09/09/2009

Opinión

Arquitectura de bodegas

La tendencia habla de lujosos edificios que albergan tanques, barricas y botellas, que se amplían a spas, restaurantes, salas de conferencia y hoteles boutique. Todo esto, persiguiendo un único objetivo: impactar. Bienvenidos a las nuevas bodegas del Siglo XXI.

Mariano Braga
info@marianobraga.com.ar



¿Cuál es el sentido de tener una bodega con un diseño peculiar? "Llamar la atención" responde sin titubear Clorindo Testa, arquitecto y reconocido artista plástico. Como afirman desde el estudio de arquitectos Bórmida & Yanzón, el carácter de una bodega es un atributo fundamental: "contribuye a definir la imagen de marca y la identidad del producto ante el potencial consumidor y así ayuda a hacerlo memorable". La creatividad está a la orden del día y como asegura el arquitecto Edgardo Gottfried, "un empresario inteligente usa la creatividad como ventaja competitiva".

Idear el diseño de una bodega no es una tarea sencilla. Habrá que evaluar el lugar, el presupuesto, las intenciones del arquitecto y los requisitos del dueño. "Cuando Vittorio Moretti me pidió el diseño de su bodega para sus nuevos viñedos en Suvereto, me pareció entender que más allá de los aspectos funcionales, la bodega necesitaba, sobre todo, generar una imagen que pudiese comunicar la pasión y el compromiso necesario para apoyar esta aventura", cuenta Mario Botta, una de las máximas eminencias de la arquitectura mundial, para describir su trabajo en Petra, una bodega en el corazón de la Toscana.

Nada que resulte extraño en Argentina, donde ya casi es costumbre ver bodegas impactantes brotadas de una tierra en donde parece no existir nada más: edificios rodeados de paisajes inexplicables por su belleza. Clorindo Testa asegura que este entorno "definitivamente beneficia a la construcción, porque no existen reglamentaciones a las que atenerse".

El arquitecto Marcelo E. Braga opina que "la presencia de un entorno natural único da la posibilidad para que el arquitecto se nutra y logre elaborar una imagen expresada dentro de un perímetro libre, en un fabuloso contexto donde el edificio aparezca flotando, confundido y enraizado con la naturaleza".

A estas palabras se suman las de Edgardo Gottfried, quien señala que "el entorno es fundamental: caminar por el lugar de implantación de la bodega, tomar del entorno las vistas, el aroma, sus brisas, los sonidos. Todo ello es fuente de inspiración para lograr una buena y contundente idea, en la que se basará todo el proyecto". Por su parte, el arquitecto Gabriel Japaz, confiesa que ‘hay muchas puntas que uno puede tomar como disparador, pero sin dudas, lo que más me inspira es sentarme en el lugar por horas, hasta que el paisaje me cuente qué es lo que necesito.'

Sólo alcanza con visitar Mendoza, Cafayate o Río Negro para comprender, casi a la perfección, la desnudez y la aparente falta de vida de esas regiones, donde sólo sobrevive la vid y la exuberancia de esos raros edificios nuevos.

La evolución del mercado vitivinícola

Es indudable que, en las últimas décadas, hubo una fuerte reconversión dentro del mercado del vino. Como puntualiza Marcelo E. Braga, "los lazos y vínculos que propone el vino ya no tienen límites sensitivos ni sentimentales. Todo este cataclismo de cambios y sensaciones no podían ser albergados, elaborados y expresados en los antiguos edificios fríos y lúgubres. Fue necesario mostrar esta imagen, esta revelación, en una nueva ‘caja de resonancia' que contuviera en su volumen, la capacidad de hacer explotar el contenido emocional de sus visitantes."

La  opinión de José Manuel Ortega, de O. Fournier, plantea otro punto de vista por demás interesante: "Yo no estoy seguro de que cambió el mercado, creo que siempre hubo bodegas que realizaron esfuerzos arquitectónicos que probablemente en su momento fueron consideradas vanguardistas. Yo, por ejemplo, estoy enamorado de las bodegas de finales del siglo XIX que todavía se pueden apreciar en Mendoza como la bodega Los Toneles, una de las más bonitas que haya visto en el mundo".

El equilibrio entre diseño y funcionalidad

La clave en la arquitectura de cualquier bodega es la de poder amalgamar un gran diseño con su aptitud para elaborar vinos, en definitiva, el fin primero, el último y el fundamental. "En bodegas con volcado carácter arquitectónico, algunas veces se olvida que deben ser diseñadas para elaborar vino en las mejores condiciones técnicas posibles", asegura José Manuel Ortega.

Para apoyar esta visión, Clorindo Testa sugiere una visión interesante: "A veces veo a las bodegas como un despropósito, casi como si fuesen un templo. En realidad, una bodega existe para hacer vinos. Tener una especie de santuario para las barricas me parece un poco exagerado".

DesignCrave es un magazine on line de Estados Unidos que decidió, a principios de junio de este año, agrupar una decena de bodegas cuya arquitectura sobresaliese del resto. Escogió desde estructuras imponentes hasta edificios de líneas rectas y estilo minimalista, todo bajo el paraguas de lo que llamó "las 10 maravillas arquitectónicas del mundo del vino".

Puesto 1: Dominus Estate- Napa Valley, California, Estados Unidos

Puesto 2: Peregrine Wines- Gibbston, Queenstown, Nueva Zelanda

Puesto 3: Merus Wines- Napa Valley, California, Estados Unidos

Puesto 4: Bodegas López de Heredia Viña Tondonia- Haro, Rioja, España

Puesto 5: O. Fournier- La Consulta, Mendoza, Argentina

Puesto 6: Petra- Suvereto, Toscana, Italia

Puesto 7: I. Boutaris & Son S.A.- Megalohori, Santorini, Grecia

Puesto 8: Artesa Vineyards & Winery- Napa Valley, California, Estados Unidos

Puesto 9: Collemassari- Cinigiano, Toscana, Italia

Puesto 10: Leo Hillinger Winery- Burgenland, Neusiedlersee, Austria

 

*Esta nota fue publicada en la revista del Club del Vino

Mariano Braga
info@marianobraga.com.ar

=

Comentarios

Gloria Aronna 2009-09-11

Muy buena nota sobre las bodegas creadas por arquitectos. Me gustaría saber cómo me puedo informar para organizar un paseo turistico"ruta del vino" y llevar clientes.

Andrea Dalmo 2009-09-10

Felicitaciones por la nota. Soy socia del club desde hace varios años y pude leer el artículo completo que es imperdible, con excelentes contenidos; una lástima que acá lo hayan acortado. La nota con César Pelli es un hallazgo.

Comentar
O. Fournier fue una de las 10 bodegas elegidas por DesignCrave como

O. Fournier fue una de las 10 bodegas elegidas por DesignCrave como "maravilla arquitectónica del mundo del vino".

=

10 bodegas argentinas que usted no debería perderse

Hacer turismo por bodegas de la Argentina es una experiencia realmente fenomenal. Sin necesidad de recorrer el mundo (tarea que tampoco resulta muy tediosa), en nuestro país hay maravillosos ejemplos de bodegas arquitectónicamente impecables y con propuestas de enoturismo imperdibles. En Patagonia, Cuyo o el Norte, el pretexto es viajar y disfrutar de momentos inolvidables con el vino de por medio. Algunas de ellas son:

  • Finca Decero- Bajo las Cumbres 9003, Luján de Cuyo, Mendoza
  • Vistandes- Rutas N° 60 y Carril Urquiza, Maipú, Mendoza
  • El Esteco- Ruta Nacional 40 y Ruta Nacional 68, Cafayate, Salta
  • Viniterra- Avenida Acceso Sur Kilómetro 17,5, Luján de Cuyo, Mendoza
  • Achával Ferrer- Calle Cobos 2601, Luján de Cuyo, Mendoza
  • NQN. Viñedos de la Patagonia- Ruta Provincial 7, Picada 15, San Patricio del Chañar, Neuquén
  • Ruca Malén- Ruta Nacional 7 Kilómetro 1059, Luján de Cuyo, Mendoza
  • Tempus Alba es una bodega con un diseño simple pero efectivo, llevado adelante por los
  • Valle Perdido Patagonia Estate Winery- Ruta Provincial 7, Picada 6, San Patricio del Chañar, Neuquén
  • Los Toneles- Bandera de los Andes 1393, Guaymallén, Mendoza