21/05/2009

Tendencias

Envases ecológicos

Por las exigencias medioambientales, la demanda internacional se vuelca cada vez más hacia vinos envasados en botellas de vidrio de menor peso. Se multiplican las experiencias de vinos "value" en envases de cartón. Argentina prueba con latas de aluminio, mientras que Australia sorprende con vinos en envases PET.

Gabriela Malizia
[email protected]



En 2008, durante la conferencia de Cambio Climático y Vitivinicultura que se desarrolló en Barcelona (España), el reconocido periodista inglés del vino, Oz Clarke cuestionó fuertemente el uso de botellas pesadas para vinos caros y llamó "irresponsables" a los bodegueros que usan estas botellas, por el impacto que tienen en el medio ambiente.

Inglaterra ha sufrido mucho la escasez de vidrio. Esto le ha sucedido también a Francia. En Europa es clara la exigencia de usar envases más livianos y ecológicas. Ahorrar vidrio y combustible es una premisa en los países del Viejo Mundo vitivinícola.

La necesidad de usar botellas de vidrio ecológicas y envases alternativos que cuiden el ambiente, ha generado un profundo debate en la industria. Sucede que aún es tradición para algunos bodegueros utilizar botellas vidrio de más de 1 kilo para sus alta gama. En Argentina, no obstante, ha sido la demanda de los compradores externos lo que ha llevado a las bodegas exportadoras a incorporar envases novedosos, entre los que se destacan las botellas de vidrio de menor espesor,  los contenedores de cartón (Tetra) ó de aluminio (latas). A diferencia de Australia, las bodegas argentinas aún no incorporan el envase PET, o las de aluminio, como Inglaterra.

No obstante, y de acuerdo al Instituto de Fabricantes de Maquinaria para Empaque (PMMI, por sus siglas en inglés), en los próximos dos años, no sólo el vino, sino también la cerveza se comercializarán en envases PET (Polietileno Tereftalato o politereftalato de etileno). "Estos envases - señala el informe -, ligeros y de resistencia mecánica a la compresión y a las caídas, que además pueden conservar el sabor y aroma de los alimentos, son una barrera contra los gases y son reciclables, a diferencia del PVC (Polivinil cloruro)".

Recientemente la empresa australiana Wolf Blass lanzó en PET su línea Green Label, y la francesa Boisset hizo lo propio con la marca Yellow Jersey para EEUU. Los expertos señalan, empero, que la vida de un vino en PET es de unos 12 meses, lo que limitaría su uso a productos de consumo rápido y de alta rotación.

Botellas de vidrio: ecológicas y de menor peso

Reino Unido, uno de los mayores compradores de vinos del mundo, encabeza la demanda de vinos en botellas ecológicas. Dos de sus comentaristas de vino más conocidos, Oz Clarke y Jancis Robinson, generaron sendas campañas para crear conciencia sobre la necesidad de incorporar envases ecológicos en una industria donde la ecología y el "fair trade" (comercio justo), son conceptos importantes.

El peso promedio de una botella es de 500 gramos en Gran Bretaña, según British Glass, una organización que trabaja en el Programa de Acción de Residuos y Recursos del Gobierno (WRAP). British Glass le dijo a la revista Decanter que la pérdida de vidrio podría ser reducida en 20.000 toneladas, si se da impulso la producción de botellas de vino más livianas, algo que retailers y marcas masivas han dicho que harán este año. De hecho, el compromiso es bajar el peso de la botella común a 300 gramos.

En el último año los exportadores de Argentina trasladaron también la demanda de botellas livianas la cristalería Rayen Cura, empresa local del grupo francés Saint Gobain.

"La demanda de botellas ecológicas comenzó hace tres años atrás, tímidamente, pero el año pasado se incrementó. De esta manera nuestra empresa desarrolló envases de vidrio con optimización energética, aumento del reciclado y disminución de las emisiones de CO2. El vidrio, además, es un material neutro, inerte y 100% reciclable", explicó su gerente Walter Formica sobre la línea ECOVA, que ya está en el mercado con tres modelos de 750 cc, Maipo, Cuyo e Icono. "El Grupo busca desarrollar una actividad que nos permita preservar el futuro -añadió - Saint Gobain está enfocada a aprovechar la energía, cuidar el agua, buscar modos de producción menos contaminantes. En forma paralela, el primer mundo pide envases más livianos, que consumen menos energía al ser transportados".

Para las nuevas botellas se usa el mismo vidrio, lo que cambia es el peso que se reduce entre un 10 y un 20%. Las botellas para vinos de alta gama, llamadas Icono, son en general las que presentan el mayor peso. "Dado el problema ecológico, dejamos esta botella de 1.190 gramos de peso y desarrollamos una botella de 1.000 gramos. El peso se redujo 16%", comentó.

En relación al efecto de un vidrio de menor grosor sobre los vinos, aseguró que "la prestación es compatible, idéntica, a la de las botellas tradicionales".

En cuanto a los modelos añadió que cada país desarrolla el suyo. "El modelo que fabricamos en Argentina es único. El Grupo tiene un modelo distinto en Francia, Italia, España, Chile y Argentina, pero el rango de reducción de peso es similar. Sin embargo sobre esto no hay una normativa, ya que la reducción final del peso depende mucho de la forma o de la altura".

Con el objetivo de producir la línea ECOVA - cuya creación surgió del área de investigación y desarrollo de la empresa -Rayen Cura realizó una importante inversión en moldes y máquinas de control que permitan, al trabajar con una botella de menos espesor, asegurar la continuidad del vidrio.

Cartón: dúctil y económico

La porción de mercado de varietales en envases de cartón no es significativa en Argentina. En Europa, en cambio, se reportan experiencias muy exitosas de ventas de vinos "value" en estos envases. Una de ellas la protagoniza la compañía francesa Codier con su vino Tandem, orientado a los jóvenes, que se vende en Tetra reciclable y lleva una cañita con cuatro orificios en un extremo: "el vino llega a la boca en pequeñas corrientes individuales, que recrean el efecto de tomar vino en una copa", dice un reporte de la firma Tetrapak.

Por su parte, la cadena inglesa de supermercados Tesco - que comenzó hace tiempo a envasar sus vinos en botellas de vidrio de menor espesor - sacó a la venta un vino de mesa de unos 4,50 dólares, en Tetra Prisma, envase de un litro con terminaciones metalizadas. Esto le permitirá reducir sus gastos de empaque un 25% para 2010, tal como está planeado.

Los envases que produce Tetrapak en el mundo, podrían llegar a la Argentina. Aquí se está utilizando el Tetra Brik tradicional en la mayoría de las marcas, mientras que Sumuva utiliza el envase Prisma de 1 litro. "Es un contenedor eficiente para cualquier tipo de vino que no necesite maduración. El Tetra no se utiliza para vinos de guarda, pero sí hay varietales de buena calidad envasa-dos en cartón en el país", comentó Estela Reale, de la empresa Tetrapak en Argentina

El fuerte del envase de cartón es su peso y su entrega en bovinas, lo que facilita la logística y el almacenaje, además del reciclado.

"Desde el punto de vista medio ambiental, este envase tiene muchísimas ventajas. En la producción necesita menos recursos. Además, el cartón es completamente ecológico porque su principal materia prima es madera, un recurso renovable, que a su vez es extraído de bosques certificados y cultivados exclusivamente para la producción de cartón", añadió.

 Tras su descarte estos envases pasan por circuitos de reciclado. En uno de ellos el desecho se pica y se prensa con calor, con esto se logran chapas aglomeradas ya que el polietileno del envase sirve de aglutinante para las partes. "Estos aglomerados se están usando mucho en Argentina. Hay empresas en Pilar (provincia de Buenos Aires) y en La Rioja donde se fabrican estas placas", comentó Reale.

Otra forma de reciclado, es llevar los envases a una papelera, tras remojarlos en agua. Luego se separa la pulpa celulósica para reutilizarla en papel. El aluminio y polietileno se funden y se fabrican tejas para casas o chapas acanaladas.

Aluminio: una opción para el público joven

La compañía Iron Wine apostó en Argentina a diferenciarse envasando un bivarietal Cabernet Malbec y un blanco, Chenin Blanc, en latas parecidas a las de gaseosas y cervezas. Con una diferencia importante: por dentro llevan una laca interna especial que preserva el vino, impidiendo que se transmita cualquier gusto ajeno.

"La idea de envasarlo en latas de aluminio nació a partir de que muchos vinos son estacionados en tanques de acero inoxidable, por lo que no pareció descabellado comercializarlo en este tipo de packaging, ya que mantiene al vino perfectamente protegido del aire y de la luz", explicó el directivo de Iron Wine, Jaime Travers. "En 2005 lo lanzamos, trabajamos con la bodega mendocina Jean Rivier, estamos asociados con ellos y la venta está enfocada mucho a mercados externos, el 98% lo exportamos. Nuestros mercados son Colombia, España, Holanda, Guatemala, Italia, Ecuador, Lituania y Estonia".

Según datos de la consultora MRT, las exportaciones de vino en lata en de 2008, fueron a Colombia y a Estados Unidos. En abril y junio de 2007, en tanto, se registraron exportaciones a Colombia y España respectivamente.

En mercado interno, los vinos enlatados se pueden encontrar en vinotecas, hoteles y restaurantes. La empresa también tiene ventas directas a través de la web.

La lata de aluminio tiene algunos beneficios para el consumidor. Permite guardar el vino el tiempo que sea necesario, aunque este plazo está dado sobre todo por el vino en sí: "lo nuestro es vino para jóvenes -indicó Travers - recomendamos tomarlo en el año ó en 24 meses. Lo bueno de la lata es que impide el paso de la luz y la producción de TCA, es un muy buen envase. Además, las bodegas modernas fermentan en tanques de acero inoxidable, por tanto llevamos el vino del tanque directo al consumidor".

Otra de las ventajas que presenta este envase es su tamaño. "Es una medida individual, mucha gente no quiere una botella entera. Tenemos dos medidas una de 350 cc y de 250 cc", algo que podría ser ideal para las líneas aéreas.

Travers destaca que el aluminio es reciclable 100%. "DEste envase está hecho con la idea de satisfacer demanda ecológica. No solamente es reciclable sino que además es más liviano y se reduce mucho el peso del transporte, ya que una latita pesa menos de 10 g ramos".

La venta de vinos en lata siguió el camino del resto de los envases. "Veníamos bárbaro hasta el primer semestre del año pasado, con la crisis la demanda se frenó pero ahora estamos empezando a ver una reactivación", confió.

Fuente: Esta nota fue publicada por el Suplemento Fincas, de Diario Los Andes.

Gabriela Malizia
[email protected]

=
La demanda de estos envases se incrementó en el último año.

La demanda de estos envases se incrementó en el último año.

Otras alternativas

Bag in Box: Recipiente constituido por una bolsa de plástico o aluminio, protegida por un envase rígido de cartón y cuenta con una canilla para servir el vino. Mediante la canilla se puede servir muy cómodamente el vino evitando que ingrese aire dentro de la bolsa. De este modo el oxígeno no echa a perder el vino. Los Bag in Box vienen en envases de 3 litros, un 48% más livianos que 4 botellas de vino, aunque también vienen envases de 1,5 a 1400 litros.

El Bag in Box se suma a la tendencia de cuidar la ecología. Es barato y todos sus elementos son reciclables

Botellas de aluminio: En 2005 salió al mercado un vino rosado producido en Portugal, llamado BrightPink. Esta línea viene en botella de aluminio sellada con tapa a rosca. Los hombres detrás de la marca, Jarrod Myles y Michael Bright, co - directores de JMB Beverages, crearon este envase como una estrategia para llegar a los locales nocturnos; la pintura en el exterior de la botella brilla en la oscuridad.

Bolsa con dispenser: Veinte veces más liviana que un botella, lanzado al mercado por la empresa sudafricana The Company for Wine People, este envase, llamado Arniston Bay pouch, no se rompe, es fácil de guardar y mantiene el vino en el refrigerador hasta 1 mes después de abierto. La bodega ha usado este envase para sus vinos Chenin Blanc, Chardonnay y para varietales Rosé. Producido para disminuir el impacto ambiental en todas las etapas, ha sido bien recibido por las cadenas Tesco, Waitrose, Morrison y Asda.

=