08/04/2009

Negociaciones

Argentina busca que sus vinos ingresen a Uruguay

El Instituto Nacional de Vitivinicultura continúa trabajando para acelerar los trámites de ingreso de los vinos argentinos a Uruguay. Además, proyecta implementar un Plan Estratégico Vitivinícola del Mercosur.

Mariana Zeitune
[email protected]



A principios de este año, el subsecretario de Agroindustria y Mercados, Rubén Patroulleau y el Presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, Guillermo García, se reunieron con el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca del Uruguay, Ernesto Agazzi y el Presidente del INAVI (Instituto Nacional de Vitivinicultura de Uruguay), Ricardo Calvo. Durante ese encuentro, se analizó la problemática que enfrentaban los exportadores argentinos de vinos a Uruguay en cuanto a los procedimientos y tiempos en la autorización para el ingreso de sus productos a ese país.

El avance de las negociaciones

Kevin Caillet-Bois, gerente de Fiscalización del INV, cuenta que sin lugar a dudas, el tema más conflictivo para los exportadores argentinos era el número de lote que Uruguay pretendía que llevaran los análisis. "Éste planteaba una diferencia de interpretaciones, ya que según la reglamentación vitivinícola argentina, si un bodeguero habilita un número de análisis por un determinado volumen y no fracciona el total, produce una diferencia en su número de lote. Por ese motivo, desde el INV evaluamos la mejor manera de que ese número llegara a Uruguay a través de un certificado. Afortunadamente, este sistema ya está funcionando y no hemos recibido más reclamos en cuanto a este tema. De todos modos, aún esperamos la confirmación oficial por parte de Uruguay", indica Kevin Caillet-Bois.

Es importante destacar que Uruguay hace cumplir estrictamente el Reglamento Vitivinícola del Mercosur, lo que en algunos casos genera confusiones para los exportadores argentinos que lo confunden con la norma interna de Argentina. "Debido a que los reglamentos presentan ciertas diferencias, el exportador debe regirse por el del Mercosur. Sin embargo, en algunos casos, existen mecanismos internos para evitar conflictos. Por ejemplo, para el Mercosur, los vinos pueden tener hasta 14º de graduación alcohólica, pero, si se exporta un vino con 14, 50º, Uruguay lo acepta, siempre y cuando, éste cuente con un certificado autorizado por el INV. Caso contrario, el vino se interviene en ese país", comenta Caillet-Bois.

Con respecto a los tiempos de ingreso de los vinos a Uruguay, en la reunión anteriormente citada, el INAVI se comprometió a realizar el máximo esfuerzo, aunque reconoció que para fin de año es probable que se produzca un colapso por la gran cantidad de envíos desde Argentina. Además, en el mediano plazo, se buscará que parte de las muestras sean analizadas en el Laboratorio Técnico de Uruguay (LATU), como forma de descomprimir el INAVI. También se alertó sobre la informalidad de algunos importadores en la presentación de la documentación de exportación, lo que contribuye a las demoras.

Por otro lado, se analizó la simplificación de los procedimientos de autorización de importaciones vigentes en Uruguay, para que Argentina utilice un formulario igual al que se emplea para las exportaciones a la Unión Europea. Asimismo, dados los avances tecnológicos, técnicos y científicos de los últimos años, se convino analizar en conjunto con las cancillerías, la posibilidad de acuerdos bilaterales.

"Uruguay tiene un cierto temor por las exportaciones masivas argentinas y en la mayoría de los casos, las demoras en el ingreso de vinos se producen por incumplimientos en el reglamento por parte de los exportadores. Es necesario acatar la reglamentación del Mercosur en su totalidad para evitar problemas a futuro", advierte el gerente de Fiscalización del INV.

Un plan estratégico

Durante la reunión celebrada a comienzos del año, Argentina invitó a de Uruguay a sumarse, junto a Brasil, a la elaboración de un Plan Estratégico Vitivinícola del Mercosur, dada la potencialidad del mercado de consumo de Brasil. Uruguay aceptó la invitación y ambas partes solicitaron que el FOCEM (Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur), financiara el plan estratégico con el objetivo de eliminar las diferencias existentes en las vitiviniculturas de los estados partes.

"Este fondo busca limar asimetrías entre los países miembros del Mercosur y los principales aportantes son Argentina y Brasil. La idea del plan estratégico ha seguido planteándose en las reuniones y encuentros bilaterales posteriores y la idea es reunirnos nuevamente en Uruguay a principios de mayo. Allí se concretará este proyecto junto a otros pendientes, como el financiamiento de las plantas de vid para todo el Mercosur por parte del FOCEM", finaliza Kevin Caillet-Bois.

 

Mariana Zeitune
[email protected]

=