13/11/2008

Inversiones

Tributo, la bodega de alta gama de Trapiche

La inversión total fue de 10 millones de dólares. Se inauguró el viernes pasado en una fiesta de lujo a la que asistieron 500 personas, en su gran mayoría distribuidores de Trapiche en el exterior.

Ma. Soledad Gonzalez
[email protected]



La cita fue el viernes 7 de noviembre a las 19 en la nueva bodega de Trapiche, llamada Tributo, ubicada en la localidad de Maipú. Al evento no faltó nadie, se pudieron ver las caras más encumbradas de la política mendocina, entre ellos el gobernador de Mendoza Celso Jaque, además de un gran número de invitados del exterior y prensa provincial.

La nueva bodega fue remodelada a partir de un edificio de estilo florentino, construido en 1912, que perteneció a Don Ángel Cavagnaro. Se llevó adelante en 27 meses de obra que demoró la puesta en valor y reciclado de todo el edificio. Trapiche Tributo tiene capacidad para 10 millones de litros, cuenta con 1.000 barricas en su nueva sala y solamente se elaboraran en esta bodega vinos de alta gama.

Una de las particularidades del predio donde está emplazada Trapiche Tributo es que está rodeada de 5 hectáreas de viñedos que trabajan bajo el sistema biodinámico. La biodinámica es la más extrema de las prácticas de agricultura ecológica y biológica. Estas prácticas defienden todo lo natural, prohíben los compuestos químicos, herbicidas y funguicidas, buscan el equilibrio del ecosistema, la diversidad biológica y la recuperación de la actividad bacteriana en el suelo. Este sistema asegura que las posiciones de los planetas y los ciclos de la luna tienen también influencia sobre la vida de la vid, al igual que esta comprobado que lo tienen sobre las mareas entre otras cosas. Desde Trapiche, aseguraron que estos viñedos junto con otro que se encuentra en las cercanías de la bodega (en total 20 hectáreas) serán la materia prima de un vino Malbec que sólo se comercializará en la bodega.

Las voces

"Creo que es muy importante el hecho de recuperar una bodega como esta, con esta historia y mostrar que en el pasado se hacían las cosas bien. Ahora estamos volviendo a la tradición con mucho más conocimiento y conciencia de los que estamos haciendo pero es bueno se puede demostrar que en Mendoza hay una cultura del vino desde hace muchos años", dijo el flying winemaker Alberto Antonini.

Por su parte, el gerente de exportaciones de Trapiche, Juan José Canay, se mostró muy contento por lo realizado y señaló que "es una alegría enorme porque se está rescatando algo que existía en Mendoza y hemos podido reciclarlo y adaptarlo a la moderna tecnología para hacer vinos de la más alta calidad. Creemos que en el marco de los 125 años de Trapiche esta es muy buena noticia".  

"Para nosotros es muy importante esta bodega. Hace dos años cuando empezamos queríamos honrar a nuestra compañía en el año en que cumple 125 años. Hoy lo que buscamos es tratar de combinar en esta bodega la historia de Trapiche y de la vitivinicultura argentina con el futuro con la mejor tecnología para hacer vinos alta gama", dijo a Día a Día del Vino el presidente de Grupo Peñaflor, Carlos García.

La fiesta

Desde las 19 comenzaron a arribar los invitados de riguroso traje negro. Luego de una recorrida por todas las instalaciones se accedía un patio principal donde estaba dispuesto un cocktail.

Alrededor de las 22 comenzó la cena formal en donde los más de 500 invitados pudieron disfrutar de un video institucional y del discurso del Presidente del Grupo Peñaflor, Carlos García, quien develó un gran mural con los nombres de todos invitados colocados en pequeñas duelas de barricas conmemorando la inauguración. Sobre el postre, para finalizar, los invitados pudieron disfrutar de un show de 45 minutos de Bajofondo, grupo que presentó todos los éxitos de su CD Mar Dulce de la mano del multipremiado y embajador del vino en el mundo, Gustavo Santaolalla.  

Ma. Soledad Gonzalez
[email protected]

=
La nueva bodega fue remodelada a partir de un edificio de estilo florentino, construido en 1912.

La nueva bodega fue remodelada a partir de un edificio de estilo florentino, construido en 1912.