28/05/2009

Análisis de Coyuntura

Los escollos que deberá superar Argentina

Panorama económico y laboral; perspectivas de la vitivinicultura y principales tendencias de opinión en el actual contexto de crisis, fueron los temas que abordaron los especialistas en el Encuentro de Análisis de Coyuntura, organizado por Área del Vino. Aquí, un extracto de lo que se dijo.

Gabriela Malizia
[email protected]



"Siguen cayendo los niveles de actividad y empleo, pero lo peor ya pasó", aseguró en su ponencia el licenciado en economía Alejandro Trapé, investigador y titular de Política Económica Argentina en la UNCuyo.

Uno de los indicadores de que lentamente vuelve la confianza, es que hay inversores que están dejando los bonos del Tesoro de los EEUU para ubicarse en algún otro activo de la economía mundial. Otro síntoma es que "la corrida de la gente hacia el dólar en el mundo parece haber terminado, o por lo menos ha frenado. Esto quiere decir que el pánico que teníamos, está cambiando"

En Argentina, no obstante, los signos no son positivos. "El superávit fiscal se reduce aceleradamente y se complica la situación de solvencia del Estado Argentino. Sucede que los ingresos crecieron mucho en términos reales, pero los gastos crecían más", subrayó Trapé

Para el 2010 la situación empeoraría, porque el superávit proyectado tiende a desaparecer y además porque "la tendencia de las cuentas fiscales es muy mala. El resultado de los últimos tres meses es negativo. Si esto continúa la situación será claramente deficitaria. El error argentino fue que todo el aumento de recaudación se gastó, no se ahorró, ahora no tenemos fondo anticíclico", repitió el economista.

Dijo además que si bien las exportaciones crecieron "si uno la desglosa en precios y cantidades, la noticia es peor, porque crecían los precios, las cantidades crecieron poco, por debajo del 10% anual. Las importaciones totales, a su vez, se reducen. Cualquier recuperación que podría tener Argentina en el próximo año, nos va a llevar al ahogo externo, por el proceso de marchas y contramarchas, cuando crecen las importaciones, chocan contra el techo de las exportaciones; esto de que las exportaciones no crecen en volumen puede ahogar el crecimiento en los próximos meses, si eso pasa, se generarán presiones en el mercado cambiario sobre el dólar. Si la economía crece vamos a tener problemas con el dólar, y esto frenará el crecimiento".

A la hora de dar su visión sobre las decisiones que tendrán que tomar las empresas en el próximo año advirtió: "No tomemos decisiones pensando que a partir de 2010 el mundo despega".

Sobre las perspectivas a corto plazo señaló las siguientes- Dijo que "el Gobierno tiene serios problemas fiscales para el segundo semestre. Creo que vamos a presenciar alguna medida desesperada. Lo más probable es que el Gobierno trate de absorber los fondos financieros, por tanto las tasas activas no van a bajar. La obra pública es probable que se frene. Vamos a ver moratorias y controles de evasión muy intensos. En particular irán dirigidos a las grandes empresas y al sector exportador".

En cuanto al crédito evaluó que "es difícil pensar que se reactive rápidamente. Los bancos están sentados sobre su dinero, temen todavía alguna corrida".

Advirtió asimismo que "la única política que tiene alguna chance de aliviar la recesión es la cambiaria. O sea una devaluación que puede hacer recuperar algo de la competitividad cambiaria a las empresas. Pienso que el Gobierno después de las elecciones va a promover la suba del dólar, llegando a $4.20 o $ 4.30 a fin de año".

Sobre la inflación en 2009 explicó que el 2009 podría cerrar con un 16%. El año pasado tuvimos 24%. "Si el panorama recesivo continúa es probable que la inflación siga cayendo. De todas formas 15% es una inflación muy alta en un contexto recesivo".

Panorama laboral en Argentina

Julián de Diego, fundador del estudio líder en asesoramiento laboral empresario y profesor universitario, es investigador en temas laborales individuales y colectivos. En su ponencia subrayó varios temas principales en relación a la situación laboral en Argentina.

Mencionó en primer lugar el peligro de una rebelión en las empresas debido a que el personal jerárquico no ha recibido los mismos aumentos que los trabajadores de base. "La pirámide salarial no es un pirámide, es algo chueco, retorcido. ¿Si no le damos compensación en justicia al gerente, cómo se va a poner la camiseta? ", se preguntó.

Hoy, dijo, hay 60 sindicatos en todo el país tramitando personería jurídica para representar a los gerentes.

En cuanto a los Trabajadores, indicó que los de la generación Y quieren participar directamente de las decisiones porque no se sienten representados por sus dirigentes gremiales." Aparece la gente joven que se comunica por mensaje de texto. La tecnología está al servicio de la rebelión. Hay cada vez más información menos profundidad. Las carreras se hacen mas cortas. Hoy la iconoclastía es el rechazo al principio de autoridad, en la casa, la escuela y en el trabajo. Cuando se rechaza este principio se quiebran los contratos sociales. Consecuencia: estado asambleario combinado con la participación. Como nadie cree en sus dirigentes, para tomar decisiones, lo primero es asamblea".

De Diego asegura que en Argentina hay un "liderazgo de la dirigencia gremial por la retracción salarial que genera un clima muy negativo y la negociación colectiva de salarios, se ha entrado en una especie de caos. Hay muchos delegados que crean ideología dentro de las empresas. Están todos conectados porque hay más celulares en Argentina que habitantes Hay 42 millones de líneas y 40 41 millones de habitantes. Encontraron que la fórmula de tener protagonismo es hacer un reclamo más por día. Termina generando lo mismo que buscan los trabajadores, el estado asambleario", enfatizó.

En cuanto al nivel de actividad aseguró que en el país hay una palabra prohibida y es "despidos". "El gobierno no quiere que haya Despidos sobre todo hasta el 28 de Junio. Por tanto creó un sistema, da a las empresas una parte del sueldo de las personas que están suspendidas y la suspensión no tiene límite de tiempo, En este momento hay 250 mil personas suspendidas con este sistema".

Pronósticos laborales

Acorde a las estadísticas del Indec el desempleo se situaría en diciembre de 2009 en el 12%. No obstante, si se incluye en la tabla a los desempleados que no buscan trabajo (subempleados para el Indec) y a los subempleados demandantes (los que buscaron empleo en la última semana), más los planes sociales, se estaría en una desocupación cercana al 26%.

En cuanto a los salarios 2009 explicó que ningún sindicato quiere firmar por un año, firmaron por seis meses, con una suma fija hasta octubre. Hay cerca de 50 sindicatos del sector privado, además, que firmaron un acuerdo de aumento salarial 0 por 2009, con la condición de que las empresas mantengan los puestos de trabajo.

"Apenas el Gobierno termine las elecciones para poder levantar la puntería del deterioro que significa el proceso electoral, para restablecer el poder, se calculan ajustes del 13 y 18% en los salarios para el segundo semestre del año. Obviamente esto dependerá de cuál sea el nivel de actividad, ya que si éste no se estabiliza no habrá chance para negociar", advirtió el experto.

Vitivinicultura en tiempos turbulentos

Así se denominó la exposición de Javier Merino, director de Área del Vino. Tras hacer un repaso del lugar que tienen los vinos varietales y embotellados en el mercado de vinos argentinos y en las exportaciones, Merino subrayó que Argentina se encuentra ante un fenómeno de demanda dominante.

En cuanto a consumo, en comparación con otros países, la variación histórica que ha tenido Argentina es negativa. "En Argentina hay una caída en el consumo interno histórico y un crecimiento en la facturación, esto implicado por el crecimiento de los varietales. Hay un desplazamiento de la demanda hacia vinos de mayor precio relativo".

A la hora de hablar de Costos enfatizó que "en el último año el vino de traslado creció 32% en niveles nominales, mano de obra 24%, fertilizantes cayó, el vidrio aumentó 9%, la energía eléctrica 9% y la maquinaria agrícola 15%. "Todos los costos de la industria crecieron este año, algunos por encima de la inflación. El costo de financiamiento del capital de trabajo creció 147%. El precio del vino en promedio, en cambio, creció 14% en precio. Esto habla de un proceso de deterioro de márgenes en la industria", dijo Merino.

El contexto internacional

La demanda de vinos depende del crecimiento de la economía. El FMI ha realizado un reporte donde indica que a nivel mundial espera pasar de un crecimiento de 1,6% en 2008 a una caída de 2,8% en 2009 y una recuperación del 0,5% en 2010. La previsión FMI indica que recién en 2014 tendremos el crecimiento que teníamos hasta 2008. "El proceso será largo. Esto insisto tiene impacto en la demanda global de vinos", adelantó.

En el mercado externo crece el vino fraccionado y el precio. El mayor crecimiento se da en vinos rosados. Estos vinos tienen más rotación, y por tanto menos inmovilización de un tinto de guarda. Argentina en EEUU siguió creciendo 42%, y en Canadá 30%. Dos franjas de precios crecieron más: son los Premium y Súper Premium. Tuvieron una fuerte caída los vinos de bajo precio.

Merino destacó el dato de que en Estados Unidos Argentina es el único país que crece, seguida por Chile. "El resto siguen cayendo. Si lo vemos en volumen pasa lo mismo. Excepto Sudáfrica que crece en volumen y no en facturación. Cuando uno mira las exportaciones el efecto precio y efecto cantidad. Si aumentamos precio pero si también aumentamos cantidades el proceso es sólido. El salto debe ser de mayor productividad física".

La clave son los vinos tintos y la franja Premium. "Allí es donde se encuentra la mayor dinámica en el mercado norteamericano. Además allí le estamos ganando a los vinos californianos". En tanto remarcó que "todos disminuyen la apuesta a Reino Unido que tiene una caída de PBI muy importante, alta concentración en distribución y políticas de stock de manejo de inventario, que presionan mucho a los vendedores: es un mercado que ya no conviene tanto y muchos se retiran.

Decisiones empresarias

Basado en el análisis de un modelo de empresas que incluye a 65 bodegas de segmento medio, con permanencia en el mercado de más de cinco años.

Merino observó que el 48% tiene una tasa interna de retorno menor al 5%.

El camino estratégico para estas empresas es subir el precio promedio. "Para poder subir hay que apelar a otros conceptos no fundamentales como tener buena uva, buen vino y premios. Faltan mejoras en calidad en toda la cadena, enfoque de mercado, expertise de los ejecutivos, marketing, publicidad. Este es el más difícil al interior del negocio. El más fácil es hacer descuentos para aumentar volúmenes".

Otro camino es enfocarse en los vinos Súper y Ultra Premium. "Argentina está en ese camino, tiene 28% de crecimiento en la categoría Súper Premium".

El especialista añadió que la mayoría de las bodegas observadas que tienen crecimiento exportador, están en línea directa de crecimiento de su portfolio de producto. "La pregunta es si la que están debajo de las lideres tienen la capacidad financiera para seguir ese tranco, porque desde el punto de vista financiero son las más atacadas".

En cuanto a la facturación promedio señaló que las que facturan más en promedio por marca son también las bodegas que más crecen en exportación. El 20% de las 2000 marcas argentinas factura el 80% del vino exportado y el 80% de las marcas facturan el 20% por exportaciones.

"Si tengo que recomendar algo -dijo Merino - es no disperse esfuerzo, ponga foco en mercado, en marcas porque lo que tiene que hacer es consolidar la facturación promedio por marca, que es lo único que va a garantizar la permanencia posterior a la crisis".

Tendencias de Opinión en el contexto de crisis

Constanza Cilley es directora comercial y de investigación de TNS Gallup Argentina. En su exposición brindó varios datos que merecen ser analizados en cuanto a cuales son las principales preocupaciones de los argentinos y cómo los cambios coyunturales de los últimos dos años golpearon las expectativas positivas que tenía el país hasta la asunción de Cristina Kirchner. Así, en la primera medición de febrero de 2007, 7 de cada 10 argentinos, dijeron que la inflación era una preocupación importante.

"Cuando los argentinos tienen expectativas positivas se basan mucho más en el presente que en el futuro. Hay una brecha muy grande en todas las mediciones, entre la expectativa de presente y futuro. Aún en épocas de optimismo vemos con incertidumbre el futuro a mediano y largo plazo", explicó Cilley.

Según TNS Gallup, desde 2007 el Gobierno viene perdiendo sistemáticamente capital político, la baja importante es el conflicto del campo. "En primer lugar el conflicto gobierno campo fue percibido como un conflicto nacional, no sectorial. La población cuestionó los cortes de ruta, el 62% estaba en contra. pero el 50% dijo que el campo tenía razón. Hoy el 62% desaprueba la tarea presidencial y cree que la evolución de la economía es equivocada".

Hoy el principal problema para la opinión pública es el de la seguridad, pero no sólo para Argentina sino para todos los países de América Latina. "Con Menem apareció el problema de la corrupción. Después de la crisis de 2001 el problema de la pobreza y del hambre. Esto muestra que antes de 2001 la percepción de los argentinos era que vivíamos en un país rico. Superior a los otros países latinoamericanos, después de 2001 hubo un quiebre en esta noción y cada vez más aparecen visiones como un país pobre. Hoy Argentina le interesa relacionarse y cooperar más con otros países latinoamericanos".

El impacto de la crisis global

Expectativas mundiales 2009. Para la opinión pública de Argentina y otros 59 países, en 2008 fueron más los que dijeron que el año 2009 iba a ser peor, dijo Cilley. En Argentina las opiniones estaban divididas. Un 30% pensaba que iba a ser mejor y un 33%, peor. "Nunca los argentinos fueron tan optimistas del año por venir que cuando asumió Alfonsín".

En Argentina el 30% teme perder empleo. A su vez, 7 de cada 10 argentinos espera que la crisis internacional afecte al país y 4 cada 10 dice que durará por lo menos un año. Aparece el fantasma del desempleo, inflación y pobreza. El 68% de las personas pensó en reducir gastos, 6 de cada 10 dijo que no podría ahorrar. Entre los países del mundo con más miedo al gasto, se cuentan, además algunos clientes importantes de Argentina, como Estados Unidos, Reino Unido y Alemania.

Las encuestas entre empleados revelaron que el 44% no sabe qué pasará con la empresa en la que trabaja.

A nivel mundial se percibe una crisis prolongada. Se espera una recesión global. Países como Portugal, Italia, España, Reino Unido y EEUU están particularmente pesimistas. Algunos países piensan que la crisis afectará más al mundo que a ellos, Australia. Otros piensan que la crisis afectará al mundo y a ellos por igual; Argentina está en este grupo de países.

 

Gabriela Malizia
[email protected]

=
Julián de Diego, fundador del estudio líder en asesoramiento laboral empresario, durante su didáctica exposición.

Julián de Diego, fundador del estudio líder en asesoramiento laboral empresario, durante su didáctica exposición.