26/02/2009

Canadá

Apuesta por los blends y vinos de terroir

Canadá es el tercer comprador en valor de vinos argentinos. Los especialistas de ese país subrayaron que Argentina debe hacerse fuerte en el segmento de los 15 - 20 dólares, y nunca vender vinos demasiado baratos.

Gabriela Malizia
[email protected]



Canadá es el sexto importador de vino más grande del mundo, y el tercer mercado de valor para Argentina. Sólo en 2008 Argentina exportó a ese destino casi 60 millones de dólares FOB, lo que representó un crecimiento del 35,6% respecto del 2007.

El consumo de vino en ese país ha crecido 30% en los últimos cuatro años y se estima que el ascenso será similar hasta 2012. La cultura del vino allí se estableció, especialmente, entre los jóvenes consumidores.

Tres expertos, Anthony Gismondi, Jacques Orhon y Stuart Tobe, fueron los especialistas que disertaron sobre este mercado y sobre los vinos exitosos en él.

Orhon es oriundo de Québec, una región tres veces más grande que Francia con 7 millones de habitantes, que importa 4.500 vinos de 42 países diferentes.

A la hora de hablar sobre casos exitosos en ese mercado, Orhon escogió un vino de Francia, más precisamente del Valle de Rhone, en la gama de precios de los 14,50 dólares canadienses. Se trata de Chateau De Nages Resérve 2007, de la variedad Costieres de Nimes. "No elegí un vino del nuevo mundo, sino uno francés que me hacia acordar a los vinos del nuevo mundo y al terroir argentino en particular", dijo. El vino en cuestión no tiene madera, un punto a favor para el gusto del consumidor francés. "No pasó por madera, pero tiene estructura y un buen potencial para envejecer. En Québec está muy marcada la búsqueda de por encontrar fruta en todos los varietales, y este vino se ha hecho a partir de fruta".

Al hablar de los vinos argentinos enfatizó que la calidad es notable en vinos de alta gama" y pronosticó que el "futuro de argentina está en los blend", haciendo referencia al tasting donde al menos 30% de las muestras presentadas fueron "assemblages" que encantaron al jurado.

Vinos de buen valor

Por su parte, Anthony Gismondi, reconocido periodista y crítico, habló sobre el Misión Hill Pinot Gris Reserve 2007, un vino de 15,4 dólares, de la región de Okanagan Valley de Canadá.

Oriundo de Vancouver, Gismondi subrayó que ese "no es un mercado muy moderno, es un mercado donde aparecen las principales tendencias que luego van a Norteamérica".

Gismondi indicó que éste no es un mercado demasiado interesante para vinos australianos de menor precio, por ejemplo, mientras que sí lo es para vinos de buena calidad entre los 15 y los 20 dólares "que compra la gente que sabe". En este sentido aseguró que "no hay vinos basura de Argentina en ese mercado" y aconsejó no hacerlo. "Poner vinos muy baratos es mala prensa para Argentina".

Con un fuerte predomino del vino tinto, el paladar del canadiense también se anima a probar blancos diferentes como el Torrontés. "La gente está aprendiendo y cada cinco años va cambiando sus gustos porque se anima a probar un poco más y a gastar más en vino".

Al igual que sus colegas de EE.UU. Gismondi aconsejó a los productores argentinos envasar sus blancos con tapa a rosca, que es la preferida de los consumidores.

El consumidor canadiense también está interesado en el terroir, algo que Argentina todavía no ha destacado muy bien, según Gismondi. "Cada vez emergen más regiones y subregiones que aparecen en las etiquetas, por eso es necesario poner dos o tres nombres que nos digan de donde viene y quién hizo ese vino".

Diversidad gastronómica

Por último, Stuart Tobe, colega de Gismondi en www.gismondionwine.com puso énfasis en la gastronomía de Canadá. "Nuestro país es muy diverso. Hay restaurantes europeos, asiáticos, cocina fusión, mariscos. La gente consume mucha carne. La población está conformada en un 25% por asiáticos y 10% chinos, aunque la población es predominantemente europea. Los cambios que se pueden esperar son los mismos de otros lugares. Aumenta la población que consume vino".

Añadió que los principales mercados de Canadá son Toronto, Montreal y Vancuver, donde se venden vinos de precios altos. "Allí es difícil llegar al on premise - vinerías, restaurantes- debido a los monopolios.

Los vinos que más se consumen están en el rango de los 10 dólares canadienses. De hecho el punto de precios de los 10 a 14 dólares tiene el 52% del share. Añadió sin embargo que Los puntos de precio no están estables, "todo aumenta, los vinos de 10 o 12 están en 15 a 20 dólares. No hay caída en el consumo pero sí un cambio, no cae la venta pero se irá hacia los segmentos más económicos. Aquí está la oportunidad de Argentina y Chile. Argentina puede absorber los tropiezos de Australia, conociendo los riesgos".

 

Gabriela Malizia
[email protected]

=
Anthony Gismondi, Stuart Tobe y Jacques Orhon.

Anthony Gismondi, Stuart Tobe y Jacques Orhon.