30/12/2008

Los elegidos de Parker

Los puntajes de Wine Advocate

Son 41 los vinos argentinos que obtuvieron entre 94 y 99 puntos en la prestigiosa publicación de Robert Parker, según el número de diciembre de la revista.

Gabriela Malizia
[email protected]



Lograr más de 90 puntos en Wine Advocate implica tener una puerta abierta entre los importadores de Estados Unidos. El fin de año llega con una buena noticia para varias bodegas exportadoras de Argentina. En su número de diciembre, la revista del gurú del vino Robert Parker puntuó 468 vinos de Argentina, y le dio a 41 vinos la categoría de excelentes, ubicándolos entre los 94 y los 99 puntos. Mientras que entre 90 y 93 puntos situó a 158 vinos argentinos.

La noticia fue excelente para Catena Zapata, que presentó muchas de sus líneas reconocidas, aunque de la última cosecha, que fue en 2005 para estos vinos reconocidos.

Alejandro Vigil, enólogo de la firma, se mostró orgulloso por los puntajes obtenidos. "Sobre todo porque son vinos de la última cosecha, no hemos vuelto a presentar vinos que ya han sido puntuados".

Bodegas Catena Zapata Cabernet Sauvignon Nicolás Catena Zapata un producto con precio retail u$s 96 logró 98 puntos. Justo detrás se colocó Bodegas Catena Zapata Malbec Catena Zapata Adriana Vineyard, un vino de 105 dólares, con 97 puntos. Los críticos le dieron al Malbec Catena Zapata Argentino Vineyard 97 puntos +, una calificación que lo acerca a los 98.

El mejor posicionado, en tanto, fue el Viña Cobos Malbec Marchiori Vineyard 2006 que obtuvo un histórico puntaje: 99 puntos. Con 99 puntos, en tanto, calificaron los expertos de WA, a los Malbec de Cobos cosecha 2005 y 2004.

"De acuerdo a Hobbs, la 2006 fue una de las mejores cosechas en sus últimos 20 años en Argentina. El casi perfecto Cobos 2006 Malbec Marchiori Vineyard es mi preferido de su destacable colección. Es un vino saturado de violeta opaco/negro en color, ofrece un bouquet sexy y travieso de pain grille. Especias asiáticas...minerales, lavanda, mora y cereza madura. En el paladar hay capas sobre capas de fruta, notas de café, de picante, y de chocolate, hacen un exquisito balance. El final del vino dura casi un minuto. Tome una botella, entierre el resto en su bodega por 10 años, y bébalas entre el 2018 y el 2040", aconseja el crítico y quien estuvo a cargo de visitar bodegas y catar vinos en Argentina, Jay Miller.

El importador, y el hacedor de estos vinos, es el enólogo americano Paul Hobbs, cabe decirlo.

La lista de todos los vinos argentinos que superaron los 90 puntos, puede verse a continuación:

 

Gabriela Malizia
[email protected]

=
La web de Parker, donde salieron publicados los vinos argentinos seleccionados por Jay Miller, el encargado de testear los vinos de Latinoamérica.

La web de Parker, donde salieron publicados los vinos argentinos seleccionados por Jay Miller, el encargado de testear los vinos de Latinoamérica.

Continúa la historia de amor con los vinos de Argentina, por Jay Miller

Las ventas de vinos de Argentina siguen explotando, pese a la recesión económica, y a los tiempos difíciles en Estados Unidos.

No se trata sólo del aparente vínculo ideal entre el Malbec de Mendoza y el terruño. Mano de obra y tierra barata (alrededor de u$s 30.000 un acre en comparación con $300,000 en el condado de Napa Valley), además de un clima ideal y un buen suministro de agua de Los Andes, resultan en bajos costos de producción. Una estimación reciente de Luis Steindl, CEO de Bodega Norton, es que los costos de producción en Argentina son cerca de un cuarto de los costos en California o Francia.

De 2002 a 2006 las exportaciones a los EE.UU. se triplicaron y esa tendencia ha continuado durante los últimos dos años. Escucho todo el tiempo sobre nuevos importadores de vinos de Argentina que quieren mostrarme sus productos todo el tiempo. Se estima que una de cada cuatro botellas producidas en la Argentina se vende en los Estados Unidos. Argentina no tiene la moneda más estable del mundo, con la inflación mordiendo un poco los beneficios de los productores. Si estas ganancias pueden mantenerse o no a futuro, está por verse.

Algo que está muy a favor de Argentina es que la mayoría del vino que se exporta es de calidad relativamente alta (en comparación con el mediocre "critter" de los vinos que han empañado la reputación de Australia). Esto parece ser así debido a la arraigada cultura del vino y la cocina en Argentina. El consumo per cápita es de aproximadamente 30 litros frente a los 20 litros en Australia (pese a que se piensa que es una nación donde toman mucho), y 7 litros en Estados Unidos. Como resultado, en mercado interno se bebe mucho vino a granel, y vino de almacén y lo que va a exportación se encuentra en un nivel en el que priman las posibilidades de una experiencia positiva.

Actualmente el Malbec sigue siendo la variedad que reina Mendoza, el más favorecido terruño. Sin embargo, mis recientes catas revelan la alta calidad del Cabernet Sauvignon, así como prometedores experimentos con Tempranillo y Pinot Noir.

La negociación de precios de vinos Bonarda y Torrontés (este último oriundo de la sub-región de Cafayate, Salta) continúan tallando nichos para sí mismos. Hay esperanzas de buen vino, especialmente puestas en el Pinot Noir en la más fría, la región sur de la Patagonia, que sigue siendo un trabajo en progreso. En cuanto a la Malbec, 2006 ha resultado ser un gran año y un excelente 2007 en Mendoza.

Todavía hay un montón de 2005 que permanecen en el mercado; aquel fue un excelente año. En resumen, es difícil salir mal estos días, incluso si elige una botella a ciegas en una góndola de vinos de Argentina.

=