28/05/2009

Opinión

Fraccionamiento de vinos: consejos útiles para disminuir costos

"Planificar, controlar y ajustar. Conceptos tan antiguos y vigentes, como ahorrativos". Así resume el contador Raúl Fabris su serie de consejos para el proceso de fraccionamiento, una tarea que puede acarrear fuertes dolores de cabeza.




Frente a las diferencias existentes en las bodegas con relación al fraccionamiento de vinos en botella y conforme a observaciones efectuadas, se elabora el presente trabajo como introducción al tema, que en general carece de bibliografía específica.

En el proceso de fraccionamiento, adoptar las normas de control que  aquí se sugieren puede que sean resistidas por quienes aduzcan su costo de mantenimiento. No es difícil probar lo contrario. En primer término, es indudable que el colaborador que se sabe controlado, rinde mucho más que el que no lo está. No por mantener sobre los operarios una vigilancia estricta, tratando de impedir todo movimiento perdido, toda conversación, toda distracción, etc., con el  objeto de que no desperdicie un solo minuto de su sueldo; se garantizarán resultados eficientes. Sí, por el contrario, se hace participativo al trabajador en este proceso, no deliberativo, partiendo de la base que se trata de colaboradores conscientes, con sentido de la propia responsabilidad y que quieren conservar sus puestos, el solo hecho de que se les mida la labor, es suficiente para elevar considerablemente el rendimiento. El hecho de saber que cualquier error o atraso será observado (existiendo previa enseñanza a quienes intervienen en el fraccionamiento), o que saldrá a la luz automáticamente, y la convicción de que no podrá quedar impune, hacen redoblar la atención y mejorar la calidad del proceso con un costo razonable y ahorros significativos.

Se sugiere tener en cuenta las siguientes recomendaciones: 1. Planificar (presupuestar) ventas internas y externas anuales. De esta planificación sobrevendrán la cantidad y calidad de los insumos necesarios. La base: sus registraciones. Esto permitirá a la empresa conocer necesidades financieras mes a mes; anticipar pedidos críticos; pactar mejoras de precios y condiciones; planear sus acopios según disponibilidad de espacio. En definitiva: tomar la delantera.

2. Control de insumos ingresados. Antes de su almacenamiento, rever atributos generales y específicos conforme a los pedidos efectuados previamente y las muestras suministradas por los proveedores. Aplicar el "control de calidad". De esta forma se evitaran costos no previstos de mercaderías que frente a las necesidades de la línea, no son apropiadas conforme a lo pautado.

3. Control en línea por muestreo.

A. Control interno de los mismos operarios por cada sector interviniente en el proceso, desde la vasija o barrica, hasta el inicio de la línea de fraccionamiento de vino, evaluando con sencillas preguntas sobre la base de la extracción de muestras. 

B. Control de término de línea: consistente en diversos controles por hora, evaluando estrictamente, llenado, cierres y etiquetado.

C. Control de Producto Terminado: radica en apreciar rigurosamente el producto en general, incluyendo aspectos legales.

4. Ahorro de costo. Toda línea de fraccionamiento detenida antes de vestir sus productos, genera costos muchas veces evitables. Tal es el caso de mano de obra, traslados, estibado (con todo lo que ello implica), mantenimiento atemperado, roturas, cargos administrativos, etc. Se deberá prever la posibilidad de planificar su fraccionado sin fracturar el proceso, terminando con el vestido de los envases listos para ser transportados a los lugares de distribución para su venta y consumo.

5. Independizar las registraciones del fraccionamiento. Implica separar las secciones inherentes a bodega: fraccionamiento, administración y depósitos. De está forma la administración podrá controlar el sector de fraccionamiento con independencia, lo que permite una evaluación más correcta del proceso.

6. Eficiencia de la línea. Otro beneficio que arroja presupuestar es obtener grados estimados de eficiencia. Analizar si es conveniente incentivar al personal con premios gratificantes. En algunas bodegas los incentivos ayudan a la eficiencia considerablemente; haciendo participe al personal, convocándolo, publicando porcentajes de eficiencia a alcanzar. De esta forma se encadena el sistema con la intención de obtener mejores resultados. Están mancomunadamente todos los elementos, inmersos en el control y ajuste.

7. Control de productos finales. Verificar que la cantidad y calidad de los productos finales no hayan requerido más insumos que los previstos según estadísticas.

8. Sistema de registración al día. Cualquier sistema informático o no, que se posea, llevado al día, en lo que a insumos, estibas y productos finales se refiera, debe concebirse extrínsecamente como una inversión, no como gasto, lo que permite ahorrar cifras insospechadas.

9. Personal tercerizado: hay establecimientos que contratan este tipo de personal y les resulta provechoso. Es positivo, si es idóneo y con buenos conocimientos y experiencia en fraccionamiento y etiquetado de vinos. Deberán reverse requisitos necesarios para salvar responsabilidades en materia laboral, previsional y fiscal. Si medianamente se siguen y aplican estas recomendaciones, los ajustes caen por su peso en todos los pasos del proceso. Repetir el procedimiento, refinándolo, lleva a obtener significativos ahorros y control de cada componente de su sistema. Aprovechar el control de lo presupuestado con los resultados reales, comparar y ajustar desvíos, van de la mano de lo que debe ser una práctica férrea: !las registraciones al día!

Cdor. Raúl E. Fabris

[email protected]

 


=

Comentarios

victor hugo 2009-06-10

Este articulo tiene comentarios muy limitados, falta de profesionalidad, de conocimiento del negocio del vino, a quien va dirigido? si la idea es llegar a empresarios y profesionales hay que mejoran la calidad de la informacion saludos Victor Hugo

Comentar
Por Cdor. Raúl E. Fabris, auditor Operativo, integrante del Estudio Contable Franco y Asociados / gotica@estudiofabris.com.ar

Por Cdor. Raúl E. Fabris, auditor Operativo, integrante del Estudio Contable Franco y Asociados / [email protected]