13/07/2017

diariodelvino.com

Cambio Climático: Asombrosa reaparición de la viña en París..

Seguramente quienes visitan París no conocen el detalle de estos viñedos en pleno Montmartre, que se cultiva normalmente todo el año como cualquier otro, en cualquier lugar del mundo.




Por Ricardo Brizuela para diariodelvino.com

También es poco conocido que de estos se hace un vino para turista, que tampoco se muestra en París debido a la famosa Ley Evin que reprime la exibición de estos productos en calidad de promoción. Sin embargo, ante de la finalización de la primera mitad del siglo XIX, París no solo era una fiesta - como dice Hernest Hemingway como título de uno de sus libros - sino que las viñas estaban dentro de París y de la región política mas importante de Francia, de 2.000 hectáreas, en la que la capital francesa está asentada (consecuentemente también es París - y que se llama Ile-de-France. Ile-de-France es un territorio que divide el Rio Sena en la parte norte y la parte sur del territorio capitalino. En ella se encuentran codo a codo los miembros de la tribu Parisii en un número superior a 12 millones de habitantes. 

El hecho es que las viñas desaparecieron de Paris (ciudad) y de Ile-de-France (su campiña) después de la plaga de la filoxera, que atacó a toda Europa circa 1860 La plaga fué extendiéndose, "comiendo" manchones de territorio vitivinícola, dejando también islas productivas sobrevivientes en diferentes lugares. Estas islas fueron desapareciendo como consecuencia de la poca practicidad o viabilidad económica por lo reducido de sus tamaños. Uno de esos "pequeños viñedos" es el que muestra la foto, ubicado en el barrio de Monmartre, muy cerca de la famosa Basílica del Sacré Coeur. En su tiempo, estos vinos eran provistos a las tabernas convocantes de la belle epoque, con una calidad horrorosa, pero que era bebida por los turista a la espera de sentarse junto a alguna estrella del jet set o artistas cuyos rostros resumían sus tragedias. Pero como todo, todo pasa. Y los vinos y las tabernas desaparecieron como en un sueño.

Volvieron las viñas a París

Sin embargo, dos jóvenes emprendedores se encargaron del retorno de las viñas a París, con la idea de explotar con una Bodega de ubicación exclusiva los vinos de París. Para ello hicieron una experiencia plantando 3 hectáreas en esta famosa Ile-de-France con cuatro variedades, dos blancas y dos tintas: Chenin y Chardonnay, y Merlot y Pinot Noir.

Los pequeños brotes aparecieron sembrando esperanzas y hoy son plantines cuyas hojas se mecen suavemente al compas de los vientos de la temporada. Adrian y Julien Pelissie Bengué se llaman los emprendedores que acometieron la aventura. La parcela se encuentra correctamente ubicada mirando hacia el sur, para disfrutar de las horas de luz y protegidas del frio.

Este es el resultado del drástico cambio que se produjo anticipádamente en el clima, empujando los cultivos hacia el norte. Así también como los viñedos de Londres ya se hicieron presente en los jardines de la Reina, dado resultados en espumosos que compiten con las bebidas de Le Champagne.

Los cálculos de los aventureros - en el mejor sentido de la palabra y titulares de la empresa Winerie París - predicen una producción de 20 mil botellas para el año 2020. La distancia de 30 km. a París hace predecir en cultivos no solo para producción de vino, sino mirando el negocio que representa ya a nivel mundial el enoturismo.

Tal vez Winerie París se incorpore a la nómina de 30 grandes monumentos que atraen al turista a la capital de Francia. 

 


=