08/04/2010

Inversiones

Malbec: el riesgoso juego de oferta y demanda

Atentas a la demanda, grandes exportadoras ampliaron capacidad instalada y viñedos, sobre todo de Malbec. La apuesta de 2010 es que los mercados externos sigan demandando este varietal emblema a un ritmo igual o superior al 15%.

Gabriela Malizia
gmalizia@areadelvino.com



La buena nueva de 2010 es que las grandes bodegas exportadoras han retomado el ritmo de inversión en capacidad instalada y compra o implantación de nuevos viñedos. Atentos, en particular, a una demanda de Malbec que crece 15% frente a una implantación promedio de 4% anual, más dos años de cosechas pobres donde la producción de Malbec cayó al menos un 40%, el tema viñedos se ha convertido en prioridad para los grandes grupos exportadores.

Algunos hablan de implantar hasta 200 hectáreas por año, otros 100 o 50 hectáreas. En estos casos el Malbec representa entre 75% y 50%. El resto de las variedades responde a la estrategia de cada bodega.

Qué dicen los grandes

Daniel Pi, Chief Winemaker de Trapiche, del Grupo Peñaflor, una de las 10 bodegas exportadoras más importantes de Argentina, aseguró que la empresa tiene en sus planes crecer al menos en 50 hectáreas de Malbec por año. Hoy se encuentra en pleno proceso de desarrollo de 2 fincas en el Valle de Uco (Los Árboles y Altamira) predominantemente cultivadas con Malbec. "En total, estimamos alcanzar en Malbec 100 hectáreas a fines de 2011. Tenemos planes de seguir este proceso a razón de 50 hectáreas por año".

Por ahora, la capacidad instalada lograda con la bodega en Coquimbito, con una capacidad de 10 millones de litros que Trapiche inauguró a fines de 2008 es suficiente para la empresa. Sin embargo, Pi reveló que "si las condiciones de mercado siguen siendo favorables como hasta ahora, vamos a tener que ampliar nuestra capacidad de  almacenamiento recién para 2011".

Este año, en tanto, se ha invertido en filtros tangenciales, estabilizador tartárico en continuo, vinificadores rotativos y taponado a rosca.

El Grupo Catena, por su parte, ha hecho una fuerte apuesta ampliando desde 2006 hasta ahora su planta elaboradora de Vistaflores que ya tiene una capacidad de 19 millones de litros. El Chief Winemaker de la compañía, Alejandro Vigil, comentó: "queremos seguir creciendo pero a esta altura, ya tenemos problemas energéticos y nos falta mano de obra especializada. La inversión tiene que ser cubierta por todos estos aspectos y por ejemplo, no hay personal para trabajo de bodega. Éste es otro problema con el que se topan las inversiones en Valle de Uco. Todas las bodegas están creciendo en cierta forma, entonces el personal es escaso. También estamos trasladando gente de Luján a Vistaflores, pero no tenemos suficientes alquileres para que la gente viva. A futuro, tendremos que desarrollar el tema cooperativa de viviendas", apuntó Vigil.

Retomando el tema inversiones, en Vistaflores, este año se ampliará la capacidad de la bodega a  4 millones de litros más y se sumará un nuevo galpón de insumos, al de 5.000 metros cuadrados.

El grupo que pertenece a la familia Catena, exportó el año pasado, cerca de 12 millones de litros. "El crecimiento de Álamos fue exponencial, así como la línea Catena y Saint Felicien. Hoy estamos elaborando para la demanda del 2012, que esperamos sea de 19 millones de litros. Estamos corriendo un riesgo e invirtiendo según nuestras estimaciones. También seguimos invirtiendo en viñedos propios (que cubren sus líneas de alta gama), implantando entre 75 y 80 hectáreas anuales. Este año pensamos implantar en Medrano y Anchoris,  alrededor 200 hectáreas anuales, de las cuales el 75% es Malbec", adelantó Vigil.

Más inversiones

Bodegas de mediano tamaño que están entre las 15 principales exportadoras de Argentina, como Navarro Correas, también aumentaron su capacidad instalada. Gaspar Roby, director de Enología y Operaciones, señaló que desde la empresa han acompañado el  crecimiento en los mercados de exportación (particularmente de Estados Unidos) con  inversiones en maquinaria, capacidad instalada y viñedos. "Este año desarrollamos más de 10 nuevas hectáreas. En los últimos 4 años, la inversión de Diageo Argentina para su negocio de vinos asciende a más de 14 millones de dólares, incluyendo 1.5 millones de litros  en ampliación de  capacidad instalada en tanques de acero inoxidable,  2 lagares para recepción de uvas tintas (uno de ellos incluye doble  cinta de selección y manejo de mosto a través de gravedad), prensas y equipos de microxigenación. La inversión también se ha destinado a la implantación de viñedos con la incorporación de 10 hectáreas a  nuestra superficie cultivada. Tenemos planes de aumentar nuestra  capacidad instalada en tanques de acero inoxidable otros 3 millones  de litros adicionales y seguiremos con la implantación de viñedos  durante 2010", confió Roby.

Por su parte, Ricardo Rebelo, CEO de Finca Flichman, apuntó que dada la importante demanda de vinos Premium en los mercados externos, la bodega planea nuevas inversiones en viñedos, en cultivo de Malbec de gran calidad. "Tenemos pensado plantar cerca de 80 hectáreas de Malbec en Tupungato".

Flichman hizo una resonante inversión, comprando la bodega que tenía Pernod Ricard en Perdriel, para ampliar su capacidad de producción en más de 6 millones de kilos.

Otras bodegas medianas, tienen una dinámica de venta diferente a la de los grandes grupos. Norton, que trabaja los mercados externos con una sola marca, amplió el año pasado su capacidad de vasija en 500 mil litros y esperará un poco más para seguir con las inversiones, ya que su capacidad para satisfacer la demanda está satisfecha. Su  gerente de Operaciones, Luis Steindl, explicó que "en los planes está construir un nuevo cuerpo de bodega, más lugar para oficinas, bombas, filtros y fraccionamiento. Esto se esto se hará según los planes de inversión a 1, 5 y 10 años".

Norton también amplió viñedos, implantó 50 nuevas hectáreas y proyecta implantar 50 más este año. "La inversión anterior fue prioritariamente Malbec. Las nuevas serán 50% Malbec, pero también Sauvignon Blanc, Petit Verdot y Cabernet Franc. Tenemos que competir en otras categorías, porque concentrarse exclusivamente en Malbec es muy peligroso", opinó Steindl.

Gabriela Malizia
gmalizia@areadelvino.com

Algunos hablan de implantar hasta 200 hectáreas de Malbec por año.

Algunos hablan de implantar hasta 200 hectáreas de Malbec por año.

Falta Malbec: ¿problema estructural o pobres cosechas?

No hay una respuesta definitiva a esta pregunta. Para todos los expertos consultados, existe una suma de factores, donde pesan mucho las magras cosechas, aunque también se menciona la lentitud de inversión frente a la demanda.

Daniel Pi enfatiza que existen tanto razones estructurales como climáticas. "Estimo que hay un problema estructural de muchos años en viñedos de uvas destinadas a vinos básicos y mostos. Viñedos obsoletos con bajos rindes y por ende, rentabilidades bajas o negativas han producido una desinversión en este segmento del mercado. Mientras tanto, los viñedos destinados a vinos de gamas superiores con rentabilidades más elevadas y rindes normales para este tipo de producto han sido un buen negocio y su superficie se ha incrementado en los últimos años aunque quizá no en la misma proporción de los incrementos en las ventas. Además, debemos tener en cuenta el factor climático que en los 3 últimos años nos ha jugado en contra (peronóspora y heladas tardías en 2008, heladas en floración en 2009 y heladas de primavera y zonda en floración en 2010)".

Por su parte, Alejandro Vigil opinó que la escasez responde más a los ciclos de cosecha, que a un problema estructural de falta de viñedos. "No es falta de inversión en la viña, nosotros tenemos muchos productores que trabajan a la alta escuela y así y todo tuvieron mermas del 60%. El problema fue la helada tardía. Hemos encontrado flores quemadas y hay una disminución de producción, sobre todo para las variedades más sensibles". Vigil apuesta a que si la demanda sigue creciendo, en algún momento se van a equilibrar los números del Malbec. "Están entrando en producción muchos viñedos nuevos implantados en Valle de Uco con Malbec. Éstos van a producir en los próximos años y si vuelve la cosecha al 100%, vamos a satisfacer la demanda. Debemos tener cuidado al entusiasmarnos con la demanda para que no haya una sobreoferta como nos pasó en los años 80, cuando arrancamos miles de hectáreas de tinto para poner blanco", advirtió.

La respuesta de Gaspar Roby remarca la escasez estructural. "La marcada caída en los stocks de vino tinto que venimos sufriendo se  debe principalmente a las pobres cosechas de uva Malbec en las dos últimas vendimias, lo cual no hace más que agudizar una tendencia  donde claramente el incremento en la demanda no ha sido acompañando  por inversiones en viñedos de alta producción y tecnificación. Los  altos precios en la uva (y vinos) harán más atractiva la inversión en viñedos durante los próximos dos años". A la pregunta de si se corre peligro de no poder satisfacer las demandas externas de Malbec para 2011, Roby señaló: "Yo no diría que llegaremos a ese extremo tan pronto, pero los líderes de la industria local deberemos empezar a considerar más  seriamente la implantación de viñedos con alta tecnología y material  libre de virus para asegurar un crecimiento que sea sostenible a largo plazo".

Por su parte, Ricardo Rebelo enfatizó que "en Argentina nos estamos enfrentando a un cuello de botella con fuertes consecuencias futuras en toda la industria. Si no existe razonamiento, todo este proceso va  a terminar mal y quienes más sufrirán serán los viticultores. Es muy importante que se saquen conclusiones en base a los antecedentes  australiano y chileno. ¿Si hay peligro de no poder satisfacer la demanda para el 2011? ¡Claramente!", respondió.

 

Menos determinante fue la respuesta de Luis Steindl: "No es uno u otro. Se ha implantado Malbec pero mucho no entran en producción. Además, en los primeros 4 años, la calidad de la uva no es lo que uno quiere, la planta debe estabilizarse. Por otro lado, no se ha hecho suficiente para acompañar el crecimiento en tiempo y forma y si sumamos los años malos, de baja producción, tenemos este resultado".