22/01/2009

Diversificación

Corcho, un negocio que crece más allá del vino

El tapón es la principal fuente de trabajo para las empresas de corcho. No obstante, sus distintos usos están creciendo. Un informe habla de posibles peligros de deforestación en las zonas productivas.

Ma. Soledad Gonzalez
[email protected]



El corcho es un material versátil que puede ser utilizado no sólo para tapones de vinos, sino para una variedad de productos, que va desde ropa y zapatos a las boyas de pesca, material para techos y baldosas. Debido a su extraordinaria resistencia al fuego, el corcho también se ha utilizado en la tecnología de cohetes espaciales, entre otros. Pero en el último tiempo también los consumidores han comenzado a demandar este producto y tiene un vasto desarrollo en otras actividades, aunque siga el tapón de corcho siendo el número uno.

 

Autos, iPhone, iPod

El corcho no es solamente utilizado para cerrar botellas de vino, sino que su uso va más allá. Aislamientos para techos y pisos, ropa, carteras, recubrimientos para paredes y además es utilizado en la industria automotriz para las juntas, sólo por citar un ejemplo. Durante el 2008 en el Salón del Automóvil de Frankfurt, la mayor exposición mundial de la industria del automóvil, Mercedes-Benz presentó en diseño de un espectacular prototipo de auto sedan F 700 que promociona sus características de compatibilidad con el ambiente.

Este prototipo tiene el interior natural de cuero y corcho. El gigante de la industria del automóvil declaró que el innovador y espacioso diseño interior de este coche crea una nueva concepción de viaje totalmente nueva y muy cómoda. El corcho está experimentando un renacimiento en las aplicaciones comerciales gracias a que muchas empresas están volviendo a emplear este material natural único en una amplia gama de productos de vanguardia.

Por ejemplo, la empresa Griffin Technology, que fabrica accesorios para los famosos iPod e iPhone de Apple, ha lanzado recientemente al mercado una funda de corcho natural de carcasa dura para el teléfono de la manzanita.

Tambiénla compañía pública postal de Portugal (CTT) ha emitido el primer sello del mundo fabricado enteramente de corcho.

 

Para la casa y algo más

Es conocido el uso del corcho en la oficina como una suerte de anotador o un lugar donde dejar anuncios, pero el uso del corcho va mucho más allá. Recientemente la empresa Amorim Natural Cork mostró su colección de utensilios para el hogar que pasa por posa vasos, manteles, individuales de distinta densidad para platos calientes, fuentes, bandejas, alfombras para baño, bodegas caseras para vino.

 Además de estos usos domésticos también se utiliza el corcho para hacer suelos laminados y materiales para el espacio exterior.

 

Anti - desforestación

El informe presentado por las instituciones World Wide Fund for Nature (WWF) y el Centro de Ecología aplicada de Profesor Beata Neves del Instituto Superior de Agronomía de Lisboa y publicado por Amorim, indica que los bosques de alcornoque en el mundo serán esenciales para la lucha contra la desertificación y deforestación. El estudio indica que, mundialmente en el 2020, la desertificación mundial avanzará a una tasa de más de 13 millones de hectáreas al año en todo el mundo, lo que equivale a 36 canchas de fútbol de árboles eliminadas por minuto.

El problema de desertificación en todo el mundo no sólo podría producir altos inconvenientes y subas de costos para la industria, sino que el informe destaca que las pérdidas materiales de este avance se traducirán en 42,3 mil millones de dólares al año, quedando casi 2.600 millones de personas (el 38% de la población mundial) especialmente de las zonas de África en una alta situación de vulnerabilidad. En la región mediterránea, cuna de la biodiversidad, se cree que unos 300.000 kilómetros cuadrados de bosque están en peligro.

El alcornoque se convierte en esencial, debido a que favorece la materia orgánica de los suelos y contribuye a regular el ciclo hidrológico, es decir, hace que los suelos sean más productivos y facilita la infiltración y retención de agua.

No obstante, el alcornoque tiene sus propios problemas. El informe presentado en la London Wine Fair advierte sobre la posible pérdida de alcornocales. Alrededor de unas tres cuartas partes de los bosques de corcho de la zona occidental del Mediterráneo podrían perderse en los próximos 10 años, siendo en una amenaza económica y ambiental para la zona.

La WWF advierte que hasta dos millones de hectáreas de bosques de corcho - alrededor de la mitad del tamaño de Suiza - se pondrían en riesgo de desertificación debido a un descenso previsto en el mercado de tapones de corcho. El informe indica que la futura supervivencia de los bosques de alcornoque depende fuertemente del mercado de corcho de vino. Sin embargo, la tendencia a alejarse de tapones de corcho podría conducir, en el peor de los casos, a la pérdida del 95% por ciento del mercado para el año 2015. Esto se traduciría en la pérdida de 62.500 puestos de trabajo en las regiones productoras.

 

Fuente: Esta nota fue publicada por el Suplemento Fincas, de Diario Los Andes.

 

Ma. Soledad Gonzalez
[email protected]

=

Comentarios

patricia gonzalez 2009-02-09

Felicitaciones por la nota. El compromiso por el ambiente es de todos.

Comentar
El alcornoque es un material bastante utilizado en artículos para el hogar y en otras industrias.

El alcornoque es un material bastante utilizado en artículos para el hogar y en otras industrias.

El material en números

Los tapones de corcho son originarios de Portugal, España, Argelia, Marruecos, Italia, Túnez y Francia; los bosques cubren 30.000 kilómetros cuadrados, según datos de la WWF. El corcho se adquiere de la corteza del árbol lo que permite que no se tale ni un solo árbol. El ciclo de cosecha de la corteza es cada 9 a 12 años y un árbol nuevo necesita al menos 25 años para obtener su primera cosecha.

La primera remoción de la corteza produce un corcho demasiado duro para ser manipulado. Este se utiliza en productos como suelos y aislamiento.

De 9 a 12 años más tarde, se puede realizar una segunda cosecha, que permite la obtención de un mejor material, pero aún no lo tan bueno como para el corcho de botella de vinos. Sólo en la tercera y la posterior producción de cosechas de corcho el alcornoque produce una corteza con una estructura como para ser usado en cierres de vino.

Casi el 70% del corcho es utilizado por la vitivinicultura; la industria del vino es vital para el desarrollo de puestos de trabajo y el mantenimiento de bosques de robles de corcho.

Sólo en la Península Ibérica,  emplea a casi 35.000 personas - más del 60%en el procesamiento y el resto en la cosecha. Unos 6.200 puestos de trabajo auxiliares están asociados con el sector.

Una de las principales amenazas del corcho es el TCA, compuesto que en altas dosis provoca olores indeseados en los vinos. Un estudio publicado en España por el diario Hoy sostiene que el mal olor, al menos de los grandes vinos españoles, podría venir no del corcho sino de halofenoles y haloanisoles. Otro dato es que casi tres cuartas partes de los vinos contaminados en estudio eran de las cosechas de entre los años 1995 y 2005 y cuya crianza se ha realizado en barricas de roble americano. Asimismo, tras los estudios de toxicidad  se concluyó que el problema del mal olor es de índole comercial y sensorial y no de seguridad alimentaria.

=