11/06/2009

Inversiones

A pesar de la crisis, las bodegas siguen apostando al crecimiento

Los grupos Diageo y Moët Hennessy inauguraron en Mendoza nuevas plantas elaboradoras. Navarro Correas levantó una bodega para productos Premium. Latitud 33 amplió capacidad de producción. Las obras demandaron varios millones de dólares. Por su parte, Tapiz concretó el proyecto de construir un salón dedicado al arte en su Club.

Gabriela Malizia
[email protected]



Tres recientes inversiones realizadas por bodegas de renombre dejan en claro que "a mal tiempo, buena cara". El grupo Moët Hennessy (dueño de Chandon y Latitud 33) invirtió 5 millones de euros a su nueva bodega para elaboración de vinos tranquilos, en Alto Agrelo, Luján de Cuyo, mientras que Tapiz destinó 1,5 millones de pesos en su antigua bodega, para un salón de arte con capacidad para 200 personas.

En tanto Navarro Correas, del grupo Diageo, abrió una nueva planta dedicada al mercado de vinos Premium también situada en Alto Agrelo, en un predio de 50 hectáreas.

Alta calidad

La bodega nueva de Latitud 33 está destinada a elaborar vinos tranquilos de alta calidad (latitud, Valmont, Clos du Moulin, etc.); se encuentra ubicada en Agrelo, Luján de Cuyo, cerca de la bodega histórica de Chandon (que se dedicada sólo a espumantes).

El nuevo edificio posee equipamiento de última generación con una capacidad de elaboración de 4 millones de litros, puede recibir y procesar uva cosechada en bins de 400 kg (descobajadora, prensa). Cuenta con tanques de acero inoxidable de 25.000 y 40.000 litros, generación de frío y calor y está integrada a la planta de tratamiento de efluentes. Fue diseñada en estilo moderno, en armonía con el paisaje mendocino y perfectamente integrada al ambiente que la rodea. El valor de la inversión fue de 5 millones de euros y la obra se terminó a comienzos del 2009.

Vinos Premium

La superficie de la nueva bodega de Navarro Correas, del grupo Diageo, asciende a 12.440 m2 cubiertos. Cuenta con una nave de vendimia y selección, naves de tanques de selección, fermentación y guarda, nave de fraccionamiento, depósitos de estibas, producto terminado y guarda en botellas, nave de barriles, centro de visitas, administración, comedor de personal, vestuarios y sanitarios.

El 70 % de la inversión fue destinado a la adquisición de tierras, viñedos, infraestructura edilicia y tecnología necesaria para consolidar el proyecto de alta gama, mientras que el 30% restante se destinará a infraestructura y tecnología de punta.

"De esta manera la capacidad de producción de un millón y medio de litros en tanques de acero inoxidable e irá creciendo en el tiempo hasta alcanzar la capacidad máxima de cuatro millones de litros. Adicionalmente tendrá una sala de barriles con una capacidad máxima de 2.000 barricas", explicaron voceros de la empresa.

En la actualidad la producción de vinos de Navarro Correas se hace en la Cava Godoy Cruz, un predio de 3.5 hectáreas ubicado en de Godoy Cruz. En 2009, la Cava Godoy Cruz y Finca Agrelo serán las bodegas donde se producirán las distintas líneas de vinos.

Por amor al arte

A su vez, Club Tapiz inauguró el Salón "Pour le Galerie", un espacio creado por amor al arte, donde se puedan realizar eventos y catas.

En el marco de la antigua bodega que posee el Club Tapiz, el artista plástico Sergio Roggerone realizó un mural/collage de 22 metros relacionado a la vitivinicultura.

"El espacio, con una capacidad para 200 personas, cuenta con una cava para degustaciones con capacidad para 20 degustadores, la sala de pupitres para nuestro sistema champenoise de espumantes, totalmente dorada a la hoja, la cava de la bodega donde empezamos a guardar cosechas anteriores y la fábrica de aceite de oliva, donde comenzamos nuestra producción de aceites varietales y que forma parte del proyecto olivícola de Tapiz, para el cual hemos adquirido una finca lindante al Club con el propósito de plantar este año olivos", comentó esta semana a FINCAS su propietaria, Patricia Ortiz.

Como este proyecto consistió en poner en valor la antigua bodega, se cambió en su totalidad el techo (3.300 metros cuadrados), se realizaron estudios y ajustes de estructura por tratarse de un edificio centenario de adobe y luego se procedió al arenado de las cabreadas y cielorraso de cañas, además de limpieza de los toneles que permanecen en 3 de las 4 naves.

Dentro de la nave, se abrieron las piletas de epoxi existentes, formando 3 espacios: la sala del champagne, dorada a la hoja, con paredes "burbujeantes" que custodian los pupitres con las botellas, una sala de cata, acondicionada para 20 catadores, y una sala de guarda de cosechas anteriores que posee 4 ventanas verticales por la que se pueden ver los trajes alusivos a Mendoza y la vendimia realizados por el mismo artista plástico. Al final del salón y luego de cruzar un portón de madera se llega a la fábrica de aceite, equipada con modernas máquinas importadas de Italia, tanques de acero de pequeño tamaño para almacenar el aceite por varietales y tanques decantadores. En la fábrica, abierta al turismo se armó el gift shop.

Completando el proyecto se compraron 4 hectáreas adyacentes donde se plantaran este año olivos de manera intensiva, método que se utiliza en España y Chile. El total de la inversión fue de 1,5 millones de pesos.

Fuente: Esta nota fue publicada por el Suplemento Fincas, de Diario Los Andes.

 

Gabriela Malizia
[email protected]

=
Equipamiento de última generación en la nueva bodega del grupo Moët Hennessy en Argentina.

Equipamiento de última generación en la nueva bodega del grupo Moët Hennessy en Argentina.