23/08/2017

www.lanacion.com.ar

Vino, alimentos y biocombustibles: tres sectores que buscan eludir los vaivenes económicos

De una compañía de electrodomésticos que exporta maní a una etiqueta argentina que llegó a manos de Lady Gaga y una planta que transforma granos en energía




Sofía Terrile para lanacion.com.ar

Los desafíos de las economías regionales son comunes, pero a la vez heterogéneos: basta acercar la lupa hacia adentro de las producciones para encontrar obstáculos y dificultades inherentes a cada una. Pesca, frutas, bioenergía y vinos fueron los invitados a contar sus peripecias de la mano de Verónica Nohara, gerenta general de Newsan Food; Gastón Pérez Izquierdo, CEO de Bodega Catena Zapata; Guillermo Barzi Canale, presidente de Establecimiento Humberto Canale; y Manuel Ron, presidente de Bio4.

Pérez Izquierdo es licenciado en Comercio Internacional y su rol en Catena Zapata fue guiar a la compañía desde el inicio del boom exportador del vino hasta hoy, un período que calificó como "muy complicado". Para entender dónde está parado hoy el sector que supo ser una de las estrellas de la Argentina exportadora, realizó un repaso por el último quinquenio. Comenzó por los últimos dos años, cuando la vitivinicultura tuvo "las dos peores cosechas de las últimas siete décadas" y, en consecuencia, "un incremento en el precio de la uva que es imposible trasladar a los mercados externos".

En los últimos cuatro años, indicó, un "atraso cambiario terrible" y la inflación frenaron aquel boom exportador que el sector tuvo hasta 2011, que lo llevó de exportar menos de US$ 80 millones, a fines de los 90, a casi US$ 1000 millones, en 2010. En el último quinquenio, las exportaciones cayeron 25%, un escenario que "dejó todo preparado para que el año que vino un evento climático" la industria estuviera "súper limitada de recursos para defenderse".

Sobre el presente, subrayó que, si bien este año "hubo un pequeño atraso cambiario", el "grueso del problema vitivinícola sigue siendo climático". Añadió: "Si tuviéramos una producción similar al promedio histórico, entre la eliminación de las retenciones y esta última corrección del tipo de cambio, la situación no sería tan dramática".

Por otro lado, y acerca de la consolidación de la producción local, Pérez Izquierdo expresó que "la marca argentina nunca perjudica" y que los vinos se posicionaron "por encima de los chilenos y los australianos" porque en el mundo el país se ve "como excéntrico" o "lindo para mirar a 10.000 kilómetros", bromeó. Sin embargo, luego todo dependerá de las ventajas a la hora de comerciar.

Mientras el vino frenaba su avance exportador, otro jugador "externo" ingresaba en el mercado de alimentos en épocas de cepo cambiario y tiempos en los que cada compañía debía tener "en orden" su propia balanza comercial. Se trataba del Grupo Newsan, la empresa dedicada a la producción de electrónicos y electrodomésticos que, si bien ingresó en el sector por necesidad, se quedó por oportunidad. "En 2011, cuando decidimos diversificar, vimos un primer nicho con falta de inversión y de management, que fue la pesca -narró Nohara-. Encontramos desinversión en la flota y dimos un primer paso para acompañar a empresas que estaban al borde de la quiebra." El acuerdo consistió en que cada pesquera que apoyaban debía pagarle "en productos".

Newsan Food comenzó con una inversión de US$ 11 millones y hoy estima terminar el año con más de US$ 300 millones de facturación. En el camino, siguió con el maní y la miel, y en la actualidad exporta sus alimentos a 68 países bajo la marca paraguas Patagonia New Food. La idea, dice Nohara, es apuntar a los pequeños y medianos productores donde la compañía "puede sumar con capital" y añadir más casos.

Luego, Nohara analizó el rol del Gobierno en la inserción de la Argentina en los mercados internacionales. Opinó: "Vemos que se está moviendo en ese sentido y que se están restableciendo vínculos comerciales con muchos países con los que prácticamente estaban rotos". Expresó que la consigna de "pasar de granero a supermercado del mundo", en el caso de los alimentos que exporta Newsan Food, no depende sólo del tipo de cambio sino también de barreras arancelarias y paraarancelarias que necesitan de la diplomacia estatal para bajarlas y ganar en competitividad.

También se refirió a aquellas barreras Barzi Canale, quien dijo que las economías regionales se encuentran "empantanadas" debido a la presión impositiva, entre otros motivos. Sobre "pasar de granero a supermercado del mundo", el ejecutivo afirmó que el sector vitivinícola "lo hizo muy bien" durante los 90 y que, ahora, el crecimiento pasará más que nada por la exportación.

En tanto, sobre las frutas -la empresa que dirige produce 12 millones de kilos para la exportación- opinó que aún hace falta integración y tecnificación para mejorar la competitividad. Explicó que gran parte de ese "deterioro" se debe a un "atraso del tipo de cambio a partir de 2010", que impide que los productores hagan trabajos estructurales para mantener la productividad y hacer recambio varietal. No obstante, explicó que en el campo "hay diferentes maneras de empantanarse" y que está más relacionada con la macroeconomía y el tipo de cambio. Añadió que el sector ya lo vivió muchas veces y pudo salir. "Hay que apretar el cinturón e ir para adelante", lanzó.

Para terminar, Ron hizo hincapié en el rol de la bioenergía. Bio4 produce bioetanol desde 2012 y energía eléctrica a partir de maíz y estiércol desde inicios de 2016. Enmarcó su trabajo dentro del sector de energías renovables, del que dijo que tiene "un gran potencial", y explicó las posibilidades que su producción específica les da a las economías regionales: "Permite no transportar la materia prima y transformarla en origen", lo que trae beneficios económicos y sociales para las poblaciones cercanas a la producción.

Detalló que, además, la transformación en origen descomprime las rutas porque para llevar un electrón de un punto a otro "sólo hace falta meterlo en un cable". Hizo una pequeña reflexión sobre el cultivo del maíz: "Se va mucha producción sin valor agregado cuando existe una gran posibilidad de transformarlo en bioenergía o en carne de cerdo o de vaca, por ejemplo. Las decisiones vienen lentas. Esperamos que avancen, porque es un cultivo clave para la rotación de la soja", opinó.

Subrayó que el sector es competitivo porque la Argentina parte de una buena base: suelos muy fértiles y cultivos con tecnología. "Queremos transformar a la región de Río Cuarto (Córdoba) en el Silicon Valley de la energía", concluyó.

La voz de los protagonistas

Verónica Nohara

"Se están restableciendo vínculos comerciales con muchos países con los que estaban rotos"

G. Pérez Izquierdo

"Si bien hubo un pequeño atraso cambiario, el grueso del problema vitivinícola sigue siendo climático"

G. Barzi Canale

"Las economías regionales se encuentran empantanadas por la presión impositiva"

Manuel Ron

"Hay mucha producción de maíz sin valor agregado que podría transformarse en bioenergía"

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/2055682-vino-alimentos-y-biocombustibles-tres-sectores-que-buscan-eludir-los-vaivenes-economicos


=