05/03/2009

Coyuntura

El NO al bloqueo y prorrateo

Las entidades que representan a bodegueros y viñateros de la región se oponen fuertemente al rumor de un posible bloqueo y prorrateo por parte del Gobierno de la Provincia de Mendoza y que recibiría el apoyo de San Juan.

Ma. Soledad Gonzalez
[email protected]



Ante el fracaso, que hasta ahora, muestra la acogida del crédito para compra de uva a 0,55 centavos promocionado por el Fondo para la Transformación y el Crecimiento de Mendoza, el gobernador de la provincia de Mendoza, Celso Jaque, habría puesto en observación un proyecto para poner en marcha un operativo de bloqueo y prorrateo, en donde el Estado establecería cupos de ventas tanto el mercado interno como externo, así como también una distribución en la salida de los vinos.

El rumor surgió esta semana a raíz de una nota publicada en Diario de Cuyo de San Juan por los periodistas Gabriel Bustos Herrera y Elizabeth Perez en donde se habla de que el gobernador de Mendoza en una reunión con su equipo indicó que tenía intenciones de poner en marcha un mecanismo de bloqueo y prorrateo tal el que se implementó en 1988. La nota sostiene que estaría buscando medidas para poder levantar el precio del vino y mantener los equilibrios. Lo cierto es que esta medida se aplicó cuando los stocks vínicos eran muy superiores a los actuales y prácticamente las exportaciones eran nulas.

Según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura, las existencias vínicas argentinas al 1º de enero de 2009, suman un total de 10.087.300 hectolitros, de estos 7.100.973 hectolitros corresponden a vinos genéricos y mientras que 2.986.327 hectolitros corresponden a vinos varietales.

Aunque la mayoría de las acciones para tonificar el precio de la uva y el vino se venían dando en el conjunto entre los gobiernos de San Juan y Mendoza, ante la difícil situación que está atravesando San Juan, José Luis Gioja, gobernador de esa provincia, decidió poner en marcha un operativo de compra directa de uvas. Muy parecido a los establecidos en Mendoza a través de Mendoza Fiduciaria en años anteriores, el objetivo es comprar 100 mil kilos por productor, a $0,55 el kilo para tonificar el alicaído precio del vino.

Un no rotundo

Consultadas sobre el tema las entidades vitivinícolas han marcado su rechazo a la posible propuesta del Gobierno. En este sentido, Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina, sostuvo que "creo que ese sistema que se propone, es algo bastante conocido. Ya lo probamos y sabemos que no sirve. A pesar de que no dio resultados, cuando se aplicó el 75% del vino que se consumía en el mercado interno era blanco escurrido, entonces esta medida impactaba. Hoy sólo el 25% del mercado es blanco escurrido, la relación en el mercado interno cambió. Lo que tenemos que hacer es buscar herramientas para adecuar la oferta y lograr que los productos que no tienen demanda se puedan transformar".

Por su parte, Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola Argentina, indicó que "creo que es un comentario que se lanzó, pero hablar de este tipo de medidas es anacrónico. Hablar de estas medidas pertenece al pasado y es lo que ocasionó la erradicación de más de 100.000 hectáreas del sector. La única manera de equilibrar los precios, es tener un buen equilibro entre la producción destinada a vinos y mosto".

"Es una barbaridad hablar de esto. Antes cuando había mares de vino, era viable, hoy con los stocks vínicos que tenemos no se puede hablar de bloqueo. No hace falta. Lo que necesitamos son medidas activas, como un operativo de compra de uva directo por parte del Gobierno, en donde se ponga el precio de la uva, no una línea de créditos en donde se sugiere el precio. Si no lo saca nadie es por algo, algo falla. No hay una consulta directa con las entidades y nos terminamos enterando de las decisiones del Gobierno por la prensa".

LINK a la nota de Diario de Cuyo: http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=330595

 

 

Ma. Soledad Gonzalez
[email protected]

=
Como sucedió hace más de 20 años, vuelven a poner sobre la mesa una idea retrógrada.

Como sucedió hace más de 20 años, vuelven a poner sobre la mesa una idea retrógrada.