30/04/2009

Producción de alimentos orgánicos

¿Negocio o concientización?

El autor del artículo da una serie de consejos útiles para quienes deciden comenzar con la producción de alimentos orgánicos.




Varios autores hablan de lo que significa intrínsecamente la producción orgánica, sus principios y ventajas, palabras que nos llegan a diario a nuestros oídos; como así el ‘ruido' de la concientización a nivel global del ‘consumo y producción de alimentos orgánicos'. Lo que ha llevado en los últimos años a cientos de Productores locales a probar éxito en este territorio poco explotado hasta el momento.

No obstante debemos ser consientes de que no podemos volcarnos a la producción, si no hay un mercado real demandante de nuestros productos.

Por ello es necesario ensamblar un plan que nos lleve a que el manejo orgánico de plantaciones y su producción orgánica sea sustentable o sostenible. Entendiéndose por tal a que el manejo que realicemos podamos continuarlo en el tiempo con eficacia y eficiencia, lo que va más allá de los estados contables y su análisis.

Para ‘comenzar' con una producción orgánica, es necesario en primera instancia ser conscientes de qué significa ‘orgánico, biológico o ecológico' (entendiéndose lo mismo según la definición de producto orgánico en la legislación Argentina), y su interrelación no solo con la producción en sí, sino con la forma de obtención y la correcta utilización de recursos. Y todo esto hay que sumarle nuestro compromiso.

Pero no solo basta con la concientización y compromiso: hay que tener una preparatoria en el tema y saber el porqué de la utilización de ciertos insumos, el cómo utilizarlos, y demás temas que hacen a la producción en sí. Para dar fe de ello se recurre a la certificación, como medio que avala el proceso de obtención. Sin ella un producto obtenido bajo estándares de manejo orgánico, no puede ser llamado como tal, por lo tanto no puede ser comercializado como producto de la agricultura orgánica.

Por otro lado hay tener en claro el ‘armado' de un plan de negocios, donde nos podemos apoyar en los pilares básicos de la Administración, pudiendo ser desde un plan básico hasta uno sumamente complejo, dependiendo del producto, y que se adapte al comercio competitivo de nuestros días.

En la comercialización de productos orgánicos, encontramos una amplia gama de productos, con target específicos. En el caso de Argentina, la mayor parte de la producción de orgánicos (esto es más del 98% de productos finales) tiene como destino los mercados externos, es por ello que el plan de negocios debe hacer foco en la internacionalización de nuestros productos.

Volcarse a la producción orgánica, sin un plan de negocios, puede resultar caótico, sobre todo en lo que hace a la comercialización, donde el punto clave de ofertar pasa por la diferenciación de productos convencionales y el valor agregado ofrecido.

Y en este punto nos encontramos nuevamente con el dilema de ‘¿negocio o concientización?' La realidad y experiencia nos lleva a mencionar y separar el negocio en su respectiva demanda y oferta.

Por un lado, sin una concientización por parte de los consumidores no habría demanda de productos orgánicos, más allá del poder adquisitivo de los mismos. Y por el sector ofertante, la concientización de las Empresas en que lo que concierne a la producción de alimentos orgánicos es condición primordial para establecer el negocio, sin ello resulta difícil la viabilidad y sustentabilidad del mismo.


=
El ingeniero Luis Romero es inspector de la certificadora LETIS.

El ingeniero Luis Romero es inspector de la certificadora LETIS.

Demanda mundial de productos orgánicos.

Cifras mundiales indican que el crecimiento de la demanda de orgánicos se ubica por encima del 20% en los últimos años, donde la tendencia de crecimiento en los próximos estará determinada por el abastecimiento.
Por solo mencionar algunos ejemplos, Alemania cubre solo el 60% de su demanda de orgánicos con producción propia, siendo un país con una cierta maduración de mercado para consumo de orgánicos, y si a esto le sumamos los países con mercado de orgánicos crecientes de entre el 10 y 15% anual, como Italia, Países Bajos, Francia, Suecia y Reino Unido, nos lleva a vislumbrar un mercado insatisfecho para los años venideros.
Los países líderes en consumo de productos orgánicos son EEUU, Alemania y Reino Unido, a ello le continúan una serie de países de la UE. Siendo los principales productos frutas y hortalizas, productos de consumo diario (dentro de ellos lácteos), carnes y bebidas.
 
=