01/08/2001

La remuneración variable, valiosa herramienta de gestión

Los Planes de Remuneración Variable (PRV) actúan como amortiguador, pues permiten reducir la remuneración en épocas de recesión, evitando el despido y aumentarla cuando mejora la rentabilidad de la empresa.




Por Sonia Boiarov (*)

 

A partir del quiebre del modelo Fordista, las organizaciones han utilizado diferentes estrategias en la búsqueda de elementos diferenciados que las posicionen en forma más competitiva. Esto ha llevado a una serie de cambios internos que van desde la inversión tecnológica, la reingeniería administrativa, la búsqueda de calidad y la certificación, el downsizing, entre otros.

 

Parece que todo ha cambiado, pero hay algo que no cambió, la forma en que se administra el sueldo de los empleados. Las estructuras salariales actuales son tan rígidas como las que se establecieron en el modelo Fordista.

 

Hoy es necesario repensar la forma de distribución de ingresos, las inequidades actuales son el fruto de administraciones que no han tenido en cuenta la responsabilidad social que implica la administración salarial. Estructuras tan rígidas sólo han logrado, en el mejor de los casos, disminuir los salarios y en el peor, aumentar el desempleo.

 

Aparece una alternativa

 

La remuneración variable tiene algunos aspectos que pueden mejorar esta distribución, siempre que se efectúe realmente. Es fácil ver en épocas de crisis cómo algunas empresas reemplazan parte de la remuneración fija con promesas de remuneración flexible, que olvidan rápidamente en épocas de bonanza.

 

Recordemos también que inmediatamente después de la ley de Convertibilidad de Cavallo, se estableció que solo se podría dar aumentos de salarios cuando haya un aumento en la productividad o cambios en la organización del trabajo, entre otras. Sin embargo, esto no era condición obligatoria para los empresarios y por lo tanto muy poco se trasladó a los salarios, a pesar de que durante el primer quinquenio del 90 la productividad alcanzó aumentos considerables.

 

Planes de remuneración variable

 

Poder cumplir con las promesas de mejora salarial a través de Planes de Remuneración Variable (PRV) requiere de empresas responsables comprometidas con la sociedad, capaces de poder ver a sus empleados como socios. Donde los PRV se sumen al sueldo garantizado, frenando las tendencias regresivas salariales que estamos viviendo.

 

La remuneración variable es la única porción de la compensación, que es realmente flexible. Flexible significa que podría actuar como amortiguador ante los cambios económicos, achicándose en épocas de recesión o de baja económica para evitar el despido y expandiéndose en épocas de rentabilidad, mejorando la distribución de ingresos. Dos de los temas pendientes, que sin duda han contribuido para que seamos hoy un país pobre.

 

Este es un buen momento para el diseño de un buen PRV que se ponga en práctica y evite el decaimiento del país. Una empresa que inicie este camino, estará realizando una inversión hacia el futuro, ya que son sólo los empleados que la integran los que pueden conducirla al éxito. No sería equitativo no pensar en recompensar este esfuerzo.

(*) Licenciada en Relaciones del Trabajo, Consultora Aportes, [email protected]


=