipos de vino.

Por suerte en nuestro país hay una gran diversidad, y con cada cosecha las calidades mejoran en todos los segmentos de precio. Es cierto que para lucirse y diferenciarse con esas sutilezas que van un paso más allá los hacedores invierten tiempo y recursos, y eso termina en el precio final de la botella. Pero más caro no significa mejor, aunque hay una relación directa entre calidad y precio en los vinos argentinos. Porque si bien los precios han sufrido la inflación como cualquier otro producto, los vinos fueron creciendo y evolucionando con el mercado.

Es cierto que hay desfasajes y que quizás los precios o la diversidad que proponen enólogos y agrónomos vayan más rápido que la cultura, y que esa pueda ser la razón por la que el consumo per cápita no deja de caer. Pero el vino forma parte de nuestra cultura, es la bebida nacional, y por lo tanto existe una relación natural más allá de las coyunturas. Y así como los germanos y anglosajones disfrutan más las cervezas y los destilados, en nuestro país el paladar genético se inclina por el vino, siendo la bebida preferida de la mayoría.

Por qué éstos son los vinos del año

Cada vez hay más vinotecas y más botellas de vinos en sus estanterías. Esto significa que la gente estará tomando menos, de acuerdo a las estadísticas (90 litros per cápita en los 80 vs 20 litros actualmente), pero evidentemente de mejor calidad. Y es algo lógico que también sucede en los principales países productores (Italia, Francia y España). El placer del vino no está relacionado a la cantidad sino a la calidad, pero también al momento de consumo. Por eso no son los jóvenes los que traccionan la industria sino aquellos que empiezan a disfrutar el placer cotidiano de sentarse a la mesa a beber y comer, prestando atención.

Pero es cierto que hay personas que no tienen ganas de ponerse a pensar frente a una copa de vino y prefieren seguir de largo. Por suerte, hay una gran mayoría que recibe los mensajes en las botellas de vino. De eso se trata. Lejos de tener que ser un conocedor para apreciar un buen vino, porque la capacidad no está en el paladar sino en la predisposición.

Los vinos del año no son necesariamente mejores que sus pares, pero han logrado destacarse por sobre el resto. Además, la lista sirve de trampolín para motivar a muchos a adentrarse en categorías que hasta ahora tenían olvidadas.

Fósil 2016 es un Chardonnay de San Pablo. Un vino de lugar como lo define Sebastián Zuccardi, su ideólogo y hacedor. Qué tiene este blanco que no tengan otros sería la pregunta, y la respuesta es sencilla. Es un vino que marca el punto de partida (muy alto) de una búsqueda; la de lograr un vino que trascienda a la variedad y remita a un lugar, pero sin protagonismo y buscando que su mayor atributo sea ser bebible. Aunque también tiene que evolucionar muy bien porque la longevidad otorga prestigio. La madera no se siente aunque participe en la elaboración, y ese es otro logro de este vino, y de muchos otros que evidencia el gran aprendizaje en el uso del roble. Es una muestra del gran presente de los blancos locales y sobre todo del potencial. Porque los vinos blancos pueden ser más complejos y elegantes que los tintos.

Y si los blancos siguen siendo relegados, los rosados mucho más. Pero hace ya algunos años que la cosa está cambiando y para muy bien. Los rosados de hoy son pretenciosos y nacen en la viña, se piensan y elaboran desde la uva como los mejores tintos y blancos. Y el Signature Rosé del Valle de Uco 2017 ha roto el molde. Porque más allá de su precio (muy justificado), es un vino que cumple desde el vamos, ya que el rosado debe entrar por los ojos para luego conquistar los paladares. Se trata de un blend de Malbec y Pinot Noir de Gualtallary, que viene en una botella que se asemeja más a un frasco grande de perfume. Además, es el primer vino argentino con tapón de vidrio templado. Pero más allá de lo innovador del packaging el vino habla del camino de los nuevos rosados nacionales, de aspectos suaves y brillantes, con nervio y frescura, y con expresiones equilibradas. Ideales para servir como aperitivos, pero con la estructura suficiente para acompañar platos elaborados.

Las burbujas siempre están presentes entre los argentinos, y hoy más que nunca. Porque la calidad de los espumantes locales se va afinando, no por el método (el tradicional Champenoise o el más moderno Charmat) sino por el manejo de los viñedos. Muchos de ellos ubicados en los terruños de mayor altura para lograr una madurez natural con la acidez necesaria para lograr vinos complejos y con potencial de guarda. Y aunque muchos no lo crean, el Chandon Brut Nature Rosé es el flamante Campeón Mundial Rosé 2017. Esto confirma que las bodegas, empujadas por el éxito eterno de la región de Champagne, pero más por la evolución de pequeños productores enfocados en la calidad, hoy ya no hacen un vino para completar su portfolio sino que hacen espumosos que les da orgullo.

Todos saben que el mapa vitivinícola de nuestro país se está ampliando, hoy va desde Jujuy hasta Chubut. Y justamente Patagonia es una zona con grandes vinos emergentes. Donde no solo se destacan las uvas de ciclo corto, consideradas tradicionalmente como emblemáticas de la región (Merlot, Pinot Noir, Semillón o Sauvignon Blanc), sino también el Malbec. Y en el Saurus Barrel Fermented Malbec 2015 se pueden apreciar dos cosas que prueban la evolución. Por un lado un Malbec de Neuquén (uno de los terruños más nuevos del país) que ya nada tiene que envidiar a los más representativos de Cuyo. Con la gracia frutal típica y una gran frescura. Pero también con un manejo de la madera notable, al punto que solo se nota en la etiqueta el uso de las barricas. Claro que para lograr el equilibrio de sabores y texturas que exhibe este tinto, la crianza en roble fue fundamental. Pero la gran noticia acá es que la madera dejó de ser protagonista para ceder su lugar al carácter del vino.

Quizás Salta, o mejor dicho los Altos Valles Calchaquíes (que incluyen Catamarca, Tucumán y Jujuy) esté viviendo su mejor momento de la mano de tintos que llegan de valles hasta hace poco escondidos. Y con un mejor manejo de las viñas y momentos de cosecha más precisos, se están logrando vinos frescos, con el carácter típico de la altura, pero con expresiones más atractivas y más potencial de guarda. No obstante el Torrontés sigue siendo la estrella, y el único blanco autóctono del país. Hasta hace poco era impensado lograr un varietal elegante, fresco y equilibrado como El Esteco Old Vines Torrontés 2015.

La tradición es muy importante, porque es la base que ha permitido este presente. Por eso, los viñedos tradicionales de Mendoza han recuperado su prestigio y pueden demostrar en las copas por qué son especiales. El Finca Los Nobles Cabernet Bouchet 2013 es uno de los máximos exponentes. Nace en Las Compuertas en un viñedo de 90 años celosamente cuidado por el Ing. Alberto Arizu y es una muestra de cómo un field-blend con dos décadas de vida puede ser actual y hacerse un lugar entre tantos vinos innovadores provenientes de terruños que desafían los límites.

También hay personas que tienen gran experiencia y durante muchos años buscaron lugares nuevos para lograr sus vinos soñados. Es el caso de Edy Del Popolo y sus vinos de autor (PerSe), que desde su cosecha fundacional (2012) no dejan de sorprender. Lamentablemente son partidas muy limitadas y eso los obliga a tener precios muy altos. No obstante el Iubileus 2014, además de ser uno de los mejores exponentes nacionales, sirve de inspiración a los tantos pequeños productores de vino, y lleva al Malbec y a Gualtallary (su terruño de origen) a lo más alto, y puede competir de igual a igual con los vinos más prestigiosos del mundo.

Y si se habla del Malbec en el mundo hay que reconocerle a Catena Zapata su labor. Pero también fueron los pequeños proyectos, de vinos pensados desde la finca, los que aportaron al prestigio de la variedad más emblemática del país. Y entre ellos los vinos de Achával Ferrer que con su Finca Altamira 2014 marca un regreso con gloria. No porque se haya ido, sino porque estrena desde esta cosecha equipo enológico con Manuel Louzada a la cabeza. Un portugués que ya había aportado mucho desde Chandon y que vuelve al ruedo del vino argentino más enfocado en los grandes Malbec. Además, vinos como esté demuestran que el potencial del cepaje es inagotable y que la diversidad recién comienza. Afortunadamente en ningún otro país se da tan bien el Malbec, y cada vez hay más y mejores exponentes nacionales en todos los segmentos de precio.

Como prueba de la diversidad que propone el Malbec han surgido los Malbec Blends, vinos que la tienen como principal protagonista pero acompañada de otra u otras uvas buscando resaltar alguno de sus atributos originales. El Lote Negro Malbec-Cabernet Franc 2015 es eso, pero además es el primer vino de Norton elaborado con uvas del Valle de Uco. Acá ya participó el flamante enólogo de la casa, David Bonomi. Es decir que es un vino que inaugura una nueva era en la bodega y muestra otra cara del Malbec; pasado, presente y futuro en un mismo vino.

Pero muchos de los mejores vinos del mundo están hechos de Cabernet Sauvignon. Y si bien esta no es una materia pendiente de la enología argentina, el auge del Malbec y la necesidad comercial de buscarle sucesores a partir de variedades alternativas poco explotadas (como Bonarda), retrasó su evolución natural. Sin embargo, el mismo que sacudió el tablero en 1997 vuelve a hacerlo en 2013 con el Primus Cabernet Sauvignon del Valle de Uco. José "Pepe" Galante ha volcado toda su experiencia en este vino, combinada con el carácter, la frescura y la elegancia que permiten las uvas de altura. Un vino que está llegando al mercado, tiene un gran potencial de guarda y marca un nuevo punto de partida para el varietal, elevando la vara.

Los vinos del año

Zuccardi Fósil 2015

Zuccardi Valle de Uco, San Pablo $1050

De aromas integrados y delicados, con buena austeridad y equilibrio. De buen ataque y paso denso pero delicado. En su carácter hay algo de flores blancas y una acidez cítrica que lo sostiene. Limpio final de boca pero no tan persistente, con muy buen volumen y textura, y un balance muy logrado entre frescura y peso.
Puntos: 94

Signature Rosé del Valle de Uco 2017
Susana Balbo Wines, Valle de Uco, Mendoza $711

Aromas equilibrados pero con más fuerza que su antecesor. De buen cuerpo y paso fresco, casi vibrante y con cierta potencia. Hay volumen con agarre y un carácter de frutas rojas ácidas con algo de frutas blancas. De trago no muy profundo pero con fuerza servir en la mesa con platos elaborados.
Puntos: 90

Chandon Brut Nature Rosé
Bodegas Chandon, Valle de Uco, Mendoza $265

Blend de Chardonnay (63%), Pinot Noir (33%) y Malbec (4%), para darle la tonalidad, todas provenientes del Valle de Uco. De aspecto rosado pálido y tenue, paladar muy austero, con leves dejos tostados sobre el final. Burbujas muy finas, paso tenso y profundo, también equilibrado, con cierta madurez final. Voluptuoso y elegante, con buen potencial de guarda.
Puntos: 91

Saurus Barrel Fermented Malbec 2015
Familia Schroeder, San Patricio del Chañar, Neuquén $400

Este flamante Malbec de Leo Puppato ha ganado mucho en esta cosecha. Porque se lo siente equilibrado, aunque sea muy joven. Con aromas intensos y bien de Malbec, jugoso y con una frescura bien integrada, típica de los buenos vinos patagónicos. De paso ágil pero también elegante, con la madera que aporta mucho en texturas suaves y poco en sabores.
Puntos: 91

El Esteco Old Vines Torrontés 2015
El Esteco, Cafayate, Salta $435

Alejandro Pepa (enólogo) y Francisco Tellechea (agrónomo) han encontrado un viejo parral plantado en 1945. Con uvas seleccionadas de las mejores plantas añosas, lograron un blanco fresco y untuoso, de buen volumen y con la tipicidad fuera de discusión. Con un carácter bastante elegante para ser Torrontés, de trago profundo y equilibrado.
Puntos: 91

Finca Los Nobles Cabernet Bouchet 2013
Luigi Bosca, Las Compuertas, Luján de Cuyo $1300

Buen cuerpo y un paladar franco y consistente. Taninos finos pero firmes, y un paso más compacto que en cosechas anteriores, fiel reflejo de una cosecha madura. De carácter especiado y con las notas de crianza muy bien integradas. Sus expresiones todavía hablan de juventud, con estructura y vivacidad suficientes para seguir evolucionando por los próximos 10 años al menos.
Puntos: 91,5

Iubileus 2014
PerSe, Gualtallary, Valle de Uco $3250

No hay dudas que es un vino de lugar, gestado a partir de la lectura de ese sitio por parte de sus autores (Edy Del Popolo y David Bonomi). Y así como en 2012, en esta cosecha el Iubileus despliega una elegancia delicada que lo pone a la misma altura de su hermano La Craie. De aromas delicados, con la textura del agarre, buen cuerpo con vivacidad. Sabores que se respiran y se sienten. De palear fresco, largo y profundo, con fuerza y mucho carácter. Impresiona su textura a su paso por boca, son capas austeras que dejan huella con fuerza y elegancia. Un vino gran vino con buen potencial. Beber entre 2016 y 2022.
Puntos: 95

Achával Ferrer Finca Altamira 2014
Achával Ferrer, Altamira Valle de Uco $3300

De aromas equilibrados e integrados, paladar franco, y compacto pero con buena fluidez. Taninos firmes pero finos, hay frescura con cierta tensión y con carácter. Es un vino joven con buen potencial porque tiene el cuerpo justo y la frescura para despertar la complejidad del gran Malbec.
Puntos: 93

Lote Negro Malbec, Cabernet Franc 2015
Norton, Valle de Uco, Mendoza $515

El nombre está inspirado en la concentración de su color, un blend de Malbec (65%) y Cabernet Franc (35%), de aromas bien integrados, con un carácter de fruta negra muy equilibrado. De paladar compacto y con fuerza, por ahora muy protegido por la madera. Trago profundo, con volumen y buena frescura, taninos vivaces y amables, con potencia y potencial.
Puntos: 91

Primus Cabernet Sauvignon 2013
Salentein, Valle de Uco, Mendoza $1080

La experiencia (del enólogo) y el potencial (del lugar) se combinan en este flamante Cabernet Sauvignon de altura. De aromas equilibrados y expresivos, estilo clásico con texturas modernas gracias a taninos finos y firmes. Paladar franco y especiada, con un carácter elegante de frutas negras y leves notas vegetales que conviven con suaves ahumados de la crianza.
Puntos: 95

Fabricio Portelli es sommelier argentino y experto en vinos

Twitter: @FabriPortelli

Fuente:Por Fabricio Portelli - https://www.infobae.com/tendencias/2017/12/26/los-vinos-del-ano-cuales-son-las-etiquetas-que-marcaron-el-rumbo-del-2017/


=

Comentarios

DUSZKI 2018-01-26

Fabricio. sos crack, un solo comentario, con todo respeto. al Altamira 2014 lo hicieron realidad S.Achaval y Roby Cipresso. el Sr Lousada no habia llegado aun a esas tierras, por aquellos anos.

Comentar