18/06/2009

Vinos orgánicos

Buena calidad y buenos precios

Esto fue lo que destacaron los importadores que llegaron a la provincia del vino para participar de la primera ronda de negocios organizada por ProMendoza. Acá algunos de los consejos que dieron sobre los vinos orgánicos de Argentina.

Laura Saieg
[email protected]



Importadores de vinos y mostos orgánicos provenientes de EEUU, Europa y Asia se reunieron esta semana con empresas locales en la primera misión comercial inversa que se realiza para el sector en la Argentina. En esta oportunidad participaron ocho importadores y más de 30 empresas locales. Actualmente, hay en el país 46 empresas registradas, productoras de vino orgánico. La ronda de negocios se llevó a cabo desde el 16 de junio hasta hoy, jueves, en la Enoteca del Centro de Congresos y Exposiciones de Mendoza.

Roy Titterton, importador de Estados Unidos, vicepresidente de la División Vinos de Royco International de Nueva York, mencionó a Día a Día del Vino que la calidad que encontró en esta oportunidad fue sorprendente. Mencionó además, que "las bodegas deben enfocar un pequeña producción a este estilo de vinos porque es lo que se viene. Hay una tendencia en los últimos seis años, de incorporar alimentos y vinos orgánicos en la dieta diaria, sobre todo en Europa. Sin embargo, Estados Unidos se adecua fuertemente a las modas, y el consumo en este país ha crecido mucho".

Destacó además que vio excelentes Malbec, pero se sorprendió por la calidad de los vinos Torrontés. "Creo que esta cepa dentro de algunos años va a estar pisándole los talones al Malbec. Acá es donde tienen que enfocarse, ya que las otras variedades, a mi parecer son más de lo que se ve en todo el mundo".

Por otro lado, Jem Gardener, Managing Director de Vinceremos Organic Wines, el importador más grande de Reino Unido, remarcó cuáles fueron algunas de las características que no le gustaron de los vinos argentinos, pensando en el consumidor de UK. "Probé vinos que me parecieron añejos, con mucha madera, y en donde los aromas de la fruta se han perdido". De esta manera, Gardener dijo que las tendencias marcan todo lo contrario.

En cuanto a las características que deben tener, el importador de Reino Unido destacó que algo muy importante es que los vinos además de ser orgánicos, sean biodinámicos y que entren en el sistema de "comercio justo"; otro aspecto fundamental que mencionó fue que los vinos no deben tener agregado de sulfuro. Además, "hay que tener en cuenta que la persona que está interesada en comprar este estilo de vinos sabe más de productos orgánicos que de vino. De esta manera, deben pensar que no tienen que ofrecerle un vino a un especialista sino todo lo contrario, es por esto que debe ser un vino fácil de tomar, con mucha fruta, amable, y principalmente que no sean caros".

Cómo les fue a las bodegas

La encargada del sector Orgánicos de ProMendoza, Noris Rivarola, mencionó a Día a Día del Vino, que la ronda superó las expectativas ya que hubo más de 30 bodegas inscriptas. "Creo que desde hace años que se ve un crecimiento en relación a los alimentos orgánicos, y el vino no podía quedarse atrás. Además, este evento contó con la participación de muchas bodegas chicas, que están entrando al negocio del vino, lo que demuestra el interés por este estilo de productos".

Desde la bodega Krontiras, Inés Iuri, contó que este tipo de rondas favorece el acercamiento y el primer contacto con el importador. "Nosotros estamos incursionando en el vino orgánico desde el 2004. Creo que desde que comenzamos hasta ahora el interés de los consumidores es cada vez más grande; están ávidos por conocer más vinos orgánicos, planet frindly y biodinámicas".

Pablo Dessel, director Comercial de Vinecol, comentó que la participación estaba enfocada en un contacto con el que vienen dialogando desde hace dos años, de Japón, y esperan poder cerrar en esta oportunidad algunos negocios. Por otro lado, mencionó que al ser productos tan nuevos, y que la gente los está conociendo´, hay que generar y ayudar al importador. "No sirve de nada si la acción de la bodega sólo es mandar el producto y cerrar trato, hay que ayudarse mutuamente, para que ellos se sientan acompañados. Nosotros establecemos relaciones viajando hacia el mercado, haciendo degustaciones en diferentes puntos de ventas, entre otras cosas".

Por último, Diana Santolini, directora de Pulmary, que comercializa sus productos en Estados Unidos, Bélgica, Alemania, Italia e Inglaterra, dijo que esta ronda de negocios demuestra, más allá del crecimiento de la demanda, un fuerte crecimiento en la oferta. "Esto que está sucediendo es muy interesante para salir y conquistar mercados como marca Argentina".

Laura Saieg
[email protected]

=
Algunos importadores se quejaron por el

Algunos importadores se quejaron por el "exceso de madera" que poseen los vinos argentinos.