08/04/2009

Prensa internacional

Fantásticos Malbecs argentinos de U$S 20 conquistan el mundo del vino

El columnista de la publicación de negocios Bloomberg, John Mariani, sólo tiene cosas buenas que decir del vino argentino, y las dice en esta nota, donde alaba principalmente al Malbec, pero en general a los vinos cuya calidad es superior a su precio.




Si hay un lugar y un momento justo para vender vino, Argentina parece estar idealmente situada para triunfar. En un mercado en el que los precios siguen cayendo desde las alturas de los últimos años, los winemakers de Argentina han estado construyendo un mercado de exportación basados en precios moderados para vinos de una calidad excepcionalmente alta. Mientras el mundo del vino luchaba en 2008, las exportaciones de vinos argentinos a nivel mundial crecieron 43 % en ventas y 34 % en volumen durante 2007.

Un buen porcentaje de estas exportaciones están basadas en el Malbec, varietal que los productores argentinos han sabido capitalizar. Las exportaciones de malbecs crecieron 60% en volumen el año pasado, de acuerdo a la Aduana Argentina.

Los mejores vinos de Argentina se elaboran en el valle de Mendoza, a los pies de Los Andes, donde hay más de 900 bodegas en 150,000 hectáreas (370,500 acres). Ellas producen el 70% de las uvas del país, convirtiendo a Argentina en el quinto productor más grande del mundo. El país es, además, el tercer consumidor de vino per cápita a nivel mundial.

Los áridos desiertos de Mendoza son fértiles gracias a los canales de irrigación construidos aún antes de la llegada de los españoles. La región aún es bastante seca, con las montañas bloqueando la humedad que proviene dele Pacifico. Las viñas están plantadas en altas elevaciones, desde los 1.500 pies a los 5.777 pies.

"Obtenemos parte de la irrigación con agua de deshielo, con niveles de pH, acidez más elevada, color profundo y una gran capacidad de guarda de nuestros," dice Laureano Gómez, chief winemaker de Bodegas Salentein.

Éxito mundial

La bodega, que tiene la Galería Killka de arte y cultura, un restaurant y un centro de conferencias en el corazón del valle, es uno de los casos exitosos de Mendoza a nivel mundial. Su Mercado más importante es Europa, seguido por Brasil, Argentina y Estados Unidos.

Durante una cata en New York con Gómez, me impactó el Malbec Reserva 2006 de Salentein, un rojo brillante, grande y muy elegante que pasa por barrica entre 12 y 14 meses y envejece en la botella por 6 meses más. Este vino es un rival para muchos productores de segunda línea de Burdeos o para los premium de Napa Valley, pese a que su precio de U$S 20 es muy inferior al de estos vinos.

El Malbec Premium 2004 de Salentein es más complejo, con muchas capas de sabores, minerales y especias. Tiene 15 % de alcohol pero sus taninos firmes implican que mejorará con la guarda y los años. Su precio de U$S 60, es tan bueno como los Malbec argentinos se merecen.

Mendoza, un valle

El mes pasado también fue a una degustación de vinos argentinos en Spago en el resort Ritz Carlton en Bachelor Gulch, Colorado, organizada por el consultor de la revista Bon Appetit Steve Olson y el master sommelier de Spago Sean Razee.

Ambos recordaron visitas a Mendoza, donde pudieron comprobar de primera mano cuán rápidamente los vinos estaban mejorando. Luego condujeron un pequeño test, comentando los precios de los vinos probados al final de la tarde. Cuando revelaron los valores, la audiencia se quedó sorprendida. La calidad de esos vinos era muy superior a sus modestos precios.

El tasting también demostró que las bodegas de Argentina pueden producer muy bien otros varietales, además del malbec. Un 2007 BenMarco Cabernet Sauvignon (U$S 20) y un más antiguo blend de Cabernet 2002 Mapema Primera Zona (U$S 30), demostraron que sí se puede.

El Malbec es lo máximo

"El Malbec se ha convertido en lo que Argentina hace tan bien o mejor que cualquiera otro," dijo Olsen. "La uva tiene su propia distinción de terroir."

Definitivamente adhiero, especialmente después de probar el Trapiche Single Vineyard Malbec Viña Fausto Orellana 2005 (U$S 45) nombrado como el hombre que plantó esas viñas, que hoy tiene 80 años, hace 60 años atrás.

El Malbec de Susana Balbo 2007, valuado a solo U$S 27 con sólo 600 cajas elaboradas, se abre lentamente y revela un equilibrio impecable de fruta y taninos firmes que asegura una larga vida a ese vino. Esta es una bodega que quiero seguir observando. Representa el futuro de la vitivinicultura argentina.

John Mariani: [email protected]

 


=

"La uva tiene su propia distinción de terroir", destaca Mariani sobre el Malbec.