19/02/2009

Inversiones

Tres bodegas, a punto de abrir sus puertas

Estarán terminadas este año la nueva bodega de La Rural para vinos Premium; Atamisque, emprendimiento de capitales franceses para vinos de alta gama, y Don Manuel Villafañe, empresa de capitales americanos, asiáticos y argentinos.

Gabriela Malizia
[email protected]



En Tupungato se levanta un edificio totalmente nuevo: se trata de la bodega de La Rural para vinos de alta gama, ubicada en un predio de viñedos en la ruta 89.

Mariano Di Paola, primer enólogo de la firma, explica que la edificación comenzó el 10 de octubre de 2008 y que la primera etapa, destinada a molienda, estará terminada los primeros días de marzo.

"Es una inversión que -sólo en la etapa inicial- ha sido de 18 millones de pesos", confió Di Paola y apuntó que la construcción consta de tres etapas: "la primera es la que estamos terminando ahora, de fermentación y molienda, luego se hará una cava con capacidad para 4.000 barricas; la tercera etapa estará destinada a la edificación de un centro de visitas y sala de degustación. El proyecto es de los arquitectos Eliana Bórmida y Mario Yanzón", célebres por la construcción de bodegas.

En cuanto a tecnología, Di Paola detalló que se trabajará por gravedad, con selección de uva manual previa y posterior al despalillado, con tanques tronco - cónicos, con capacidad en esta primera etapa de 2 millones de litros de vino en tanques, más 1.000 barricas nuevas. El edificio cuenta con un total de 8.000 metros cubiertos.

Di Paola dijo que a la nueva bodega se trasladará toda la línea Felipe Rutini y que la idea, en el corto plazo, es sacar nuevas líneas Premium y Super Premium. "La bodega nos quedó muy chica, estábamos haciendo parches sobre parches, por eso la decisión fue construir una bodega nueva en el seno de los viñedos, donde tenemos 180 hectáreas de uva de primer nivel", destacó.

 

Bodega Atamisque, Tupungato

Hace tiempo que los entendidos escuchan hablar de Monte Balbano. Hoy Atamisque (Monte Balbano quedó como razón social), un proyecto en el cual se invirtieron -sólo en construcción de bodega- 5 millones de dólares

El socio y gerente de la firma, Jean Edouard de Rochebouët, detalla que el nombre Atamisque se extrajo de una estancia ubicada allí, en San José, Tupungato, de 700 hectáreas. "Hoy tenemos 70 hectáreas de viñedo y 200 hectáreas de frutales, más campo inculto. La idea no es crecer en volumen, sino en calidad", explica de Rochebouët.

El propietario de Atamisque es el francés John Du Monceau, ex vicepresidente del grupo Accor a nivel mundial.

Interesado en Mendoza y en Argentina, Du Monceau inició en agosto de 2006 la construcción de esta bodega; la obra gruesa se terminó en 2007 y recién en 2008 se culminaron los detalles. En 2007 la bodega ya empezó a elaborar vino.

Este mes estará en funcionamiento una sala de cata para recibir visitas y desde hace un mes está operativo el restaurante "Rincón Atamisque" ubicado sobre la ruta 86, frente a la entrada de la finca. El mismo está abierto al público de martes a domingo, durante el medio día. Su especialidad es la trucha, porque allí mismo tienen un criadero.

En general, el proyecto es sólo para vinos Premium, con el objetivo de elaborar 500 mil botellas máximo. "Se trabaja con varietales. Nuestra línea Premium es Catalpa 2007, (lleva el nombre de un árbol de la zona) Chardonnay, Malbec, Merlot y Pinot Noir, que se lanza al mercado argentino en estos días. La exportación, en tanto, comenzó en 2008".

Además la bodega cuenta con un Rosado, elaborado con método tradicional y vamos a elaborar un torrontés en Cafayate, Salta, según explica Jean Edouard.

Del 2007, han guardado una parte de vino para una línea Super Premium que saldrá al mercado durante el segundo semestre de 2009, bautizada Atamisque, con varietales Malbec, Cabernet Sauvignon puros, más un ícono que será un vino de corte.

"Ya tenemos importadores en EE.UU., Bélgica, Holanda, Francia, Brasil y Perú, y otros en conversación, así que por lo menos entraremos en 20 mercados", aseguró el gerente.

 

Don Manuel Villafañe, Maipú

Luis Jorge Suriani, actual director comercial de Andean Wineries SRL, una sociedad conformada por el grupo Argus, distribuidor de vinos argentinos en EE.UU, capitales asiáticos y argentinos, detalló que la empresa para la que trabaja inició este año la construcción de una bodega nueva, Don Manuel Villafañe, con capacidad de 2 millones de litros.

En 2008 invirtieron unos 2,5 millones de dólares entre bodega y viñas. En 2009, en cambio, el plan de inversión es solo de 500.000 dólares, entre bodega y viñas

La bodega Don Manuel Villafañe se inició en 2006 y vinificó el año pasado. La misma está ubicada cerca de la bodega Antis Wines (de socios argentinos y americanos) a un costado del Canal San Martín, en la Ruta 60, Rodeo del Medio, Maipú.

"La bodega se termina este año. Se trabaja para terminar los espacios de visitas y degustación. El dueño es Tomás Machado de Villafañe, la cara visible en Argentina y socio gerente", dijo Suriani.

En tanto, la bodega Antis Wines se construyó en 2001. El año pasado el grupo invirtió 33.000 dólares en cuidado de viñedos e incorporación de barricas francesas. "En 2009 pretendemos invertir el mismo monto, focalizando nuestros esfuerzos en la compra de malla antigranizo para proteger nuestros viñedos Estate y continuar con la compra de barricas francesas de alta calidad", adelantó Suriani.

Antis es una bodega de sólo 300 mil litros anuales y está orientada al segmento de vinos de media- alta y alta gama. "El precio FOB por caja arranca en los 34 dólares con los varietales, 54 dólares con los reserva y tenemos un vino icono que ha ganado el año pasado la medalla de oro en Brasil y de oro en Bruxelles, un blend llamado Antis Cuvee Reserve Mendoza que está en el orden de los 110 dólares FOB la caja", explicó Suriani.

 

Fuente: Esta nota fue publicada por el Suplemento Fincas, de Diario Los Andes.

Gabriela Malizia
[email protected]

=
Las bodegas Krontiras, de capitales griegos, y Grappolo, del enólogo Walter Bressia, también se suman con nuevos desembolsos.

Las bodegas Krontiras, de capitales griegos, y Grappolo, del enólogo Walter Bressia, también se suman con nuevos desembolsos.

Más novedades

Entre las inversiones que culminaron este año se destaca el avance de la pequeña bodega Grappolo, propiedad de la familia Bressia, que levantó un edificio nuevo, que será inaugurado esta Vendimia.

En la bodega se destaca la sala de estiba con capacidad para 100 mil botellas, con piso de hormigón alisado con malla de acero. La idea es, a futuro, construir un segundo piso para instalar una línea de fraccionamiento, plan que Bressia tiene para un tiempo no muy lejano.

En la actualidad, la bodega tiene una capacidad de vasija de 100 mil litros en tanques de acero inoxidable, más 350 barricas, y equipos propios de molienda, prensa y frío. A partir de ahora también contará con su propio laboratorio.

En tanto, Vanesa Rey, encargada de las exportaciones de la Bodega Krontiras comentó que están terminando su bodega más grande, la cual se está construyendo desde fines del 2007. Dijo que "esto se debe a que exportamos más del 90% y no podemos quedarnos atrás, es un trabajo constante de posicionamiento".

=