10/07/2009

Recursos Humanos

Cae la demanda de personal temporario para bodegas y fincas

Julio y septiembre son meses pico en lo que respecta a contratación de personal temporario para poda y fraccionamiento. Sin embargo, este año no se presenta igual que el anterior. Según las empresas de Recursos Humanos, los pedidos han disminuido alrededor del 15%. La razón: optimizar trabajo y ahorrar.

Laura Saieg
[email protected]



Todos los rubros del sector vitivinícola se están viendo afectados. Julio y septiembre se caracterizan por ser meses fuertes para los pedidos de personal temporario, tanto para bodega en el área del fraccionamiento, como para finca en las tareas de poda y labores culturales. Según manifiestan los responsables de las empresas de Recursos Humanos de Mendoza, la situación en julio de este año se presenta muy distinta a la de 2008 con una baja del 15%.

Esta caída en la demanda está influenciada por la crisis. Las empresas vitivinícolas están trabajando con personal propio, optimizando la labor de cada uno de ellos. De esta manera, se reducen costos.

A pesar de esto, la realidad muestra que hay bodegas, las de gran tamaño en su mayoría, que han mantenido el pedido de personal sobre todo para poda, mientras que en el área de fraccionamiento trabajan en el día a día con la gente que ya tienen. En el caso de las empresas chicas, la situación es completamente distinta: siguen contratando, pero en muchos de los casos lo hacen en negro.

Andrés Sáenz, ejecutivo de Sesa Select en Mendoza, evaluó que este año ha notado una caída del 10% en cuanto a la cantidad de horas trabajadas. "Estamos observando que las bodegas están preocupadas por optimizar los recursos que ya tienen, siendo más cautos con el trabajo y sin pagar horas extras. De esta manera, están teniendo un mayor control y no hacen derroches como en 2008".

Este consultor, que provee personal para trabajo temporario, destacó que "el desplome en la demanda para fraccionamiento se ha visto propiciado por la caída del consumo e influenciado por las empresas que no quieren sobre stockearse".

En relación a los trabajos de viña, Sáenz indicó que este año, para ahorrar, las bodegas chicas se las están arreglando de forma precaria, con menos personal, cuadrilleros que les facturan o en negro. "Algo que nosotros no recomendamos".

Por su parte, Carlos Caselles, presidente de Master Consulting, indicó que se nota una baja del 15%. "El mercado está muy cauto, las empresas están temerosas por el futuro, de esta manera tratan de trabajar con el personal que ya tienen". Frente a esto, comentó que puede ser que el trabajo en negro sea la alternativa de algunas empresas.

Caselles tiene una visión que no coincide con la de Sáenz. "Tanto las empresas grandes como chicas están reduciendo su plantilla. La diferencia es que las primeras siguen contratando, pero en menor medida y las chicas lo hacen pero con menos personal. Por ejemplo, el fraccionamiento lo hacen en otra bodega o puerta a puerta".

A diferencia de sus colegas, Diego Cevinelli, gerente general de Eficiencia Empresaria, comentó que "la disminución es relativa, algunas bodegas hicieron reducciones por cuestiones presupuestarias pero otras mantuvieron el ritmo y hasta incrementaron sus pedidos".

Mirando hacia el futuro, Cevinelli dio su perspectiva: "El panorama económico nacional e internacional se aclarará y esto sin dudas ayudará a tomar decisiones. Esperemos que sean para reiniciar inversiones y otro tipo de decisiones asociadas al crecimiento".

Fuente: Esta nota fue publicada por el Suplemento Fincas, de Diario Los Andes. 

Laura Saieg
[email protected]

=
Las empresas vitivinícolas están trabajando con personal propio, optimizando las labores, de manera de reducir costos.

Las empresas vitivinícolas están trabajando con personal propio, optimizando las labores, de manera de reducir costos.