07/05/2009

Vino embotellado

¿Cuáles son las principales preocupaciones del sector?

Falta de financiamiento, aumento de energía y de costos y retraso en los reintegros de las exportaciones y devolución del IVA, son algunos de los temas que preocupan al sector de los vinos en botella. Día a Día del Vino entrevistó a algunos empresarios para conocer cuáles son sus principales inquietudes y qué recetas tienen para enfrentar esta realidad.

Laura Saieg
[email protected]



Día a Día del Vino entrevistó a algunos empresarios del sector vitivinícola, principalmente a bodegas chicas, medianas y grandes que trabajan con vino embotellado, para conocer cuáles son sus principales preocupaciones. Sepa qué dijeron.

Devolución del IVA y reintegros por exportación

Uno de los temas y preocupaciones del sector, que ha estado latente esta semana, es el retraso en los recuperos del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y los reintegros a los derechos de exportación. Estos, en algunos casos, exceden los seis meses como mínimo. Ángel Vespa, presidente de Bodegas de Argentina, dijo a Día a Día del Vino que se habla de un monto aproximado de "9 millones de dólares y 8 millones de pesos en reintegros, y más de 9 millones en devolución del IVA; este dinero corresponde aproximadamente a 45 bodegas".

El presidente de la entidad se reunió ayer con el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, para reclamar esta situación. Sobre el resultado de la reunión Vespa explicó: "Según la AFIP ellos han estado y están trabajando normalmente y el retraso se debe a irregularidades por parte de las empresas y no por ellos. Más allá de esto atendieron nuestro pedido y enviamos hoy un listado con el CUIT de todos los establecimientos perjudicados para que revean la situación real de cada una de ellas. En un par de días vamos a tener una respuesta".

Para una bodega chica, principalmente, la situación es más complicada ya que si no recibe este dinero debe autofinanciarse. Este es el caso de Sur de Los Andes: Guillermo Banfi, CEO de la bodega, comentó que para la bodega el 21% del IVA más el 5% de retenciones genera una carga financiera importante, cuando se habla de retrasos de muchos meses. Además, agregó que "actualmente es muy engorroso y costoso y toma tiempo poder recuperar el IVA y los derechos de exportaciones. Con la falta de caja del Gobierno, los trámites de recupero se han vuelto más burocráticos".

Por otro lado, completó diciendo que "a largo plazo es imposible sobrevivir financiando al Estado un 26% de la operación durante meses y meses. Además, cuando uno recupera algo luego de varios meses (hasta años) recibe pesos devaluados. Para bodegas como Sur de los Andes que exporta más del 90% de su producción y es una bodega chica es imposible recuperar el IVA vía ventas locales".

Aumentos en los insumos, costos y energía

 El aumento de los costos se hace sentir cada vez más en las bodegas. Muchas de ellas trabajaban jugando con los márgenes de ganancias que le quedaban, de esta manera no aumentaban el producto, pero este porcentaje positivo se está haciendo más chico.

En el caso de Walter Bressia, de la bodega familiar homónima, comentó que su principal preocupación es el aumento de la energía eléctrica. "Comparando el período de vendimia 2008 vs. 2009 la diferencia fue del 150%. Estos son costos ocultos que están directamente relacionados con el producto". Agregó: "Veníamos trabajando con márgenes importantes hasta que los aumentos, la inflación interna y la realidad internacional pegó el batacazo, ahora la ganancia es mucho menor. A largo plazo se va a producir un quiebre importante; inevitablemente se van a tener que trasladar estos aumentos al vino".

A su vez, Luis Steindl, gerente de operaciones de Bodega Norton, destacó esta misma situación. "La inflación no oficial es del 28% con una proyección del 18%, esto se está comiendo las ganancias de muchos de los productos. Nosotros estamos tratando de solventar esta situación con los segmentos que tienen márgenes de ganancias más grandes, pero hay líneas más económicas que producen pérdidas o ganancias casi nulas". Por otro lado, mencionó que los aumentos en la energía e insumos han pegado fuerte más allá del tamaño de la bodega. Lo que sucede, según explicó, es que se está perdiendo competitividad. "No podemos trasladar los aumentos al vino ya que los mercados están exigiendo vinos más baratos y si los subimos vamos a perder consumidores e importadores. Por ahora nosotros los estamos manteniendo, aguantando lo más posible". Además, dijo que "las monedas de nuestros competidores han devaluado porcentajes mucho más altos la nuestra, y es acá donde se presenta otra de las pérdidas de competitividad".

En el caso de la Bodega Crotta, de tamaño medio, su vicepresidente mencionó que inevitablemente este año van a subir los precios de algunas líneas que por los aumentos ya no son rentables. "Frente a esta realidad hemos establecido algunas pautas, como por ejemplo eliminar algunos proyectos que teníamos en mente, reducir costos al máximo, ser más detallistas y estar más enfocados en las ventas. Además estamos haciendo varias acciones; por un lado abriendo nuevos mercados con nuestra línea de embotellados de media y alta gama (China-México-Malasia-Italia, etc) y en el mercado interno hemos sacado nuevas líneas las cuales son Marsala y Cosecha Tardía".

Falta de financiamiento

La situación actual del financiamiento es complicada, ya que las tasas son altísimas llegando al 35% anual, en algunos de los casos. Pero con la crisis mundial, la industria necesita créditos para su capital de trabajo y de esta manera seguir compitiendo en el mercado externo. Es por esto que a muchas bodegas no les queda otra que financiarse a través de estos préstamos.

Patricio Reich, propietario de la Bodega Renacer, explicó que están trabajando con estas tasas de interés porque no les queda otra. "Desde hace más de ocho meses que estamos tramitando el préstamo a través del Fondo para la Transformación y el Crecimiento pero hasta el momento no hemos tenido respuesta". Por otro lado, agregó: "Por donde se vea estamos perdiendo competitividad. Los bancos de Estados Unidos, Chile, Europa, entre otros, hacen préstamos con tasas casi nulas o del 1% anual. En cambio, Argentina rompe con la realidad mundial".

Dijo, además, que "al ser una bodega chica la cuál está introduciendo sus marcas y posicionándose en el mercado es mucho más difícil subir los precios, mientras que para aquellas que llevan años trabajando en la industria la situación es diferente".  

La incertidumbre reina en todas las bodegas. El gerente de operaciones de Bodega Norton comentó que "si los bancos y autoridades no toman medidas que permitan a las empresas y personas acceder más fácilmente a los créditos, auguro un futuro muy delicado". Además agregó que "las bodegas tienen que seguir manteniendo un gasto mensual y sin embargo su flujo de caja no aumenta debido a la caída de los pedidos".

Crisis Internacional

"A la espera que se reactive el mercado". Esta parecería ser la preocupación de los empresarios consultados por Día a Día del Vino; y en este caso la crisis no hace divisiones. Claro que a algunos les pega más que a otros, teniendo en cuenta el ciclo de vida y el tamaño de la bodega.

Luis Steindl comentó que la principal preocupación es la inestabilidad y la imposibilidad de hacer planificaciones. "No saber qué va a pasar en el ámbito político y mundial es muy errático. Los pedidos de exportaciones tienen meses, algunos muy buenos y otros muy malos. Es difícil tomar decisiones, lanzar un nuevo producto, o abrir un nuevo mercado, con esta situación actual".

A su vez, Walter Bressia dijo que está esperando que los pedidos se reactiven para poder seguir trabajando, ya que por el momento sólo están cumpliendo los ya acordados a fin de año.

Por último Milton Kuret, gerente de Operaciones de Nieto Senetiner, comentó que debido al contexto actual la bodega está trabajando con stocks muy acotados.

Además mencionó que "en estos momentos en donde los costos van hacia arriba hay que tener mucho cuidado con aumentar los precios, sobre todo en los rangos más bajos en donde se compite con la cerveza". En cuanto a las soluciones según el empresario aún es muy pronto saber, hay que trabajar muy de cerca con las estadísticas, y mirar siempre el día a día.

Laura Saieg
[email protected]

=