02/11/2017

www.clarin.com/

La producción del vino, contra el nuevo impuesto: "Es como la 125 del campo"

Critican que el Gobierno justifique la suba de 0 a 10% en los tributos por ser una "bebida dañina para la salud".





“Para los productores del Oeste argentino, el impuesto al vino tiene el mismo impacto que la 125 del kirchnerismo a la Pampa Húmeda”, afirmó el presidente de la Unión Vitivinícola Argentina, el bodeguero José “Pepe” Zuccardi. Toda la producción del vino y espumantes de Cuyo, Noroeste, Patagonia y las nuevas regiones de cultivo en el país están que trinan y prometen una cruzada contra el impuesto interno del 10%, que el Gobierno propuso aplicar a la comercialización de vino y 17% para espumantes, equiparado a las cervezas, las bebidas azucaradas y otras alcohólicas.

Uno de los principales cuestionamientos es que se considera al vino una bebida dañina para la salud, cuando se trata de un producto de base agrícola, natural, sin aditivos. “Es inadmisible que se quiere cobrar impuesto al vino y se exime a las gaseosas sin azúcar”, cuestiona Zuccardi.

Desde la Corporación Vitivinícola, que reúne a todos los sectores de la cadena de comercialización, indicaron: “Nos vamos a oponer a cualquier impuesto que recaiga sobre el vino, porque la nuestra es una bebida diferente a las otras”. También el presidente de Bodegas de Argentina, Walter Bressia, habló de un panorama “complicado que impactará en la comercialización”.

Desde los propios aliados de Cambiemos han salido a cuestionar la norma. “No se puede considerar al vino en las mismas categorías que otras bebidas, no tiene efectos negativos como la gaseosa”, dijo el ministro de Economía de Mendoza, Martín Kerchner. Y explicó que los primeros borradores hablaban de un impuesto del 25 % sobre todas las bebidas y ahora el vino tendría entre el 5 y el 10 %, ante las presiones de las provincias productoras.

Hoy el vino tiene tasa 0 de impuesto interno, mientras las otras bebidas pagan 8%. Con la modificación que plantea Hacienda, se subiría al 10 y 17%, en el caso de espumantes, lo pagarían todos los elaboradores y el costo irá directo a los consumidores.

La vitivinicultura es una industria de miles de pequeños productores y está menos concentrado que otros sectores. "En el país tenemos 230 mil hectáreas de viñedos, 16 mil productores, 900 bodegas y 105 mil puestos de trabajo directos y 400 mil empleos, si se suman los indirectos”, dijo el referente de Economía de Mendoza.

La Federación Económica de Mendoza criticó la medida anunciada por el ministro Dujovne porque "contradice abiertamente el espíritu de la ley 26.870 que declara al vino Bebida Nacional". La institución que representa a pequeñas y medianas empresas dijo que el gravamen "impactará en las economías regionales, muy especialmente en Mendoza". "La suba de los impuestos internos se trasladará a precios, con el consiguiente encarecimiento del producto, más la pérdida de competitividad que esto trae aparejado", agrega en un comunicado.

Los productores y bodegueros también están preocupados por la competitividad del sector, que exporta a los principales mercados del mundo: "La vitivinicultura y el consumo no está pasando un buen momento, por lo que esta suba de impuestos internos es más que inoportuna. Con más tributos no alentaremos ni la producción, ni las inversiones", plantea la Federación Económica. La medida llega justo en el momento en que los bodegueros aspiraban a mejorar el consumo per cápita, que no supera los 21 litros anuales, con el impacto que tienen las menores cosechas por cuestiones climáticas y precios que han subido más del 55% en el año.

Fuente: Roxana Badaloni para Clarin.com - https://www.clarin.com/economia/economia/produccion-vino-nuevo-impuesto-125-campo_0_rk2xNHvAZ.html


=