30/04/2009

Gestión financiera

¿Cómo generar valor en las empresas vitivinícolas?

A la hora de tomar decisiones y solucionar inconvenientes, los impulsores de valor juegan un rol fundamental en la tarea empresaria. En este informe, las claves para una gestión eficiente dentro de las empresas vitivinícolas.

Mariana Zeitune
[email protected]



La influencia de los impulsores de valor de las empresas (tasa de crecimiento de las ventas, margen de beneficio de explotación MBE, inversión incremental en capital fijo, inversión incremental en capital circulante, tipo impositivo a pagar, costo del capital invertido y duración del crecimiento del valor), es vital al tomar decisiones.

Cada uno de los impulsores se desagrega en micro-impulsores de acuerdo a cada empresa, no a cada sector, ya que los sectores no son los que tienen valor y/o rentabilidad, sino las empresas.

Daniel Garro, economista y MBA, indica: "Cuando la desagregación de la información de estos impulsores es a nivel micro por cada unidad de negocio, se conforma un tablero de comando espectacular. Cada actividad se puede ver minuciosamente y de ese modo, es posible atacar el problema que surja de manera puntual. Supongamos que el macro-impulsor MBE sube. Al tener desagregada la información, podemos observar cuál es el micro-impulsor que está haciendo que aquél suba, por ejemplo, el gasto en ventas. En ese caso, ya sabemos a dónde está el problema y podemos tomar decisiones puntuales y no al azar. Si ese micro-impulsor lo tuviéramos más desagregado, la decisión sería mucho más eficiente todavía. En síntesis, mientras mayor sea la desagregación de los impulsores del valor, más eficiente será la decisión a tomar".

En la gestión eficiente de los impulsores de valor reside el verdadero valor de una compañía. El objetivo ideal es que con el menor capital invertido y el menor costo de capital, la empresa pueda obtener el mayor flujo de fondos netos (ingresos operativos menos costos operativos). "En resumen, se trata de que el rendimiento sobre el capital invertido (ROIC por su sigla en inglés) suba y el costo promedio del capital (WACC) baje. De todas formas, la clave es que el ROIC sea siempre superior al WACC", enfatiza el economista.

Gestionando el valor con eficiencia

La gestión del valor de una compañía debe ser en tiempo real de cada micro-impulsor, haciendo que el ROIC siempre sea superior al WACC. Uno de los errores conceptuales que existe es creer que la rentabilidad es ingresos menos costos, cuando en realidad, la rentabilidad que cuenta es la económica y no la operativa. Garro dice: "Si el ROIC es positivo, la empresa es eficiente operativamente, pero todavía no dice nada acerca de si ha sido eficiente económicamente. Supongamos que el ROIC es 10% y el WACC es 11%. La rentabilidad operativa (ROIC: ingresos menos costos directos e indirectos operativos) es 10%, pero en otro tipo de inversión, podría haber sido de 11% (WACC: costo del capital que surge de la suma del costo del capital de terceros o deuda remunerada más el costo de oportunidad del capital propio que es un costo que muy pocos tienen en cuenta). En realidad, la empresa tuvo una pérdida económica de un 1% porque ganó un 10%, cuando podría haber ganado un 11%. En el mediano y largo plazo, si se siguen tomando decisiones así, la empresa quedará fuera del mercado", asegura Daniel Garro.

La realidad de las empresas vitivinícolas

Guillermo Banfi, gerente general de Bodega Sur de los Andes, afirma que en la actualidad, lo que genera verdadero valor en una bodega es la marca que se traduce en ventas y no tanto la cantidad de activos fijos (bodega + tierras). "Las bodegas argentinas que elaboran vinos Premium tienen la ventaja de contar con dos varietales argentinos demandados en el mundo: el Malbec con gran demanda en Estados Unidos y otros países y el Torrontés, que si bien es menos conocido, está teniendo una buena recepción en el exterior y perspectivas positivas. Por eso, lograr buenos vinos de estos dos varietales permite a cualquier bodega distinguirse y posicionarse como productora de los mismos, generando así valor para la empresa. Sin embargo, es necesario acompañar esta ventaja que ofrece la vitivinicultura argentina con una marca. La bodega genera valor agregado si vende el vino bajo una marca reconocida.

Añade: "en este sentido, para lograr posicionar una marca, además de las acciones de Marketing, es crucial contar con un producto con una excelente relación precio- calidad, ya que el mundo está saturado de vinos de distintas regiones. El consumidor está buscando siempre nuevos vinos con esta relación".

Por su parte, Diego Caselli, gerente comercial de Bodega Familia Schroeder, destaca que los impulsores de valor con los que cuentan las empresas vitivinícolas son la excelente calidad de sus vinos, la gran diversidad de propuestas y los precios adecuados. "En nuestro caso puntual, podemos agregar la región, el concepto Patagonia es importante. De todos modos, el verdadero valor de una compañía reside en su gente, ése es su principal activo. Con buena gente, los resultados buscados se logran con mayor facilidad. Considero que el impulsor más importante es la calidad del producto, comenzando primeramente por el vino en sí y continuando con todos los aspectos de la calidad en una empresa".

Finalmente, Alejandro Sejanovich, gerente de Operaciones y director de Viñedos de Catena Zapata, indica que los impulsores de valor influyen en toda medida para la toma de decisiones. "Los equipos de trabajo de la bodega a nivel de producción se basan justamente en producir vinos que tengan un valor mayor al que se espera para el precio que tiene. El recurso humano es quien le da valor a un viñedo, a una uva, al correcto uso de la tecnología en la bodega. Comprar lo mejor no sirve si no se utiliza de la manera más eficiente para maximizar la calidad. El valor se gestiona, incentivando la pasión de la gente en su trabajo, incentivando a la gente a la cultura del trabajo".

Fuente: Esta nota fue publicada por el Suplemento Fincas, de Diario Los Andes.

 

 

Mariana Zeitune
[email protected]

=
Vino. Marca y calidad, son dos de las variables que otorgan valor al producto.

Vino. Marca y calidad, son dos de las variables que otorgan valor al producto.