28/05/2009

Consumo

Vinos dulces: tendencia en aumento

A pesar de que los vinos "cosecha tardía" y "dulces naturales" constituyen aún productos de nicho, de a poco están experimentando un crecimiento en el gusto de los consumidores. Las bodegas han captado esta tendencia y han decidido incorporar estos "vinos de postre" a sus portafolios. Las mujeres y los jóvenes son el público de entrada.

Laura Saieg
[email protected]



Cada vez más bodegas incursionan en el mercado de los vinos tardíos y dulces naturales, también conocidos como "dessert wines" o vinos de postre. Esta pequeña tendencia ayuda a los productores a llegar a dos segmentos: las mujeres y los jóvenes. Es por esto que en los últimos años estos vinos han despertado el interés de los enólogos y se suman varias bodegas que incorporan estos productos a su portafolio.

Dentro de la tipología de dulces existen dos estilos. Por un lado están los vinos "cosecha tardía". La producción de estos consiste en retrasar al máximo la recolección de la uva, logrando así que lleguen a su máxima maduración acumulando mayores cantidades de azúcares. La uva comienza a perder agua lentamente y al ser cosechada en forma tardía se mantiene el dulzor y frescura del vino; además la uva tiene un proceso de sobre- madurez y cuando llega a la bodega casi no se le extrae jugo. En el caso de Argentina, las uvas se levantan dos meses después, por lo general cerca del 20 de abril.

Por otro lado, encontramos los vinos "dulces naturales"; las uvas  se cosechan en la misma temporada que las demás (febrero - marzo), pero la fermentación es interrumpida de forma voluntaria, con lo que se consigue que queden restos de azúcares.

De esta manera se obtiene un vino dulce natural sin ningún tipo de agregado. Estos se caracterizan por ser más económicos, ya que no hay una pérdida en el rendimiento del vino; contrario a los de cosecha tardía que se caracterizan por ser más caros, ya que la producción es mucho más lenta y el rendimiento es menor.

Viscosos y frutados

Ambos vinos se caracterizan por tener un alto contenido de azúcar desde 40/50 gr/l hasta 100 ó más. Son vinos viscosos, con aromas y sabores a frutas sobre - maduras. Generalmente, se los presenta en botellas de 500 cc o de 375 CC. En ellos los aromas naturales de la uva se ven potenciados. "La característica más importante es el equilibrio de la acidez con el contenido azucarino, con el tiempo mejoran increíblemente en botella", explicó Alejandro Vigil, enólogo de Catena Zapata.

Las variedades con las que generalmente se producen son: Torrontés, Chardonnay, Semillón, Viognier, Tocai, Sauvignon Blanc y Gewürztraminer, entre otros. En Alemania es muy común utilizar la uva Riesling para las categorías de cosecha tardía.

Mercado de nicho

Los vinos dulces siendo un nicho en el mercado de vinos. Son productos que de a poco asoman, pero la producción sigue siendo muy pequeña. En cuanto al destino, las bodegas apuntan principalmente al mercado doméstico.

Santiago Achával, uno de los socios propietarios de la marca Achával Ferrer, mencionó que "el crecimiento de marcas en este estilo de vinos se ha ido dando no porque el consumidor los busque más, sino por que es un elemento más en el portafolio de producto, lo que permite a la bodega ofrecer una novedad interesante".

El presidente de Viña Las Perdices, Carlos Muñoz, opinó que "las bodegas lo incorporan porque es un producto diferente, y a la hora de maridar una comida por pasos siempre hace falta para l postre". Agregó que "tanto en el mercado interno como externo, el consumo de estos vinos viene creciendo, pero aún son muy bajos los volúmenes de venta".

Además, Daniel Pi, Chief Winemaker de Trapiche, contó hasta hace tres años ellos no producían este estilo de vinos, ya que los consumidores no los pedían. Sin embargo, desde hace un tiempo vieron cómo el fenómeno fue creciendo, impulsado por el consumo en jóvenes y mujeres.

Trapiche comercializa estos vinos prácticamente en el mercado interno, ya que según explicó Pi, al ser un vino de nicho, en el externo se priorizan otro tipo de varietales, como el Riesling o Moscatel, que tienen más años conquistando consumidores.

Alejandro Vigil mencionó además que el crecimiento en marcas está impulsado por la evolución y aceptación de los consumidores. "Antiguamente este tipo de vinos no era aceptado; creo que de a poco hay un nivel de sofisticación muy importante", aclaró.

Mujeres y jóvenes, a la vanguardia

Parte del éxito se debe a que nuevos consumidores entran en juego. Además, los vinos dulces se caracterizan por ser elegidos, tanto para acompañar el postre, como para una picada con queso azul o simplemente como aperitivo o cocktail.

Una de las bodegas que triunfa con vinos de este estilo es Norton. Fernando Marcos, gerente de Marketing del establecimiento, comentó que "los vinos tardíos inicialmente surgieron como una extrañeza o algo diferencial. Norton Cosecha Tardía es uno de los primeros lanzados en Argentina y en el mercado externo logrando ganar adeptos. El éxito de esta variedad se basa en que realmente es un vino distinto, una propuesta fresca y dulce que cautivó a jóvenes y también a muchas mujeres". Además, "Norton Cosecha Tardía está pensado para un momento para disfrutar de un vino dulce natural".

Para Daniel Pi, una explicación posible es que el gusto por los dulces ha estado impulsada también por el crecimiento de la cultura gastronómica; y principalmente por aquellos consumidores que están incursionando en el vino. "Los vinos dulces son fáciles de tomar y muy ligeros en alcohol (10°)", detalló .

El propietario de Viña Las Perdices comentó que sus vinos apuntan principalmente al segmento femenino. "Nosotros contamos con dos dulces, un Viognier tardío de $45 y un Malbec tipo ice wine - vino helado -. Este último posee un proceso particular de elaboración ya que lo cosechamos muy tarde, en pleno invierno y luego congelamos las uvas para lograr una concentración mayor; estos también tiene un nivel zucarino muy elevado".

Finalmente, Santiago Achával destacó que más allá de los jóvenes y mujeres, las cuales pueden tener gustos menos sofisticados y compran este estilo de vinos por lo dulce que son, ellos apuntan en general a personas sofisticadas que buscan acompañar postres o quesos azules ya que cuentan con una producción muy pequeña de un tinto de base Malbec. "Lo llamamos Dolce y lo vendemos en bodega al turismo y en algunas vinotecas. En general nos ha ido muy bien con la colocación teniendo en cuenta que se vende al público a unos $150".

Fuente: Esta nota fue publicada por el Suplemento Fincas, de Diario Los Andes.

 

Laura Saieg
[email protected]

=

Comentarios

Claudio Garcia Casal 2009-06-03

Los quiero felicitar por la información que siempre tienen en su página. Les informo que tengo un puesto de venta de vinos, en la feria de Mataderos,a la vez, soy elaborador de vinos artesanales inscripto. A las uvas las compro en Villa Atuel, Mendoza. Además, represento en Buenos Aires a los vinos de la costa de Berisso. Quiero informar, que hay un aumento de ventas muy importante en los vinos dulces,de cada diez vinos que vendo, siete son de la costa de Berisso contra tres de la zona cuyana. Otra experiencia fue una vez, en un club en el cual soy socio,que se hizo una degustacion de vinos dulces, en los cuales los participantes eran mujeres, todas eligieron vinos dulces de la vid Isabela(vitilabrusca). A lo que quiero llegar,es que hay un aumento importantísimo en el consumo de vinos dulces,sobre todo en las mujeres, y ni hablar en los vinos pateros dulces. A la gente ya no le interesa tanto el roble y la vainilla, se inclinan mas por los vinos frutados. Muchas gracias y espero que pronto en su página web hagan una nota sobre lo que estoy comentando, ya que en Europa tengo información de que esta sucediendo lo mismo. Desde ya, muchas gracias. Claudio Garcia Casal,

Comentar
Sobremesa. Blancos dulces, generalmente elegidos para acompañar postres.

Sobremesa. Blancos dulces, generalmente elegidos para acompañar postres.