16/04/2009

Finanzas

¿Cómo gestionar una empresa en épocas de crisis?

Un correcto sistema de información y proyección de las empresas, tanto en sus estrategias y flujos de fondos, contribuye a una gestión financiera eficiente. En épocas de crisis, éste es el desafío para las empresas vitivinícolas.

Mariana Zeitune
[email protected]



Los impulsores de valor son aquellas actividades de la empresa que generan aumentos en el valor de la compañía. Daniel Garro, economista y MBA, explica al respecto: "Todas las empresas, sin importar el sector, cuentan con 7 macro-impulsores que son: tasa de crecimiento de las ventas, margen de beneficio de explotación (MBE), inversión incremental en capital fijo, inversión incremental en capital circulante, tipo impositivo a pagar, costo del capital invertido y duración del crecimiento del valor (lo que usualmente se llama período de ventaja competitiva).

En cuanto a la realidad de las empresas vitivinícolas, el especialista señala, que al igual que la mayoría de las compañías de otros sectores, éstas presentan un problema fundamental: no cuentan con un sistema de información para la toma de decisiones. "Esto no significa que la falencia deba solucionarse con la compra de sistemas de gestión o el armado de un nuevo Cuadro de Mando Integral. El problema está en el origen de la información que es la contabilidad de las empresas. La contabilidad convencional se nutre precisamente de convenciones, lo que hace que cualquier cosa que se arme desde esa contabilidad no sirva".

"Por ejemplo, uno de las ratios más importantes es el ROIC que es: flujo de fondos netos/ capital invertido. Si en el denominador pusiéramos el valor del capital que sale de la contabilidad, estaríamos colocando un número muy alejado de la realidad, ya que ahí se coloca el valor de mercado de todo el capital invertido y no una convención contable. Es por eso que el sistema denominado E.V.A.® es la mejor y más moderna herramienta en materia de sistema de información, ya que elimina todas las convenciones contables, transformando la contabilidad convencional en contabilidad económica. Bennett Stewart III autor del libro The Quest for Value y socio de la consultora creadora del E.V.A.®, ha descubierto que a la contabilidad convencional se le pueden hacer hasta 164 ajustes para transformarla en contabilidad económica para la toma de decisiones", precisa el especialista.

Al respecto, Guillermo Banfi, gerente general de Bodega Sur de los Andes, subraya que en épocas de crisis, el financiamiento para solventar las operaciones financieras proviene básicamente de aportes de capital de los socios, sobre todo para bodegas pequeñas que prácticamente no tienen acceso al crédito y en caso de poder acceder, las tasas son demasiado altas para financiar cualquier proyecto a largo plazo. "Es importante cuidar al cliente y tratar de mantenerle lo máximo posible las mismas condiciones de pago. En algunos casos es necesario dar aún, mejores condiciones para no perder tiempo. En épocas de crisis, aumenta el riesgo crediticio. Por lo tanto, es muy importante conocer el crédito de cada cliente a fin de minimizar los riesgos de incobrabilidad".

Por su parte, Diego Caselli, gerente comercial de Familia Schroeder, señala que a la hora de tomar decisiones, contar con buenos precios para ciertos mercados, como el norteamericano, es un diferencial importante, especialmente en momentos de crisis como los que vivimos. Buenos vinos, buenos precios y una historia para contar, ayudan y mucho a tomar decisiones correctas".

Alejandro Sejanovich, gerente de Operaciones y director de Viñedos de Catena Zapata, opina que en épocas de crisis, deben activarse las mismas estrategias que en épocas normales. "La eficiencia es clave, los recursos deben optimizarse siempre, en buenos momentos y en crisis, ya que de esa manera se está preparado, lo que resulta una ventaja competitiva importante. De esta forma se asegura la permanencia de la compañía en un alto nivel empresarial a nivel mundial.

Estrategias para la gestión financiera

En cuanto a los distintos mecanismos para gestionar financieramente las empresas en épocas de crisis, Daniel Garro señala:

- Tener un sistema de información de contabilidad económica.

- Contar con un sistema como el E.V.A.® en funcionamiento, aplicado a la empresa.

- Determinar cuáles son las unidades de negocios de la propia empresa.

- Tener un sistema de costeo implementado como el ABC, que permita determinar costos por Unidad de Negocio (UN).

- Todo lo anterior implica una mirada vertical de la empresa y no horizontal, es decir, la gestión es por UN y no por áreas.

- Cerrar todas las UN donde el ROIC sea inferior al WACC y potenciar con esos recursos sobrantes, las UN donde el ROIC sea superior al WACC.

Saber proyectar la empresa en sus estrategias y dentro de ellas, en sus flujos de fondos.

- La proyección de los flujos de fondos en el escenario base, se debe hacer con precios reales (por ejemplo, tarifa de energía real, no subsidiada) y suponiendo un capital invertido (valuado a precio de mercado) totalmente propio (full equity). Lo primero hace que el flujo de fondos refleje la situación real de la empresa en cuanto a su flujo y lo segundo permite determinar la situación de máxima en materia de costo de capital, ya que el costo del capital propio siempre es más alto que el costo de endeudarse.

- Dado que el resultado que se obtiene cuando comparamos ROIC con WACC es de mediano y largo plazo (nunca hay que mirar la empresa en el corto plazo en materia de rentabilidad), si el ROIC es superior al WACC en una UN, bajo los preceptos mencionados en el punto anterior, aún durante la crisis, hay que invertir en esa UN.

"La clave no es quedarse quieto y contar con información para saber en qué unidad de negocio invertir, cerrar o liberar recursos para otros proyectos", finaliza el especialista.

Mariana Zeitune
[email protected]

=