16/04/2009

Mercado Interno

El consumo se desploma y las bodegas reforman su estrategia

Según datos oficiales y opiniones de los bodegueros, las salidas al mercado interno muestran una profunda caída. Pero a pesar de esto, la tendencia revela que los consumidores están pasando a vinos más económicos, adecuándose al bolsillo actual. Al observar estas estadísticas, los establecimientos optan por nuevas herramientas.

Laura Saieg
[email protected]



Algunas bodegas consultados por Día a Día del Vino manifestaron sentir una caída de hasta del 20%, mientras que otras comentaron que esta disminución se da principalmente en los rangos más altos, incrementándose a su vez las ventas en las líneas más económicas. De esta manera la estrategia de algunas bodegas es focalizarse en estos segmentos.

Según datos aportados por el INV, las salidas de vino autorizadas para consumo en el mercado interno, durante febrero de 2009, alcanzaron un volumen de 685.846,53 hl con una disminución del 12,51% con respecto al mismo mes del año anterior. Desmenuzando esto, se destaca que el volumen de vinos comercializado en botellas muestra una disminución del 6,72%, en damajuanas del 5,84% y en tetra brik del 18,30%, mientras que los otros envases muestran una suba del 16,92% comparado con el mes de febrero 2008.

Carlos Fantelli, de la bodega Jesús Carlos Fantelli e Hijos, comentó que sus vinos han presentado una caída en el mercado interno del 20-30%: "La situación económica general está marcando un reacomodamiento en los gastos de las empresas y del público, lo que lleva a una lenta repuesta a las acciones que se realizan, hoy falta el dinero en el bolsillo, por lo que a mi entender, el consumo seguirá cayendo hasta reacomodarnos y que las normas económicas se estabilicen".

En este sentido, Sylvia Bianchi, vicepresidente de Casa Bianchi, reafirmó esta tendencia. "Actualmente se nota una desaceleración en el consumo. Los consumidores están cambiando sus hábitos de compra, un rasgo característico de esta etapa es el traslado hacia vinos de menor precio, dejando un poco de lado a los de alta gama. En este contexto notamos un crecimiento en el segmento de vinos entre los $12 y los $20. En términos generales, el consumidor trata de gastar menos pero no quiere resignar calidad, por eso ahora busca la mejor ecuación precio-calidad".

Atentos a esta inquietud, en Casa Bianchi presentaron recientemente al mercado "Finca Los Primos". "Este es un blend que cumple muy bien con nuestros parámetros de calidad y se comercializa alrededor de los $9. Esto es lo que busca el consumidor". Además continuó diciendo que para que las bodegas no sientan una gran caída deben respetar siempre la calidad del producto. "Mantener al consumidor fidelizado, ofreciendo lo que su público está acostumbrado a recibir; además hay que tomar la crisis como un desafío y no como una amenaza, hay que aprovechar las oportunidades que pueden surgir en el mercado", explicó.

Por su parte, Manuel Otero Ramos, presidente de la bodega homónima, confirmó esto e indicó que las líneas top sufrirán una importante caída en el 2009. A su vez destacó que "el mercado interno, en general, en restaurantes y vinotecas, ha disminuido en un 20% aproximadamente. La demanda se inclina hacia vinos más económicos. Cuando las situaciones económicas o de crisis se agravan prevalecen estos rangos, siempre guardando un equilibrio entre el precio y la calidad".

En el caso de Bodegas La Rosa, su brand manager, Sebastián Real, comentó que a pesar de que han empezado el año con volúmenes de ventas similares a las del anterior, prevén un mercado contrayéndose en el corto plazo debido a la incertidumbre del consumidor. "Los mayores signos de retraimiento provienen del interior del país, quienes fueron los primeros en sentir la caída de sus ingresos y que eran los que estaban canalizando en mayor proporción el crecimiento de la categoría en los últimos años".

Y agregó que "los clientes han concentrado su consumo, principalmente en los productos de alta rotación, deslizando las marcas no tan consumidas. Frente a esta realidad y con una marca como Michel Torino nuestros volúmenes se han mantenido estables o creciendo en muchos casos, esto se da sobre todo por la concentración". La estrategia de la bodega, contó Real, es mantener su mix de productos en las diferentes líneas, de esta manera, "estamos presentes con cada consumidor".

Desde Finca La Chamiza, el jefe de Ventas, Diego Masi, mencionó que no han notado aún una caída en las ventas al mercado interno, pero sí una restricción en la demanda de productos Premium. "Creo que la tendencia se va a enmarcar hacia un cambio en la composición de los productos vendidos, producido por una disminución de la venta de productos por encima de los $50 y un aumento de los productos por debajo de dichos precios, esto por lo menos hasta que se aclare el panorama económico".

Pedro Soraire, director de la Bodega Del Fin del Mundo dijo que lo que se desprende de esta crisis son los cambios en el consumo del cliente, así como el lugar en donde va a ir a comprar el vino. "Lo que observamos es un cambio en el porcentaje de participación de los distintos canales; en este caso los supermercados tienen un porcentaje mayor, mientras que las vinotecas son las más afectadas. Y en algunos casos los restaurantes también están sufriendo la crisis". Continuó diciendo que en tiempos como estos la demanda de vinos cae, "sin embargo, nosotros lo compensamos con la exportación de vinos de alta gama dado la excelente relación calidad/precio. En el mercado internacional los vinos argentinos tienen una oportunidad frente a la crisis económica debido a la sustitución de bienes".

Por otro lado, Fernanda Squassini, responsable de Relaciones Institucionales de la Bodega Dante Robino, destacó que a pesar de que el mercado argentino se volverá más recesivo, sobre todo en los vinos de alto precio, la estrategia ha sido siempre tener líneas de productos que se adecuen al consumidor de hoy. "Esto lo demuestran las dos líneas que vienen creciendo sostenidamente como es el caso de Novecento y Dante Robino".

El tetra-brik presente en las casas

Desde el Fondo Vitivinícola de Mendoza, su presidente José Luis Lanzarini, habló con Día a Día del Vino sobre el crecimiento que ha tenido este envase, según datos de la Consultora CCR. "La industria vitivinícola tiene un producto que depende del poder adquisitivo del consumidor, internamente como externamente. La incertidumbre hace que las personas tengan una actitud más cauta y de mayor reserva a la hora de elegir el vino". A su vez destacó que esta tendencia se nota en el repunte que ha tenido el tetra-brik, que ha sido del 5% en los primeros dos meses del año. El presidente de la entidad explicó que este dato se desprende de la auditoria de mercado interno que realiza la consultora CCR. Estos resultados a su vez se empezaron a analizar desde que se lanzó la campaña "Vinos argentino. Un buen vino", para conocer el impacto de esta publicidad, así como también para detectar cuáles van siendo los hábitos de los consumidores.

Sobre el mercado de vinos en general, y según datos aun provisorios de los primeros dos meses del año, Lanzarini dijo que la caída podría llegar a ser del 5%. "La tendencia además muestra que los vinos en botella de $3,5 a $5 caen y desde los $5 hasta los $20 crecerían en aproximadamente 10%.

Laura Saieg
[email protected]

=
Los bodegueros se preguntan si el descenso habrá llegado al piso o el mercado interno ofrecerá más sorpresas durante el año.

Los bodegueros se preguntan si el descenso habrá llegado al piso o el mercado interno ofrecerá más sorpresas durante el año.

Stockear: ¡NO!

Frente a la incertidumbre que reina hoy en vinotecas, supermercados y restaurantes la estrategia es no stockearse por el momento; y si lo tienen que hacer sólo están dispuestos a invertir en añadas y vinos especiales. Qué sucede. Resulta que los empresarios están optando por trabajar con el día a día. Frente a esto, Carlos Fantelli comentó que ellos han notado una menor caída de pedidos. "El cliente prefiere pedir menor cantidad y repetir en menos tiempo el pedido si necesita más mercadería. Las empresas no stockean, deciden trabajar con el día a día, y esto pasa no sólo en el mercado interno sino también en el externo".
Desde la bodega Otero Ramos la situación se repite, pero su dueño agrega que esta tendencia se da principalmente en las líneas más económicas ya que en el caso de los vinos reserva esto no se da tanto. "En estos vinos los stocks se necesitan hacer año a año para conservar las añadas, hacer la crianza y lograr la continuidad de los vinos de guarda".
Finalmente, Diego Masi dijo que "los pedidos que les llegan hoy son menores, pero se presentan en mayor frecuencia debido a que las empresas están bajando los stocks. Esta realidad la vamos a ver todo el año, ya que los clientes no se quieren arriesgar a tener mucho vino por miedo a no venderlo. La menor demanda se notó en el on premise en beneficio del off, principalmente en lo que se refiere a vinotecas y restaurantes. Esto se debe a un sinceramiento de los stocks. Hasta antes del año 2008 nadie se cuestionaba profundamente el capital inmovilizado en stocks porque el mercado era optimista respecto a las ventas. Hoy el minorista piensa en tener la menor cantidad de capital inmovilizado durante el menor tiempo posible".

=