29/01/2009

Recursos Humanos

Se retrasan los pedidos de trabajadores para cosecha

Consultoras de empleo estiman que la demanda de mano de obra para levantar la uva será normal este año. El bajo precio del vino de traslado genera incertidumbre sobre cuánto se le pagará al cosechador por ficha. Faltan trabajadores para "alta gama".

Gabriela Malizia
[email protected]



La temporada de vendimia aún está en su primera etapa. Si bien el grueso de la uva se levanta entre marzo y abril, algunas consultoras de empleo que se dedican al rubro han notado un cierto retraso en los pedidos de trabajadores para viña y bodega.

Fernando Sánchez, director regional de la zona Cuyo de Adecco, una de las más importantes reclutadoras de personal para viña, señala que "según nuestros datos comparativos con periodos anteriores registramos que la demanda viene siendo similar al año anterior, la diferencia que notamos es que se han retrasados los pedidos e incorporaciones, pero el volumen se mantiene. Una situación idéntica estamos percibiendo en la actividad frutihortícola".

Consultado acerca de posibles incrementos en la demanda de personal temporario para cosecha, Sánchez aclaró que si bien se está transitado un periodo de incertidumbre económica, también hay que tener en cuenta que diciembre, enero y febrero son meses bastante estables a nivel de demanda de personal.

"El mes en que comienza a notarse el impacto de la actividad productiva a nivel solicitud de personal es marzo, igualmente según nuestras estadísticas comparativas con el años anteriores, hasta diciembre de 2008 no registramos notorios descensos de actividad, excepto en los sectores de público conocimiento como el financiero y el automotriz, en el resto la demanda se mantiene estable. El caso de la actividad vitivinícola en cuando a la actividad de finca, no solo se ha mantenido sino que se ha incrementado con respecto a años anteriores. En nuestro caso, una de las variables es que las bodegas en escenarios complejos se inclinan en elegir socios estratégicos confiables que brinden solidez financiera y económica para acompañarlos".

Acorde a los datos brindados por la empresa Adecco, la mayor demanda de mano de obra para viña se ha registrado, hasta ahora, en determinadas zonas fruto de la concentración de fincas y bodegas en esas regiones, estas son San Martín, Rivadavia, zona del Valle Uco y San Rafael.

Bodeguero, viñatero y propietario de Master Consulting Group, Carlos Caselles piensa, por el contrario, que aún es prematuro predecir de cómo será la demanda. "Hay cosechadores que están todos los años, tenemos cuadrillas pre - establecidas, algunos años faltan mas otros menos, la gran lucha es el precio que se pague por la uva, y este se no está determinado", aseguró.

Caselles aclara que obtener suficiente mano de obra para la viña sigue siendo un problema en general, "porque realmente hay menos gente que quiere salir a cosechar, y la gente que se trae del Norte y de otras provincias está condicionada con lo que suceda en su lugar de origen, y también lo que se le pague acá, si el salario no es competitivo y no se le paga el pasaje, no vienen. La época fuerte de la demanda es del 15 de febrero en adelante, y la intensidad importante es en marzo abril", detalló.

 

El problema del salario

Si bien lo que obtenga cada cosechador por cantidad de uva cosechada, se establece entre las partes a la hora de contratar el servicio, y si a esto se suma que el sindicato de los trabajadores de  viña y bodega, FOEVA tendrá que negociar en paritarias las remuneraciones para este año en marzo, el bajo precio referencial del vino que lanzó Fecovita la semana pasada cuando salió a comprar tinto por $ 1 y ofreció $ 0,85 por el blanco escurrido, asusta a los productores de uva.

Esta aparición de uno de los grandes compradores de vino - agrupa a 32 cooperativas vitivinícolas - ha generado preocupación. "Con ese valor del vino el precio de la uva va a estar muy bajo, por tanto no habrá mercado de uva, todo irá a elaboración", dijo preocupado un dueño de viñas.

El año pasado los trabajadores de viña obtuvieron alrededor de 1 peso por la cosecha de uvas comunes y $ 2 ó un poco más para uvas finas. "Si el valor de la ficha debiera actualizarse por la inflación debería estar $1,20, pero si el tinto está a $ 1 la uva se pagará a 50 centavos", reflexionó.

 

Faltan trabajadores especializados

El contador César Morchio, de Morchio Consultores, señaló que la demanda de trabajadores de viña debería ser similar este año al anterior, "tal vez algo más baja por las inclemencias climáticas que están generando una baja en la producción".

Morchio indicó que, en general, "faltan trabajadores especializados para las viñas de alta gama, en las cuales el racimo debe recibir un trato particular. Y en bodegas de alta tecnología, muchas veces también se hace difícil conseguir personas especializadas".

Por su parte, Fernando Sánchez, de Adecco, añadió que si bien la consultora busca alternativas para ayudar a conseguir lo que el cliente necesita en prácticamente todos los rubros, "en los perfiles que sí encontramos algunas dificultades es para reclutar cuadrillas para las actividades de cosecha" que necesitan perfiles especializados.

 

Fuente: Esta nota fue publicada por el Suplemento Fincas, de Diario Los Andes.

 

Gabriela Malizia
[email protected]

=

"Algunas consultoras de empleo que se dedican al rubro han notado un cierto retraso en los pedidos de trabajadores para viña y bodega".