05/07/2017

www.diariodemocracia.com

La grieta del vino

Un preinforme del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) despertó la alarma al señalar que en mayo creció el consumo interno de vino un 5,7% por el aumento de la venta del producto en el envase económico tetra-brik.




Por Matilde Fierro para diariodemocracia.com

Conocido el reporte, comenzaron las especulaciones: la comercialización de más de 300 mil hectolitros de vino común en cajas de cartón podrían demostrar que la situación económica hizo bajar el nivel de preferencias vitivinícolas.

El INV responsabilizó el incremento de consumo de vino al tetra-brik del que en mayo se vendieron 384.617 hectolitros (hl) con un crecimiento del 19,3%, que permitió asimilar la caída en botella (se vendieron 409.190 hl) que bajó 2,7 por ciento.

Eduardo
Sancho, presidente de la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (FeCoVitA) que asocia a 29 cooperativas, integradas por más de 5000 productores de uva y elaboradores vitivinícolas, relativizó la evaluación.

"No se puede decir por un mes (mayo en este caso) que la tendencia del consumo haya cambiado porque el Instituto lo que registra son los despachos en bodega no las ventas, puede ocurrir que los distribuidores se hayan stockeado, para medir hay que tomar un trimestre y en el último bajó el consumo un 4 por ciento", explicó. 

El alza de los precios de los vinos de media gama para abajo que se ubican en la brecha de los 70 pesos peruvian remy hair por botella hizo disminuir el consumo y eso es una realidad. 

Por ejemplo una caja de Viamonte, varietal, de seis botellas pasó desde octubre de un total de 150 pesos a los 320 pesos de ahora, en Mendoza
No obstante, Sancho saludó la elección del tetra-brik porque en ese sistema "un vino común se conserva mucho mejor" y resaltó que "es un envase práctico y reciclable", dijo al reconocer que tiene mala fama, pero "en botellas o en tetra-brik también hay vinos malos".

Por otra parte, expresó que la gente que va más al tetra-brik es muy puntual y "es cierto que hay una recuperación en el consumo de vino que venía cayendo sobre todo en los sectores de nivel socioeconómico más bajo".

El vino argentino de precio medio bajo, de alrededor de 70 pesos la botella "como es nuestro Toro Viejo, un Santa Ana, Michel Torino, se llevan el 80 por ciento de consumo". 

"Los consumidores de la media alta gama o alta gama son los que toman media copita por día, o cuando van a un restaurant porque se trata de un vino más caro. Lo importante es que en el gran consumo juegan muchos factores", añadió. 

El otro dato que brindó el INV es que descendió la exportación en mayo el 11,8 por ciento y que en los primeros cinco meses del año se importaron 528.424 hectolitros (hl) de vino fraccionado, muy lejos de los 412 hl de igual época de 2016.

Una fuente del INV confirmó que desde octubre a diciembre de 2016 entraban los vinos a granel de Chile y que en mayo se importaron 61.765 hl también a granel. 

Explicó que las exportaciones han bajado porque el precio del dólar no está tan competitivo y no les conviene exportar a granel el vino genérico, operación que se hace a Estados Unidos, Rusia, Alemania, Países Bajos, Sudáfrica y España que llevaban grandes cantidades, países que siempre han comprado por atravesar cosechas pobres, inundaciones y escasez de vino general. 

El vino de Chile ha ingresado o lo está haciendo al mercado interno a 0,50 y 0,60 centavos de dólar el litro. 

Para Sancho "cae la exportación porque si no hay un crecimiento del reintegro a las ventas externas que ahora es del 5 por ciento y debería llegar al 15% y, sin un retoque impositivo, se hace muy difícil competir en el exterior". 

"Venimos pidiendo un mayor reintegro desde hace cinco años, la inflación se comió la devaluación", dijo el dirigente que no ve que haya cambiado la conducta del consumo de forma impactante: "En los últimos cinco años primero hubo un fortalecimiento y luego una caída en 2016, año que coincidió con una pobre cosecha".

Respecto del tetra-brik, cerró: "En el vino de mesa se es mucho más fiel a la marca, los de media alta gama van cambiando y probando". 

"La vitivinicultura en general está en un proceso de recuperación de precio al nivel de productor que se trasladó al producto de consumo. Las empresas hemos tratado de ir a precios más competitivos", consideró Sancho

Si de alta gama se trata, hay tópicos que permanecen inalterables, por ejemplo la reconocida parrilla porteña de Puerto Madero "Cabaña Las Lilas" obtuvo por segundo año consecutivo 3 estrellas, el máximo galardón que anualmente entrega la revista World of Fine Wine a restaurantes de todo el mundo.

El premio World’s Best Wine Lists, que celebra la importancia de contar con una buena selección de vinos, es uno de los más prestigiosos dentro de la comunidad de restaurantes. 

En tanto, el jurado está compuesto por profesionales y enólogos reconocidos a nivel mundial.

Todos los años, se evalúan más de 4.500 cartas de vinos y se otorgan premios de tres, dos  una estrellas: Solo 370 restaurantes obtuvieron tres estrellas, la máxima categoría.

Fuente: https://www.diariodemocracia.com/medio-del-campo/165267-grieta-vino/


=